Si Square Enix pudiera cambiar el pasado, sin duda cambiaría Final Fantasy XIII. Juego esperado por la legión de fans amantes de los RPG japoneses, esta treceava entrega estaba marcada por ser el debut en alta definición  de la saga Final Fantasy, mostrando prometedores vídeos e imágenes que hacía presagiar un juego sublime. Poco podían esperarse los fans, que lo que se entreveía como un título profundo y de exploración, terminaría por convertirse en un juego lineal y monótono, sin la libertad característica de la saga lastrada por unos mapeados opresivos.

Pocos años después, Square Enix trata de resarcirse de su error con Final Fantasy XIII-2, un juego con muchísima más libertad y posibilidades, que tendrá la ardua tarea de convencer a los fans desencantados con la entrega anterior.

 

Mis acciones futuras cambiarán el pasado, cambiaré el presente para variar el futuro. ¿Dónde estás, Lightning?

Final Fantasy XIII-2 se sitúa 3 años después de los sucesos de su predecesor, con una cambiada Lightning combatiendo en el Valhala contra Caius, un nuevo personaje con un enigmático pasado. Durante la lucha de ambos aparece a través de un portal espacio-temporal Noel, un joven venido de un futuro en el que la raza humana ha sido extinta. Inmiscuida en una lucha que difícilmente ganará, Lightning confía a Noel la misión de traer a su hermana Serah a Valhala, dejando el destino de toda la humanidad en manos de ambos.

Mientras tanto, en Gran Pals, una intranquila Serah sueña con su hermana mayor. Nadie parece recordar que después de derrotar a El huérfano y salvar El nido, Lightning sonreía mientras daba su aprobación para que ella se casase con Snow. En contra de eso, todo el mundo dice que sus recuerdos están distorsionados, que su hermana se sacrificó junto a Vanille y Fang para salvar El Nido y que nunca más regresará.

Al despertar, un inesperado ataque de unos monstruos azota la playa. Aturdida por los acontecimientos, Serah vislumbra la llegada de Noel y éste le cuenta que su hermana la necesita. Éste será el comienzo de un viaje a través del espacio-tiempo que llevará a los dos protagonistas a un objetivo común, salvar el futuro y encontrar a Lightning.

Con este guión comienza Final Fantasy XIII-2, un título que nos hará viajar a través de diferentes portales espaciotemporales entre el pasado y el futuro, cambiando acontecimientos que harán variar la historia del juego, y creando a su vez nuevas líneas temporales alternativas en las que viviremos sucesos totalmente distintos.

Además, siempre que queramos podremos volver a rejugar una de las líneas temporales desde cero, realizar acciones que abrirán nuevos futuros o pasados y poder jugar en una sola partida todo tipo de situaciones posibles, eliminando de un plumazo en gran medida la linealidad del primer juego, aunque afectando levemente el peso argumental de la historia respecto a su predecesor. Por decirlo de una forma un tanto exagerada, en Final Fantasy XIII-2 la historia la escribes tú.

 

Vuelve a vivir la experiencia de Gran Pals y del Nido como la primera vez

Si tuviéramos que catalogar los gráficos de Final Fantasy XIII-2, la palabra utilizada para definirlos sería notable. El juego no evoluciona en grandes proporciones a su precuela, cuyo apartado gráfico sí impresionó al salir al mercado, pero sí que luce lo suficientemente bien para ser agradable a la vista y sorprendente en algunos puntos. Por desgracia, el juego, al menos en la versión de Xbox 360 que es la que hemos usado para este análisis, adolece de ínfimas ralentizaciones en algunos momentos puntuales del juego, lo cual no lastra para nada la experiencia jugable, pero sí logra un cierto grado de incomodidad cuando sucede.

Por lo demás, el nivel de detalle de los personajes principales y de los NPC (No Playable Character) es excelente. Se ha mimado hasta la saciedad la ropa y atuendos de Serah y Noel, logrando  que fijemos la vista en ellos y en el colorido de los escenarios, y pasemos desapercibidas otras partes que podrían haberse pulido un poco más, como el modelado de algunos enemigos o algunos objetos.

Entrando ya de llego en la jugabilidad, un factor importante que gustará es que Final Fantasy XIII-2 consigue algo que no hizo en su momento el original, motivar al jugador a que explore el mapa en busca de tesoros y que éste busque nuevas zonas alternativas. Todo eso se debe a que el factor linealidad se ha diluido gracias a escenarios más amplios, con bifurcaciones y caminos paralelos, y a la posibilidad de volver a rejugar pantallas desde el principio para corregir fallos que hayamos cometido. Además, el gran número de misiones secundarias disponibles es amplia, por lo que tendremos juego para rato si las compaginamos con la historia original.

A lo largo del juego, a parte de los diferentes portales por los que podremos movernos en el espacio-tiempo y conocer distintas líneas temporales, también nos encontraremos con brechas temporales, cuyo interior nos propondrá diferentes desafíos con forma de puzzle, pudiendo repetirlos las veces que sean necesarias para poder salir de ellas y continuar con nuestra aventura, cambiando en numerosas ocasiones el mapeado del mundo en el que estamos jugando.

 

Un sistema de combate involucionado

Una de las novedades que dispone Final Fantasy XIII-2 es la involución del sistema de batalla, haciéndolo más próximo a anteriores entregas con la vuelta de los enemigos aleatorios de los RPG clásicos. Esta  afirmación no es del todo cierta, ya que al aparecer un enemigo no lucharemos directamente contra él, sino que éste aparecerá cerca nuestro, y nosotros podremos elegir atacarlo o bien intentar escapar. Todo esto se decidirá mediante un gran círculo cuyo epicentro será nuestro jugador principal, y el cual variará desde el color verde hasta el rojo para determinar si hemos realizado un ataque sorpresa, el cual se realiza atacando al enemigo pulsando el botón de ataque, o hemos caído en una batalla de la que no podremos huir si el tiempo se agota y no hemos conseguido dejar atrás al enemigo.

Esto ocasiona que el jugador pierda un tanto el poder de decisión a la hora de decidir subir de nivel sus personajes o por el contrario explorar esquivando a los enemigos, todo lo contrario que en la entrega anterior, en la que podíamos ver a los diferentes monstruos por el mapa y decidir si nos convenía realizar el enfrentamiento. Además, no solo es jugable esta implementación, ya que en lugares como la llanura de Gran Pals habremos perdido toda la fauna de forma visual que sí disponía su predecesor, dando una ambientación más viva y dinámica que la actual.

Alejados de esta mecánica de juego que gustará más a los jugadores más clásicos, el juego ha incorporado entre las batallas eventos QTC (Quick time events), mediante los cuales tendremos que realizar una serie de combinaciones con los botones del mando en su momento preciso. Esta acertada medida logra hacer más dinámicas las impresionantes cinemáticas que incorpora el juego, de las cuales todo sea dicho, Square-Enix sigue siendo la compañía que de mejor manera y con mayor gusto realiza.

Por todo lo demás las diferencias en el combate son mínimas, manteniéndose la barra de TBC y disponiendo de los ataques de forma automática por medio de la máquina o de forma manual, donde nosotros nos encargaremos de elegir la mejor combinación de ataques. También se mantienen las formaciones en las que podemos cambiar el rol de nuestros personajes de sanador, fulminador, castigador, protector o inspirador, pudiendo modificarlas a nuestro gusto antes de las batallas y cambiarlas en ellas dependiendo del tipo de enemigo o del momento que pertoque. Una ausencia importante del sistema de batallas es la ausencia de las invocaciones, quizás uno de los puntos clásicos que más se echan de menos en este título.

 

Derrota monstruos y hazte con todos

Este lema perteneciente a Pokémon bien puede aplicarse a Final Fantasy XIII-2, ya que cada vez que Serah y Noel derroten a un enemigo, éste puede pasar a formar parte de nuestro grupo al ser derrotado si hemos tenido un poco de suerte.

Una vez dispongamos de él, podremos usarlo en las batallas como tercer compañero, hacerle evolucionar el Cristalium para fortalecerlo, enseñarle nuevas técnicas, e incluso añadirle complementos estéticos que si bien no influirán en su capacidad combativa, si que los harán más adorables, graciosos o temibles.

La cantidad de monstruos que capturemos podrá ser ilimitada, aunque solo podremos disponer de tres de ellos en los combates y tan solo uno de ellos podrá combatir a la vez junto con Serah y Noel, por lo que su rotación variará dependiendo de cómo hayamos configurado las formaciones de ataque.

En cuanto a la evolución del Cristalium de los monstruos necesitaremos objetos de características compatibles con su tipo de afinidad, ya que estos no tendrán puntos de experiencia que invertir en ellos. Dichos objetos tendremos que obtenerlos a través de las batallas o comprándolos a Chocolina, una vendedora ambulante disfrazada de Chocobo que estará dispuesta a comprar y vendernos armas, pociones o complementos.

Moguri, un talismán servicial que vale para todo

A lo largo del juego nos acompañará un pequeño Moguri regalado por Lightning a su hermana Serah, cuyo objetivo principal es ser un talismán para ésta.  Por desgracia para él, sus funciones se irán incrementando conforme avancemos en la aventura, transformándose en el arco-espada en las luchas, en un detector de objetos ocultos, o incluso en una herramienta arrojadiza para que obtengamos objetos que están fuera de nuestro alcance.

Estas novedades jugables no se quedarán solo aquí, ya que a parte de lo mencionado respecto a los combates y a nuestro pequeño acompañante, también hay sustanciales cambios en otros apartados del juego, como por ejemplo en el Cristalium. Los que hayáis jugado a Final Fantasy XIII, recordaréis que cada rol de castigador, fulminador, sanador, obstructor e inspirador tenían su propio Cristalium diferenciado. Pues bien, en esta nueva entrega se ha simplificado este punto, ya que tendremos un solo Cristalium para cada personaje, y podremos elegir si nos interesa incrementar cualquier rol de él en cualquier momento. Esto es un poco arma de doble filo, ya que cada vez que expandamos el Cristalium costará más puntos poder evolucionar los roles, por lo que tendremos que tener controlados y equilibradas las características de nuestro personaje.

Una última novedad que afectará a los objetos que podamos llevar equipados es el factor peso. Ahora cada personaje tendrá un peso máximo que podrá llevar de objetos equipables, el cual podrá incrementarse de manera opcional cada vez que expandamos el Cristalium. Así pues, cada objeto que adquiramos u obtengamos tendrá un peso fijado, y aunque tengamos huecos de equipamientos libres, estos no podrán ser equipados si superan el peso máximo permitido.

 

Conclusiones finales

Final Fantasy XIII-2 es un RPG notable que subsana muchísimas de las carencias de su primera entrega, logrando romper la linealidad del primer juego en prácticamente su totalidad, aunque a costa de edulcorar un tanto las profundas historias que suelen narrar las entregas de la saga. Las nuevas mejoras añadidas en el sistema de lucha y de evolución de personajes consiguen incrementar el valor jugable del juego, aunque sí es cierto que volver a los combates aleatorios puede lastrar un tanto las ganas de exploración y de diversión.

Final Fantasy XIII-2 podría decirse que es el mejor JRPG que ha hecho Square en los últimos años, algo que difícilmente será reconocido por los muchos fans que quedaron decepcionados con la anterior entrega. Esto es una verdadera lástima, ya que si nos quitamos los prejuicios y le damos una oportunidad, encontraremos un juego adictivo y divertido, que aunque no es perfecto, sí que pertenece a una raza de juegos que está en peligro de extinción estos años, un buen JRPG.

{youtube}vEnzZ38VN80|560|315{/youtube} 

A favor:

  • El sistema de viajes en el espacio-tiempo, pudiendo conocer un mismo lugar de formas diferentes
  • Es un título que invita al jugador a explorar las mazmorras y las localizaciones
  • Las escenas cinemáticas con Quick Time Events
  • El gran número de misiones secundarias

En contra: 

  • Los combates aleatorios
  • La historia se ve lastrada por la libertad jugable
[Nota]