Seguimos repasando las grandes novedades de Nintendo en nuestras impresiones de la Gamescom, tocándole esta vez a uno de los juegos más esperados por el público, Mario Kart 7.

Tengo que decir, que como usuario, esperaba ansiosamente probar el séptimo juego de la saga que tan buenos ratos me ha ofrecido en el pasado. Pensaba que esta vez Nintendo nos ofrecería novedades que dotaran al juego de una mayor frescura, frenando así la decadencia que esta sufriendo la saga. Desgraciadamente, estas no han sido suficientemente contundentes, y la sensación de “déjà vu” de las que adolece la saga sigue estando patente en Mario Kart 7.

Que no se alarmen los amantes de la saga, mi intención no es, ni mucho menos, decir que el juego sea malo. El juego sigue siendo muy divertido, pero no logra dejar de ser continuista, terminando por parecer más una expansión con extras que un juego nuevo.

 

Crea tu Kart a tu antojo:

Lo primero que nos encontramos en la demo, es como siempre, la elección del personaje con el que vamos a correr. Vuelven a estar en la plantilla Donkey Kong, Mario, Luigi, Bowser y Peach entre otros, con sus características especiales que afectarán a la jugabilidad. Acto seguido, llega la primera gran novedad de la saga, la customización de nuestro Kart.

En esta nueva pantalla, podremos dotar a nuestro Kart con diferentes tipos de ruedas, chasis y accesorios como el ala delta. En la demo solo estaba esta última pare elegir, pero en los vídeos promocionales hemos llegado a ver hasta un submarino, por lo que es seguro que habrán más accesorios disponible, los cuales seguramente deberemos de desbloquear ganando carreras. La elección, tanto de las ruedas como del chasis del Kart, también tendrán un valor estratégico y no solo serán estéticas, pudiendo dotarlo de mayor aceleración o fuerza dependiendo de la combinación elegida.

{youtube}oS_agw_ddAY?hd=1|560|315{/youtube} 

 

Comienza la carrera!

Comenzamos nuestra primera carrera observando que en la demo solo se podía jugar en un circuito ambientado en un bosque, con varias marcas de turbo en el suelo y unos cuantos saltos. El recorrido en si no es que fuera muy complicado, y si a todo ello le sumamos que la única cilindrada disponible era la de 50c.c, la demo se volvía demasiado fácil para el jugador experimentado.

La jugabilidad, como siempre, no era excesivamente complicada, lo cual se agradece en un género de conducción arcade. Con el gatillo izquierdo usábamos los ítems, con el derecho saltábamos y derrapábamos,  con el A se aceleraba y el B se frenaba.

En cuanto al resto del juego, los ítems parecían ser los mismos que en anteriores juegos, por lo que conchas, plátanos y setas seguirán estando presentes. Quizás la gran novedad es el retorno de las monedas distribuidas por los circuitos, aunque no supimos darles un uso específico en la carrera.

Este circuito, estaba sobre todo pensado para hacer uso de la ala delta, la cual se desplegaba cada vez que saltábamos por un acantilado de la pista de juego. En el aire no es que hubieran opciones específicas de control, simplemente con mover el analógico a los lados nos movíamos, y si lo inclinábamos hacia delante bajábamos más en picado y ganábamos velocidad.

 

Conclusiones finales:

La demo de Mario Kart 7 hace presagiar que nos vamos a encontrar con un buen juego, pero que no va a representar un avance a una franquicia ya de por sí estancada. Como redactor, muchas veces he pensado en que necesitaría la saga para evolucionar, y nunca he llegado a dar con la solución. Ahora por lo menos ya sé una cosa, añadir accesorios a los coches y customizarlos no es lo que la saga necesita.

 Quizás, en un futuro, Nintendo de con la tecla mágica que haga de Mario Kart algo novedoso. Por el momento, tendremos que contentarnos con un muy buen juego, que no es poca cosa.