Después de la polémica surgida en países como Japón, donde se aseguraba que el efecto 3D resultaba nocivo para los ojos de los niños, desde Tallon4 hemos decidido realizar una pequeña investigación para poder resolver las dudas de los lectores que tengan miedo por el daño que la consola pueda ocasionar a sus hijos o hermanos menores.

Esta consola portátil ha venido acompañada desde su lanzamiento por una gran polémica sobre la peligrosidad de las imágenes en 3D para menores de 6 años, que la ha acompañado desde el mismo momento en que la consola se puso a la venta. Para aquellos que no sepáis de que estamos hablando os situaremos: entre las recomendaciones de uso facilitadas por Nintendo en relación con su nueva consola portátil está el evitar que los niños menores de 6 años usen su función 3D ya que, según la compañía, puede causar daños en el crecimiento ocular del niño. “Existe la posibilidad de que las imágenes en 3D, las cuales mandan distintos fotogramas a los ojos izquierdo y derecho, puedan afectar al desarrollo de la visión en niños pequeños” explican desde Nintendo.

Esta recomendación ha sido recibida por muchos padres como una alerta desmesurada, por otros con indiferencia, igual ocurre entre los especialistas los cuales han sido entrevistados una y otra vez por la prensa.

El diario estadounidense The New York Times recogió las opiniones de varios expertos en la materia, después de la salida de la Nintendo 3DS al mercado. El Dr. Lawrence Tychsen, profesor de pediatría y oftalmología en la Universidad Washington de St. Louis indicaba: “el hecho de ver 3D en un cine o en un videojuego debería tener un impacto cero.” David Granet, oftalmólogo pediátrico en la Universidad de California añadía “no creo que los padres deban preocuparse por el hecho de que sus hijos jueguen con títulos 3D. La cuestión real es si quieres que un niño de tres años juegue con videojuegos”. Entre todas las declaraciones las más optimistas parecían ser las de Michael Dueñas, el director adjunto de una de los departamentos de la Asociación Americana de Optometristas (en la actualidad respaldadas por muchos colegas de profesión), “los videojuegos en 3D podrían ayudar a detectar niños de menos de seis años que necesiten terapia ocular”. Estas afirmaciones se basaban en que, si los niños no pudieran apreciar los efectos tridimensionales podría ser un signo de problemas oculares; problemas que se diagnosticarían a una edad más temprana gracias a la videoconsola. Aunque no todos los especialistas parecían con el mismo optimismo. El doctorDavid Hunter, oftalmólogo pediatra perteneciente a la Academia Americana de Oftalmología explicó: “es un tanto desconcertante pensar que los juegos o las películas pudieran ayudar a problemas como la ambliopía (ojo vago), pues los niños con este problema no tienen percepción de profundidad y de modo que el no ver el 3D en la pantalla tampoco difiere mucho de lo que ven a su alrededor.”

Entre toda esta diversidad de opiniones, a favor en contra o indiferentes, contradictorias entre ellas algunas o cadentes de razonamiento otras muchas, repetidas hasta la saciedad por toda la red que han dado titulares en noticias tan alarmantes como: “¿Nintendo 3DS peligroso para niños?”, ”Nintendo 3DS daña los ojos” o “La Nintendo 3DS Prohibida a Niños Menores de 6 años”.

Pero estos titulares ¿tienen razón de ser alarmistas? ¿ O se alimentan solo del morbo de la noticia sensacionalista del momento y se alimentan del rodaje de esta a través de la red?

En Tallon4 teníamos las mismas dudas que miles de lectores, usuarios y padres en la red. Por eso decidimos informarnos nosotros mismo a través de un especialista en el campo, alguien que supiera de que hablaba gracias al aprendizaje, la experiencia y conocimiento adquirido. Así fue como encontramos al Doctor Eduardo Romo, en Ópticas Fábregas, especialista en optometría, ortoqueratologia, visión infantil y terapias visuales. Con el cual tuvimos una charla muy agradable e instructiva sobre los beneficios y perjuicios de la Nintendo 3DS.

El Doctor Romo nos confesó al principio de la reunión no haber utilizado nunca una 3DS, algo que carecía de importancia, ya que nosotros le pusimos la nuestra a su completa disposición durante toda la charla, y mientras nos explicaba los secretos del ojo de un niño, el doctor Romo veía los videos en 3D, la plaza MII, e incluso se atrevió con una partida al Mario Kart.

A los pocos segundos de tener la Nintendo 3DS en sus manos, el Dr. Romo le sacó un gran contra, el reflejo de la pantalla. Algo que quiso detallarnos mejor, pues no solo es un tema estético: “las pantallas necesitarían tener antireflejante, tanto la 3D como la táctil, ya que se refleja mucho la luz si estas en una zona con iluminación en la zona superior, aunque te muevas siempre tiene reflejo una de las dos pantallas. La luz va directamente a los conos(encargados de generar los impulsos nerviosos opticos) e influye mucho en la visión, cuando hay demasiada iluminación, como es el caso del reflejo de la pantalla, molesta. Cuando el ojo esta mucho tiempo y muy continuado con esta sobreiluminación puede crear problemas visuales, sobretodo a nivel de aprendizaje. Aunque si se juega en un lugar donde la luz no proceda de arriba mejorará la calidad de la visión”.

Lo primero que cualquiera podría pensar sobre esta primera conclusión es que poniéndose a jugar en un lugar menos iluminado o poco iluminado solucionaríamos este problema, pero nada más lejos de la realidad: “eso es lo que menos se aconseja” nos corregía enseguida “los niños tiene que tener, por ejemplo cuando leen, un flecho de lectura, más la luz del techo de la habitación. Claro, ahora mismo sacamos la conclusión de que estas pantallas tendrían que tener un buen polarizado, porque un adulto puede controlar la visión y si le molesta un reflejo se situará mejor o en una zona que el reflejo esté en una de las pantallas que no utiliza, pero los niños no se dan cuenta de estas cosas, y menos cuando están con un juego a un alto nivel de exigencia”. Otra recomendación que nos ofreció para mitigar este efecto en el ojo del niño es jugar con luz natural, de noche la luz artificial es más dañina en este sentido.

Una vez explicado el mayor defecto que el Doctor Eduardo Romo observaba en la consola pasamos al tema de la polémica en el efecto 3D, ¿es bueno para los niños, malo o indiferente? ¿Es plausible el uso que otros colegas de profesión ven en la portátil de Nintendo en cuanto a la detección precoz de enfermedades y problemas en la visión? “Como herramienta para averiguar si existe algún problema visual es efectivo. El 3D va muy bien porque te verifica los problemas visuales de visión que pueda tener un niño, porque verá la pantalla sin el efecto y los padres pueden detectar enseguida que algo no va como debiera, esto también se podría aplicar a todas las franjas de edad”.

Llegó la pregunta clave, ¿puede llegar a dañar el 3D al ojo de un niño? “Es posible que al ser pantallas tan reflejantes algunos octometristas se hayan basado en ello para argumentar los posibles efectos adversos, porque puede influir en el desarrollo. También es posible que cuando un ojo ya no esta creciendo correctamente, el efecto 3D pueda repercutir de alguna forma en el mismo. Pero  es normal que todavía estén investigándolo. En cuanto a la razón de la limitación tan específica en la edad, es que el desarrollo ocular del ojo de un niño termina a los 6 años. La visión en 3 dimensiones, tanto en niños como en los adultos, es algo que todo mundo lo deberíamos de tener, si no es cuando se desarrollan problemas de exclusión, emergentes, de aprendizaje o de tipo memoria secuenciales, etc.”

Con esta conversación todavía en la mente y siendo un poco menos ignorantes, nos despedimos del Doctor Eduardo Romo y le agradecimos esta lección que nos acababa de ofrecer y el tiempo que nos concedió.

Nuestra propia conclusión es que Nintendo tiene buenas razones para advertir del uso de la consola en niños de tan cortas edades, aunque parece que se podría extender tanto al uso en 2D como en 3D. Básicamente un niño de menos de 6 años no debería estar jugando con un aparato tan complejo como es una consola, sea poco o mucho rato. Existen muchos juguetes recomendados para esa edad que mejoran el crecimiento psíquico y motriz, ya diseñados para estos fines y con los que un niño puede pasarse igual o mucho mejor. Ya tendrán muchos años para estar jugando a las maquinitas cuando hayan recibido un aprendizaje y desarrollo completos y correctos desde su infancia.