Parece que fue ayer cuando Capcom nos deslumbró a todos en la presentación de Nintendo 3DS, mostrándonos un vídeo interactivo del que sería el próximo juego de la saga Resident Evil. Con unos gráficos que estaban por encima de todo lo mostrado para la consola, no faltaron las voces críticas alegando que el resulta final sería mucho peor. Ahora, desde Tallon4.com, podemos decir sin miedo a equivocarnos, que Capcom ha conseguido prácticamente mantener la calidad de lo que nos mostraron.

La demo comienza con Jill despertando en una habitación que recuerda a las mostradas en los primeros títulos de la saga, con un toque elegante y a la vez inquietante. En ese momento, comienza un pequeño periodo de aprendizaje, en el que el jugador tendrá que hacerse con los controles.

Los que ya hayan jugado a entregas anteriores, no tendrán ningún problema en hacerse con ellos, ya que son prácticamente iguales que los usados a partir de la cuarta entrega. Así pues, Jill podrá correr manteniendo pulsado el botón B, girar 180 grados pulsando B + stick analógico hacia atrás,  usar la Y como botón de acción, la cruceta digital para usar el inventario, apuntar con el gatillo R, y lanzar granadas con el X. En este juego, continua la novedad implantada en Mercenaries de apuntar mientras el jugador se mueve haciendo uso del botón L. El método elegido no es muy fiable, ya que se pierde la habilidad de apuntar, pero era la única opción al carecer la consola de un segundo analógico y una vez nos acostumbramos resulta muy útil.

En la pantalla táctil, podremos realizar cambios de armas, ver el mapa o acceder al inventario, lo cual dota el juego de mucho dinamismo al no tener que detener el desarrollo del juego.

 

Vuelta a los orígenes:

Demasiados años han pasado desde que, con Mikami al frente, Resident Evil 4 se alejara de los puzzles y los sustos para centrarse más en la acción. El paso final para transformar la saga en un juego de disparos fue con Resident Evil 5, un juego totalmente alejado del género survival horror, con incluso juego cooperativo online y local.

Con Revelations, Capcom nos ofrece las mejores características de los primeros survival horror, con pocos enemigos, escasa munición, sustos, puertas cerradas con llave y una ambientación tenue y grotesca que logra poner al jugador en tensión. Todo ello mezclado con el mejor control de los últimos dos juegos y unos impresionantes gráficos tridimensionales.

Toda la acción de la demo se centra en un barco, el cual está repleto de estancias de lujo, arrasadas por una extraña catástrofe que descubriremos a lo largo del juego. Los enemigos que aparecen, no son zombies como los conocemos tradicionalmente, ya que son gente infectada con una nueva cepa de virus que les da un aspecto de mitad hombres mitad criaturas marinas. En nuestro enfrentamiento con ellos, nos hemos dado cuenta que son bastante más complicados de batir que las plagas de los dos últimos Resident Evil, ya que no se detienen con los disparos, necesitando varios de ellos para acabar con un solo enemigo.

Los objetos que pudimos usar en la demo son las clásicas plantas que recuperan energía, una pistola, una escopeta, granadas y un escáner con el cual deberemos de localizar los ítems por las estancias del juego, ya que estos no están resaltados como en anteriores entregas.

 

Unos gráficos por encima del resto:

El apartado gráfico es digno de mención a parte. Si ya en los vídeos luce impresionante, estos no hacen justicia a el resultado final, obteniendo una soberbia mezcla entre el apartado artístico y gráfico sin que la consola se resienta.

Con la cantidad de efectos que presenta, la iluminación y la niebla entre otros, hace que alucinemos al ver que el juego no flojea en ningún momento, mostrándonos a lo largo de toda la demo cero ralentizaciones.

En cuanto al efecto 3D, está muy bien conseguido, dando una sensación de profundidad bastante sólida que le sienta de maravilla a la experiencia de juego.

 {youtube}wjLS9RczQd0?hd=1|560|315{/youtube}

Conclusiones finales:

Resident Evil: Revelations se presenta como la perfecta simbiosis entre un juego de acción y uno de terror, consiguiendo recuperar la esencia de la saga que nunca debió perder y manteniendo un control accesible junto con gráficos en tres dimensiones.

Realmente nos quedamos sin palabras al ver lo que teníamos delante nuestro. Uno casi no se lo puede creer de lo bien que lo ha hecho Capcom con este juego, y debo reconocer, que quedé maravillado en varias estancias del juego, donde el más mínimo detalle está hecho con gran mimo.

Resident Evil está de vuelta, regresando a una senda de la que jamás debió salir por la puerta grande. Gracias Capcom.