MANGA Y ANIME
Now Reading
Manganálisis: Marmalade Boy
0

Manganálisis: Marmalade Boy

by Ana Estévez8 Febrero, 2012

Hay algunas series que forman parte de nuestra infancia, Marmalade Boy siempre será una de ellas. 

Hay algunas series que consideramos míticas simplemente porque forman parte de nuestra infancia o juventud, aunque su calidad intrínseca pueda ser puesta en duda por algunos. No obstante, son animes que siempre recordamos con cariño y con cierta nostalgia. Historias que nos hacen recordar buenos momentos del pasado y que aún hoy día pueden volver a despertar sensaciones que creíamos desaparecidas desde aquella vez en que la vimos por primera vez. El típico cosquilleo que recorre tu cuerpo por la emoción, los nervios por saber qué pasará, e incluso la indignación cuando veías que un capítulo se hacía demasiado corto.

Hoy, a pesar de que el día de San Valentín haya pasado, no podemos evitar echar la vista atrás y recuperar el recuerdo de un anime que, aun sin saber qué significa exactamente esa palabra, todo el mundo ha visto. Estoy hablando de la obra de Wataru Yoshizumi conocida como “el anime de los personajes con las piernas más largas que los edificios”. Marmalade Boy o, tal y como se conoció en España, La Familia Crece.

 

HISTORIA

 Miki Koishikawa es una chica de quince años que va al instituto y tiene la familia perfecta. Sin embargo, un día sus padres le dan la noticia de que han decidido de mutuo acuerdo divorciarse. Durante un viaje que hicieron recientemente, los padres de Miki conocieron a otro matrimonio con el que hicieron buenas migas, por lo que ambas parejas decidieron divorciarse para intercambiarse. Sintiendo que su perfecto mundo se desmorona por culpa de sus atípicos padres, Miki se enfada y se niega a aceptar la decisión de sus progenitores. Consternados por la actitud de su hija, Jin y Rumi intentan hacer entrar en razón a Mikiquien, tras pensárselo, accede a asistir a una cena con la otra familia.

Lo que nadie le había dicho aMiki era que la familia con la que iban a intercambiar parejas, los Matsûra, tienen un hijo de la misma edad que ella. Al verle,Miki no puede evitar sentirse atraída por él, a pesar de que pronto descubrirá que ese chico parece disfrutar molestándola. Tras esa incómoda cena, Miki se da por vencida y no le queda más remedio que aceptar la extraña situación en la que se encuentra: dos matrimonios a punto de divorciarse viviendo bajo el mismo techo con sus hijos y sus futuras parejas.

Sin embargo, a pesar de su reticencia inicial, Miki comienza a entender que el afecto de cuatro padres es mejor que el de solamente dos y que, a pesar de las circunstancias, todo sigue como siempre. Además, la atracción que siente por Yû Matsûra va creciendo conforme pasa el tiempo, de tal forma que Miki tendrá que elegir entre sus sentimientos hacia su mejor amigo desde la infancia y sus sentimientos hacia Yû.

La historia apareció por primera vez en la revista Ribon en mayo de 1992, finalizando su publicación en octubre de 1995 tras un total de dieciséis volúmenes. En 2004 se realizó una reimpresión de la serie entera en versión kazenban, con un total de 6 volúmenes.

En España, Planeta se hizo con los derechos de publicación de esta serie tanto en la primera versión del manga en 2000-2001, como en su versión Kazenban de 2007, cuando publicó cada tomo a un precio de 10€. Esta editorial también trajo a la autora, Wataru Yoshizumi, al Salón del Manga de Barcelona de 2010 para realizar una sesión de firmas con todos los fans de la serie.

ANIME

La historia de los Koishikawa y los Matsûra pronto fue llevada a televisión. El estudio Toei Animation fue el encargado de transformar este manga en anime, contando con Akinori Yabe como director del proyecto. La cadena de televisión nipona ABC fue la encargada de emitir los 76 capítulos de la serie, la cual estuvo en antena desde marzo de 1994 hasta septiembre de 1995.

Como ya ha ocurrido con otras historias, en este caso el anime cuenta con numerosos personajes y acontecimientos que no aparecen en la historia original y viceversa. Un ejemplo de ello con las primas de Yû Matsûra, dos encantadoras gemelas de cuatro años que chantajearan a su primo para conseguir lo que desean. Estas niñas aparecen en el manga, pero no en el anime. Por el contrario, toda la saga de Nueva York que aparece en la versión animada de la obra no ocurre en la versión manga, sino que fue un añadido para alargar el anime. Aún así, los personajes de esa saga fueron creados por la propia Wataru expresamente para la versión animada.

En España pudimos ver el anime en la cadena pública TVE 2 (llamada en aquel entonces La2). Desde 1998, la cadena emitió en varias ocasiones la serie bajo el título La Familia Crece y con el mismo opening que en su versión japonesa:

PELÍCULA

En 1995 apareció la película de esta serie bajo el título La familia crece: La película,  también conocida como Capítulo 0. Su duración es ligeramente mayor que la de un capítulo del anime, alrededor de unos 26 minutos. Esta película se considera un preludio al momento en que Mikiconoce a , y está centrada en el personaje de él. En este capítulo se muestra cómo persigue durante todo el día a Miki sin que ella ni Meiko (mejor amiga de la protagonista) se den cuenta. Este primer capítulo está doblado al castellano.

CONCLUSIÓN

Como he mencionado al principio de este análisis, resulta normal que ahora -pasados unos años desde la primera vez en que vimos esta serie- contemplemos los capítulos desde una perspectiva más alejada u objetiva y, aún así, sigamos sintiendo que retrocedemos en el tiempo hasta volver a 1998. También es cierto que en algunos momentos la historia puede producirnos vergüenza ajena debido a los momentos tan comprometidos que en ella se narran.

No obstante, eso no implica que Marmalade Boy sea una serie que se deba pasar por alto. Constituye uno de los revitalizantes del género shōjo en España tras muchos  años viendo series de muy dudosa calidad. Y nadie puede negar que esta serie supuso una revolución entre los jóvenes de aquella época, especialmente entre las chicas. Porque hay cosas que nunca se olvidan, como la ingenuidad y paranoias de Miki, el carácter amable y despreocupado de Yû,el carisma de los padres de ambos, los celos de Guinta o la madurez de Meiko entre otras muchas cosas. Si lo tuyo son las historias románticas con pequeños toques de humor y tragedia, esta es tu serie. No esperes más para disfrutar de Marmalade Boy, seguro que te engancha.

About The Author
Ana Estévez