Introducción

Posiblemente el género de manga más conocido y con obras representativas sea el shonen, series destinadas principalmente para adolescentes y con un fuerte componente de acción como principal reclamo. ¿Quién no ha visto u oído hablar de clásicos como Dragon Ball, Saint Seiya o los actuales One Piece, Naruto Bleach? Se trata de los paradigmas del shonen de acción, que gozan de tan gran fama a nivel mundial que no hace falta estar muy metido en este mundillo para saber algo sobre ellas.

Si por algo se caracteriza el shonen de acción es por las historias largas (quizás demasiado), innumerables personajes, increíbles combates en los que sus participantes usan las técnicas más variopintas, transformaciones y poderes dignos de dioses, y la clásica historia de superación y crecimiento de sus protagonistas mientras tienden a salvar el mundo (o a sus más allegados). Estos son los patrones por los que se ha regido el shonen de acción desde sus inicios a mediados de los años ochenta, pero ¿de dónde surge todo esto? Pues ni más ni menos que de un seinen, o lo que es lo mismo, de un manga para adultos.En efecto, las bases de los mangas de acción las sentó un seinen de acción, seguramente de los primeros,  y que no se caracteriza por su trama sesuda y densa como Monster, Twenty Century Boys oNeon Génesis Evangelion, sino por sus peleas y gore, situándose en una línea similar más cercana a Hellsing o Gantz aderezándolo con mucho kung-fu en un mundo devastado por la guerra nuclear.

El Puño de la Estrella del NorteFist of the North Star o Hokuto no ken (en el original japonés y HNK a partir de ahora) es un manga creado en 1983 por Buronson (guionista) yTetsuo Hara (ilustrador). Publicado en la mítica revista Shonen Jump hasta 1988 y recopilado en veintisiete tomos (catorce en la reciente edición kanzenban), el éxito de HKN apenas ha dejado verse por nuestro país. A mediados de los años noventa, Planeta de Agostini publicó el manga, dejándolo inconcluso justamente a la mitad. Realmente es una pena, porque las aventuras de Kenshiro bien merecen ser conocidas por los aficionados al manga más salvaje y bestia.

Bruce Lee conoce a Mad Max

La trama nos sitúa en 199X, en un hipotético futuro (¿o pasado a estas alturas?) en el que el mundo entero ha quedado devastado por la guerra nuclear (hemos de recordar que esta obra fue creada en los albores del final de la Guerra Fría, por lo que el miedo a la guerra atómica es bastante palpable a lo largo del manga). Las plantas y animales casi se han extinguido por completo, las ciudades han sido arrasadas, todo es polvo y ceniza en un desierto infinito. No obstante, los seres humanos han sobrevivido, entrando en una nueva época en la que el fuerte oprime al débil, el dinero ha perdido todo su valor y lo único que importa es sobrevivir y conseguir comida y agua en un mundo que no es más que un yermo. La muerte campa a sus anchas.

Los poderosos se han agrupado en bandas y tribus dirigidas por caudillos, militares y tiranos que saquean, violan y matan a placer a todos aquellos que se les oponen. La gente clama desesperadamente la llegada de alguien que les libre de tan cruel destino, de un salvador en los albores del nuevo milenio. Y por supuesto que lo van a recibir. Su nombre es Kenshiro, y es el legítimo heredero del Hokuto Shinken, el arte marcial más poderoso que existe.

Kenshiro (o Ken para sus escasos amigos) es un guerrero vagabundo que bien podría definirse como la combinación definitiva entre Bruce Lee, Chuck Norris y Jesucristo. Del primero hereda los movimientos y el aspecto (aunque hipermusculado hasta decir basta), del ranger de Texas toma su peligrosidad, y del Nazareno hereda su  bondad con los más débiles y necesitados. Su estilo de pelea es el ya citado Hokuto Shinken, arte marcial ficticio chino con más de dos mil años de antigüedad. Basa su poder en apretar correctamente los puntos vitales del cuerpo, así el Hokuto Shinken puede usarse de manera muy cruel (hacer que los órganos internos revienten de un puñetazo, que explote la cabeza, el pecho, eligiendo incluso el tiempo de duración para que esto suceda: puede matarte instantáneamente, tras varios minutos o incluso días). No obstante, también puede usarse para curar (como si fuera acupuntura). Se trata del arte marcial supremo, algo que convierte a su usuario en prácticamente un dios entre los hombres. Y sólo puede haber un heredero. A aquellos aspirantes que no son dignos de usar el Hokuto Shinken se les mata, borra la memoria o disminuyen sus capacidades motrices para así no practicar las artes marciales el resto de su vida.

Sin embargo, Kenshiro no pretende ser un dios ni reinar por encima del resto. Su objetivo principal es ayudar a los oprimidos al mismo tiempo que busca a su prometida, Yuria, secuestrada por su antiguo amigo y ahora rival Shin, practicante del Nanto Seiken, estilo de lucha que se opone al Hokuto Shinken y que se caracteriza por cortar en trocitos y perforar a sus enemigos. Al contrario que la técnica de Kenshiro, el Nanto Seiken cuenta con ciento ocho escuelas, por lo que sus practicantes son muy numerosos.

A esta trama inicial se suma posteriormente la relación de Kenshiro con sus hermanos, practicantes también del Hokuto Shinken, y que gracias al holocausto nuclear evitaron que sus manos fueran selladas. Especialmente importante es la relación de Kenshiro con su hermanoRaoh, el señor de la guerra más poderoso de este mundo devastado y con una mentalidad totalmente opuesta a la de nuestro protagonista. Cierran el apartado de personajes los niñosLynne y Bat, que acompañarán a Kenshiro a lo largo de su periplo y le generarán más de un problema.

Una historia de violencia

Tras leer estas líneas, queda claro que HKN no destaca especialmente por su trama sesuda y elaborada. Y es algo que el propio manga no oculta: Ya en el conseguido opening de la versiónanime se nos ofrece una síntesis de lo que vamos a ver: La esencia y la efectividad de lasartes marciales más extremas aplicadas en un mundo postnuclear épicoultraviolento y sin esperanzas.

Aparte de la estética futurista, queda claro que HKN es obra de su tiempo, plagado de referencias a los mejores filmes de artes marciales y acción de los setenta y ochenta: Shogun Assassin, El templo de Shaolin, Las 36 cámaras de Shaolin, El puño del Dragón, Clanes Asesinos, El Furor del Dragón, Furia Oriental…) Kenshiro es el Rambo o John Matrix del manga y anime. Implacable y despiadado hasta decir basta con sus enemigos, protector de débiles, las causas justas y hombre de pocas palabras (salvo cuando se trata de soltar esas frases lapidarias tan propias de la acción ochentera: El “tú ya estás muerto”/omae wa mo shindeiru  que Kenshiro dedica a sus enemigos justo antes de que exploten es una de esas frases que quedan para la posteridad. También es reseñable la cantidad de chaquetas vaqueras y camisetas rojas con las que cuenta Kenshiro, pues cada vez que se cabrea tiende a romperlas).

 

{youtube}-_ZeD40Rg8A|560|430{/youtube}

 

La carga mística y didáctica del kung-fu aparece constantemente en las historias de los personajes secundarios, realmente logrados e interesantes, con características definitorias que han configurado una gran cantidad de figuras del anime posterior, como algunos personajes deSaint Seiya  e incluso de Berserk (el propio Gatsu/Gutts es clavado a Kenshiro).

HNK tiene varios puntos a favor respecto a otros mangas de acción: Para empezar, las peleas no son inacabables, cuando se pelea, se pelea con todas las consecuencias, los personajes no realizan largas disertaciones filosóficas sobre el sentido de la vida. Como mucho nos encontraremos con alguna frase lapidaria digna de los libros de crónicas. Los mejores combates de la serie no suelen alargarse más de dos o tres capítulos en su versión anime (y que haya tres capítulos seguidos que giren en torno a un mismo combate es algo que sucede en muy pocas ocasiones).

Igualmente importante es el hecho de que en HNK la gente muere, héroes y villanos, justos e inocentes. Y el que muere, muere. No hay resurrección posible. Tampoco hay lugar para los personajes secundarios que tras su momento de gloria se vuelven de relleno y no aportan nada en otro arco argumental. Aquí cada personaje tiene su momento y su lugar. Si no tiene más que decir, no vuelve a aparecer. El protagonista es Kenshiro y hay una serie de personajes fijos que aparecen más o menos de manera regular. Es una serie hecha para el lucimiento de su protagonista, del mismo modo que en 24 el eje central es Jack Bauer.

HKN en la pequeña y gran pantalla

Como todo manga de éxito HNK ha recibido diferentes adaptaciones audiovisuales. La más importante es la serie de anime que se emitió en Japón desde 1984 hasta 1988. Contó con dos temporadas (de 109 y 43 capítulos respectivamente), adaptando el manga original prácticamente en su totalidad, salvo pequeños detalles y los inevitables capítulos de relleno. No obstante, salvo algunos que sirven de recopilatorio de lo ocurrido hasta el momento, el resto del relleno es bastante agradable de ver, puesto que sigue contando más aventuritas de Kenshiro hasta llegar a su objetivo actual. O lo que es lo mismo, seguiremos viendo nuevas escenas de  acción, gore y épica (épica porque tienen lugar escenas totalmente estrafalarias y bestias, como la destrucción de un tanque a puñetazos por parte de nuestro implacable protagonista).

Al anime le pasa lo mismo que al manga en cuestión de dibujo, se le nota el paso de los años y es algo tosco, especialmente en los primeros capítulos, pero ganando enteros conforme avanzan los capítulos. Los personajes son muy exagerados, casi desproporcionados, especialmente los masculinos, hercúleos y viriles hasta decir basta y las mujeres muy esbeltas, aunque no tan provocativas como en mangas actuales.

Respecto al apartado sonoro, basta decir que es realmente excelente, desde los diferentesopenings y endings, especialemente el tema Ai wo torimodose, más conocido entre los aficionados como you wa shock!! Las voces de los personajes son realmente acertadas, correspondiéndose perfectamente con el personaje, especialmente la de Kenshiro y susATATATATATA que grita al luchar, gracias a la labor del veterano seiyuu Akira Kamiya(Kogoro Mouri en Detective Conan, Shutaro Mendo en Urusei Yatsura/Lum, la chica invasora, entre otros).

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

A esta serie de anime le acompañan una película para cines estrenada en 1986 y que adapta libremente la primera mitad de la serie con una calidad de animación estupenda, y una serie depelículas y OVAS que salieron a la luz entre 2003 y 2005, abarcando el resto de la serie que quedó sin adaptar en la película de 1986 y centrándose también en otros personajes secundarios, por lo cual son estupendas para aquellos interesados en saber más sobre el mundo de HNK.

Inevitablemente, las aventuras de Kenshiro también cuentan con un live-action, en este caso estadounidense, con unas cotas de calidad próximas al cine de serie Z. Qué esperaban.

 

Los mismos creadores de HNK han creado con el paso de los años varios spin-offs de envergadura, siendo dos de ellos bastante importantes en comparación con otras historias cortas. En primer lugar está Soten no Ken, manga recopilado en cuatro tomos que narra las aventuras de uno de los antecesores de Kenshiro en el Shangai de los años treinta durante la guerra chino-japonesa. Es una historia bastante peculiar, pues conjuga la acción salvaje delHNK con la estética noir y el cine negro. Contó con una serie de anime entre 2006 y 2007.

Posteriormente tenemos Hokuto no Ken Raoh Gaiden, manga recopilado en cinco tomos y más en la línea de la historia original. En este caso se nos narra el ascenso al poder de Raohfrente a otros señores de la guerra mientras se enfrenta a algunos de los miembros más peligrosos del Nanto Seiken. Posteriormente fue adaptado a anime a lo largo de trece capítulos en 2008.

Indirectamente Kenshiro y su mundo han aparecido en infinidad de animes a lo largo de los años, y es que tal es la fama de HNK en Japón que hasta se han celebrado funerales en honor de algunos personajes del manga. Si rastreamos en Internet fácilmente encontraremos parodias en animes como Urusei YatsuraGreat Teacher Onizuka, Excel Saga, Gintama, Lucky Star y muchos otros.

Kenshiro en los videojuegos

Las adaptaciones de este manga al videojuego han sido numerosas, desde la época de NES yMASTER SYSTEM, visitando múltiples sistemas y géneros: acción, lucha (el más reciente es la aparición de Kenshiro en el crossover Jump Super Stars, que reúne a los personajes más importantes de Shonen Jump) aventura, pachinko, mecanografía, y rarezas aún mayores como “jugar al propio manga” manejando el stylus de Nintendo DS mientras golpeas a los enemigos en las viñetas. No obstante, muy pocos en realidad han llegado a tierras occidentales, y cuando lo han hecho han sido rediseñados por problemas con los derechos de uso de esta marca (como el infame Last Battle de Megadrive, que adaptaba la segunda mitad de la historia con una jugabilidad nefasta, eliminaba el gore y cambiaba el nombre de todos los personajes).

Los juegos más destacados basados en esta licencia son:

Fist of the North Star, de Arc System Works. Se trata de un juego de lucha 1vs1 con una compleja jugabilidad heredera de Guilty Gear. (2005, Arcade y PS2, sólo en Japón).

 

{youtube}JzMlFZcrB8I |560|430{/youtube}

 

Fist of North Star: Ken’s Rage, de manos de Tecmo-Koei, y siguiendo las líneas trazadas por Dynasty Warriors, es decir, acción sin parar contra oleadas de enemigos mientras cumplimos diferentes objetivos, usamos vehículos y a diferentes personajes, tanto héroes como villanos. Un sistema de progresión de los mismos con bastante profundidad para el género y la inclusión de modo cooperativo mientras se sigue la historia de la primera parte de la serie y de otras misiones inventadas para la ocasión cierran el envoltorio del juego. Hay que decir que sin pretender ser un superventas (ha pasado sin pena ni gloria), este Ken’s Rageposee una más que digna calidad que satisfará a los fans de Kenshiro, de Dynasty Warriors y de los beat’ m ‘up en general.(2010, PS3 y Xbox 360)

 

 

 

Tú ya estás muerto

En definitiva, HNK es un manga realmente sangriento y gore en algunas escenas, que muestra crudamente la explosión de cuerpos enteros, cortes limpios que seccionan miembros y cabezas, muertes de niños y ancianos, así como vejaciones y ultrajes interminables entre otras lindezas. Todo ello inmerso en la brutalidad y el salvajismo que impera en un mundo devastado y gobernado por dictadores zafios y arrogantes, cuyo poder emana de la fuerza bruta. Sólo Kenshiro puede salvar a los más débiles del nuevo orden impuesto por el holocausto nuclear mientras hace frente a otros peligrosos luchadores, especialmente los renegados del Hokuto Shinken.

Cualquiera que se atreva a echar un vistazo a la obra de Buronson y Hara descubrirá que losshonen de acción actuales beben enormemente de la historia de Kenshiro, eso sí, en un tono mucho más ligero y políticamente correcto.

Especialmente recomendable para los amantes de las emociones fuertes y para seguidores de temas como las artes marciales, la épica y el mundo postnuclear. No les defraudará.

Lamentablemente, tan sólo podemos disfrutar en nuestro país de las OVAS de 2003 y delvideojuego de Tecmo-Koei. Ni el manga original ni el anime están disponibles de manera oficial, por lo que no queda más remedio que recurrir a los fansubs o a la importación. Sin embargo, corren rumores desde hace aproximadamente un año, de que Planeta de Agostinivuelve a estar interesada en publicar el manga, esta vez en su edición kanzenban. El tiempo dirá en qué queda todo esto.