El anhelo del hombre siempre ha sido el poder volar cual ave, surcar los cielos y poder ver a vista de pájaro los bellos parajes del planeta Tierra.

Esta experiencia, placentera para muchos y aterradora para otros tantos, es solo disfrutable por muy pocas personas, ya sea por deporte en Ala Delta o por trabajo en avión. Ahora Nintendo rescata del olvido una de sus sagas más queridas y la centra en la ya conocida isla Wuhu. Veamos que puede ofrecernos Pilotwings Resorts para Nintendo 3DS.

Cuando el jugador tiene la suerte de estrenar la consola con el juego y ve la presentación, entiende en seguida la apuesta de Nintendo por las 3D, y no hay mejor forma de definir la sensación que parafrasear a Punset con su ‘Realidad sin ambages’.  Sorprende muchísimo la sensación de profundidad que han conseguido los chicos de Monster Games, tanto que uno siente el mismo feeling que cuando jugó por primera vez a Super Mario 64, preguntándose cómo era posible haber logrado algo así.

No es una exageración lo que proponemos. Ahora, calcular las distancias entre plataformas es mucho más precisa, y controlar los distintos vehículos que dispone el juego con semejante sensación de profundidad nos ofrece sin lugar a dudas sensaciones hasta ahora desconocidas.

El juego nos plantea dos retos,  el modo misiones y el vuelo libre. En el primero deberemos conseguir un mínimo de puntuación en cada misión para desbloquear  la siguiente. Cada misión está asociada a un vehículo, ya sean los aviones, propulsores o Ala Deltas, y sus objetivos son tan dispares como permanecer un tiempo determinado en el aire sin tocar el suelo con el Ala Delta, sacar fotos de determinados lugares, disparar dianas con los aviones o posarnos en plataformas voladoras con el propulsor.  Dependiendo de cómo de precisos seamos y del tiempo que usemos en completar los objetivos, obtendremos una mejor puntuación.

El modo de vuelo libre nos deja campar por nuestras anchas por la isla Wuhu con un límite de tiempo, pudiendo descubrir sus secretos y admirando su paisaje, ya sea por la mañana, tarde o noche. Este relajante modo también tiene objetivos, ya que por toda la isla tendremos que ir obteniendo objetos como anillos de información, que nos darán una breve explicación del lugar que sobrevolamos, y globos, que aumentarán el tiempo de vuelo. Dependiendo del vehículo con el que juguemos también aparecerán nuevos retos que realizar, ya que con los aviones tendremos que pasar por anillos acrobáticos, con los propulsores tendremos que encontrar trofeos Mii y con los Ala Delta pasar por anillos dorados. Realizando estos retos, podremos desbloquear dioramas de las distintas zonas de la Isla Wuhu, los cuales tendremos accesibles desde el menú principal.

En el apartado gráfico, el juego luce muy bien. Si bien es cierto que no es ni mucho menos un referente en este apartado, si que consigue que sea visualmente muy agradable, y la inclusión distintos efectos consiguen maquillar mucho el resultado final.

En el apartado sonoro el juego dispone de temas muy relajantes y que acompañan en todo momento, y la verdad es que se agradece mucho la calidad de sonido que ofrece 3DS con respecto a su antecesora. Quizás la inclusión de un par de temas más no le habría venido nada mal para no caer en la monotonía a la hora de rejugarlo.

{youtube}UPCjEizFdeY?hd=1|560|315{/youtube}

Conslusiones:

Para el que busque una experiencia 3D placentera o simplemente disfrutar de un buen arcade, Pilotwins es la mejor opción de los juegos que hay en el mercado. La combinación de 3D, gráficos, sonido y sobre todo jugabilidad, nos ofrece una apuesta segura  y altamente rejugable. El único pero que lastra el juego, es que todo él se desarrolla en la isla Wuhu. Todo esto no sería un problema tan grande si no hubiera sido utilizada con anterioridad en Wii Sports resort con su juego de vuelo, ya que el que ha disfrutado con anterioridad de este título será conocedor ya de todos sus recovecos, con los que la diversión cae de manera pronunciada.