Comenzamos nuestra andadura en tierras germanas, un poco perdidos por el transporte público y el idioma nacional. Por suerte, nuestras ganas por jugar a las últimas novedades y la promesa de un copioso desayuno continental, han hecho que madruguemos y estuviésemos de los primeros en el recinto de la GamesCom.

Tomamos contacto con el evento en el Recinto 8, lugar en el cual están ubicadas Nintendo y Microsoft, un poco abrumados por la cantidad de juegos que teníamos que probar, pero a la vez muy emocionados por ello. Nada más entrar, un stand blanco nos daba la bienvenida decorado con dibujos del 25 aniversario de Zelda, así que para no hacer el feo al anfitrión de tal evento , decidimos que nuestro primer título a probar debería ser sin duda The legend of Zelda: Skyward Sword.

Después de una ligera cola de 15 minutos, nos ha tocado entrar en el recinto, en el que un grupo de amables chicas nos han dado una breve introducción de los controles y de la demo. En ella, podíamos elegir entre tres posibles zonas de juego. La Carrera de pájaros, la mazmorra y la batalla contra el jefe. Por suerte para nosotros, al no haber mucha gente esperando, nos han dejado probar las tres partes del juego de forma íntegra.

 

Tres demos, tres tipos de jugabilidad.
La Carrera de pájaros consistía en atrapar a los amigos de Link a lomos de nuestro pájaro rojo. Esta parte es tomada como una introducción del juego, en la que nos enseñan como utilizar los controles de vuelo. El control del pájaro era muy intuitivo, realizando los giros con movimientos de muñeca y usando el botón A para acelerar. Al igual que con Epona en Twilight Princess, no podremos abusar de esta característica, ya que agotaremos a nuestro pájaro, tardando un tiempo en volver a estar en plena forma.

La parte de la mazmorra era donde se concentraba toda salsa la del juego. En ella tendremos la espada, el escudo, el arco y la nueva arma con forma de escarabajo volador, centrandose en esta última los puzzles de la demo.
Los controles de Link en el juego han cambiado respecto a entregas anteriores. Ahora link puede esprintar si mantenemos apretado el botón A, pero no eternamente, ya que tendremos un medidor de cansancio que irá menguando hasta agotar a nuestro héroe. Otra novedad es la barra del escudo, que si bien es cierto a nosotros no nos llegó a menguar, tiene toda la pinta de llegar a rompernos la guardia si abusamos de cubrirnos con él.


El mejor uso del Wiimote desde Wii Sports:
Lo que muchos os preguntareis es: ¿Qué tal es el control con el Wiimotion Plus?. La respuesta podríamos darla con la siguiente frase. “Sin el Wiimotion Plus, este Zelda no tendría razón de ser ”. Esta pretenciosa frase tiene su pretexto en la nueva forma de combatir los enemigos. En anteriores Zeldas, podríamos decir sin miedo a equivocarnos, que el 95% de los enemigos pueden matarse a base de espadazos sin encontrar el patron de lucha de estos. Pues bien, en la demo de Skyward Sword, todos los enemigos que nos hemos encontrado requerían de encontrarles su patron de lucha, y además, dar el golpe correcto moviendo el Wiimotion plus en la dirección correcta para batirlos o romperles la guardia. Es realmente asombrosa la precisión que ha logrado Nintendo en el control, consiguiendo que el jugador disfrute viendo que Link hace exáctamente los golpes que nosotros queremos, dejando en el olvido el tener que sacudir el mando a diestro y siniestro como ocurre en Twilight Princess.


La lucha contra Ghirahim:
Si hay una palabra que defina a Ghirahim, sin duda es carisma. Al llegar a nuestro enfrentamiento con él, nos encontramos con un enemigo presuntuoso y escurridizo, capaz de desquiciar al jugador con la facilidad con que llega a parar todos nuestros ataques.

Estudiar el patrón de lucha de Ghirahim es complicado, ya que evoluciona varias veces conforme avanza la batalla, y además es muy rápido y complicado de batir.

En la primera parte de la batalla, Ghirahim no usará su espada y se dedicará a provocar a Link parando sus estocadas con los dedos, además de tener una pose chulesca y fanfarrona. La segunda parte ya es más complicada, con el enemigo tomándonos más en serio haciendo uso de su espada y realizando ataques desde cerca y lejos, además de desaparecer y aparecer en lugares que no tengamos controlados. La velocidad y la precisión sera claves para derrotarle, además de una buena dosis de paciencia.


Conclusiones Finales:
Todo lo que hemos podido jugar del juego nos ha gustado. El control es simplemente sublime, consiguiendo que otros juegos de acción nos parezcan obsoletos y arcaicos. El apartado gráfico y el mimo al que se le ha dotado al juego es bárbaro. Todo él en sí tiene un colorido y una viveza que hacen recordar a The Wind Waker por momentos, además de una expresiones en los personajes que consiguen transmitir sensaciones al jugador.
Sin duda va a ser el juego de este año para consolas de sobremesa, da igual lo que la competencia saque o lo que la misma Nintendo ofrezca. Link ha vuelto para ofrecer a sus fans un juego que jamás olvidarán.