Aunque la nueva portátil de Sony dispone de un potencial tecnológico asombroso, PS Vita no es una PlayStation 3 portátil, como algunos  puedan creer equivocadamente. No vamos a entrar en detalles técnicos ahora, pero parece evidente que competir a nivel de procesamiento de polígonos y texturas con toda una PS3 se antoja como una meta demasiado ambiciosa para una consola portátil. Al menos por el momento.

Sin embargo, este Virtua Tennis 4 – Edición World Tour no es el mejor ejemplo para probar dicha afirmación, pues la gran calidad que atesora la última entrega del título de tenis arcade de Sega lo asemeja en prácticamente todo a su versión para consolas de sobremesa. No nos andaremos con rodeos: podemos considerar a World Tour Edition como una compra obligada para todos los fans de la saga y amantes de los juegos arcade en general, incluso aún disponiendo de la versión PS3/360. Y es que añadir a todas las bondades del juego la posibilidad de jugarlo en cualquier lugar con la comodidad que permite PS Vita supone un caramelo muy goloso al que es difícil resistirse (sobretodo si nos lo ofrecen a 20€).

Entramos en detalles tras el salto, en el que supone el primer análisis que realizamos en Tallon4 de un juego para el nuevo gadget de Sony. PS Vita, to serve

 

Puro Virtua Tennis

Si eres seguidor habitual de la saga de tenis virtual de Sega, poco podemos explicarte: World Tour Edition es básicamente una versión portátil del Virtua Tennis 4 de PS3, con un nivel técnico ligeramente por debajo (básicamente la resolución de las texturas es algo menor, y poco menos), pero con el añadido de nuevos mini-juegos y funciones diseñadas específicamente para sacar partido de las capacidades de PS Vita. Pero no corramos tanto, ya recuperaremos este tema un poco más adelante.

Para los que no conozcáis tanto la fórmula del éxito de los Virtua Tennis, no os preocupéis, que no nos olvidamos de vosotros. Esta saga se basa en una jugabilidad accesible e intuitiva, aunque mucho más profunda de lo que aparenta en un principio. El control se limita a tres botones: golpe plano, golpe cortado y globo. La clave para golpear una bola cómo y hacia donde queramos consiste en pulsar el botón con la antelación suficiente, combinándolo con la dirección que indicaremos mediante el joystick analógico. Aunque quizás al principio haya usuarios que no “cojan los tempos” para devolver pelotas como quieren, en poco tiempo resulta muy fácil acostumbrarse y empezar a disfrutar del juego, si bien es cierto que realizar los golpes más complejos y precisos requerirá de más horas de juego en las que ir cogiendo experiencia.

También se mantiene el nuevo “supergolpe” introducido en el último VT4; la mecánica para poder utilizarlo será la misma: en función del estilo de juego que tenga asociado nuestro tenista (ejemplo: buen servicio), se irá rellenando una barra cuando vayamos ejecutando golpes propios de ese estilo (ejemplo: realizando saques fuertes y/o bien dirigidos). Cuando esté completa, podremos realizar un supergolpe (pulsando el botón correspondiente), siendo éste muy difícil de devolver –aunque no imposible- y si lo usamos con habilidad prácticamente nos garantizará el punto. Los servicios siguen funcionando con la barra de fuerza habitual, la cual dispone de un tempo propio para cada jugador. Para realizar un servicio hay que pulsar dos veces: una para iniciar el movimiento y otra para fijar la fuerza deseada, a la par que indicamos la dirección con el joystick analógico.

 

Dando la vuelta al mundo para triunfar

Entrando a analizar el juego en sí, empezamos por el modo estrella de Virtua Tennis 4: el modo World Tour. En él, crearemos un tenista mediante un editor, que en el caso de Vita permite incluso añadirle nuestro rostro gracias a la cámara frontal de la consola, y nos lanzaremos a la aventura a lo largo de 4 temporadas distintas. Cada una de ellas finalizará con uno de los 4 Grand Slams (Open de Australia, Wimbledeon, Roland Garros y Open de EE.UU.), aunque de manera “ficticia”, pues el juego no dispone de licencias oficiales de ningún torneo. En cada temporada nos iremos desplazando por un tablero con distintas casillas, que se corresponderán con partidos amistosos, torneos de menor y mayor prestigio, mini-juegos (como jugar al póker o recoger pollitos, entre otros) que nos servirán de entrenamiento, o distintos eventos que servirán para incrementar nuestro número de estrellas. Y es que ese es nuestro objetivo más importante en este modo: aumentar el número de estrellas para llevar a nuestro jugador a lo más alto del ranking mundial. Además de cayendo en las mencionados eventos publicitarios (que podrán ser encuentros con los fans, actos de donativos, etc.), ganaremos estrellas participando en distintos torneos, y recibiremos más o menos cantidad en función de nuestra actuación.

Un matiz importante es que no podremos elegir directamente a qué casillas queremos ir. Nuestro manáger nos irá entregando aleatoriamente una serie de tickets con el número de posiciones que podemos avanzar (1,2,3 o 4 casillas). Habrá que planificiar bien nuestra ruta en función de nuestras preferencias, pues habrá varios caminos disponibles a elegir y tampoco podremos llegar tarde a nuestro destino. Así, podremos centrarnos en las casillas de los mini-juegos que mejorarán las habilidades de nuestro tenista, dedicarnos a ganar estrellas jugando partidos y en eventos promocionales, o buscar el equilibrio entre ambas opciones. Eso sí, habrá que estar siempre atentos a la barra de condición física de nuestro tenista, la cual se irá vaciando con cada actividad realizada. No podremos disputar torneos si no estamos en condiciones óptimas, así que habrá que planificar nuestros movimientos y caer en las casillas de los hoteles para poder descansar o hacer uno de un ticket masaje, el cual podremos adquirir en las casillas de tiendas que también iremos encontrando. En ellas también venderán otros tickets de desplazamiento específicos y serán el lugar en el que contratar los servicios de un mánager que aumentará el número de estrellas que ganamos en cada acto. A medida que vayamos avanzando en el juego, iremos desboloqueando complementos de ropa y nuevas raquetas con las que personalizar a nuestro tenista, con algunas sorpresas que preferimos nos desvelaros para que descubráis por vosotros mismos.

El resto de modos de juego incluyen el clásico modo arcade de las recreativas, donde deberemos disputar 4 (+1) partidos en los que se puntuará nuestra actuación; un modo exhibición para poder disputar partidos tanto de individuales como de dobles y en el que podrán participar hasta 4 jugadores; en el modo mini-juegos tendremos acceso a los mismos que aparecen en el modo World Tour para jugarlos siempre que queramos (a los que se ha añadido uno de bolos respecto a la versión de consolas domésticas); y el modo online, sin duda uno de los grandes atractivos del juego, el cual nos permitirá disputar partidos individuales tanto contra amigos en partidos a medida como contra cualquier usuario del mundo. Acertadamente, el sistema intentará priorizar para intentar encontrar un rival con un “ranking online” similar al nuestro, el cuál irá subiendo con la experiencia de nuestros partidos en línea. Se han añadido también novedades específicas para esta versión de PS Vita, las cuales repasamos a continuación.

 

Novedades que sacan partido a los recursos de PS Vita

Tal y como habíamos adelantado al inicio del análisis, esta edición World Tour incorpora como novedades respecto a la versión de PS3 y Xbox 360 nuevo contenido en forma de más mini-juegos y funciones especialmente diseñadas para PS Vita. Además de la función que permite hacernos una foto y poder crear un tenista personalizado con nuestra cara digitalizada, el título incorpora una aplicación de realidad aumentada que permite realizar fotografías añadiendo un modelo virtual de nuestro tenista preferido. Podremos elegir entre varias animaciones, ajustes de tamaño y posición, y efectos para sacar una foto a nuestro gusto, la cual podremos exportar a la carpeta de imágenes de la consola y utilizar, por ejemplo, como fondo de pantalla.

En cuanto a los mini-juegos en sí, encontramos tres añadidos cuanto menos curiosos. El primero consiste en un modo en el que disputaremos partidos con una vista en primera persona. Solo veremos la raqueta de nuestro jugador y podremos mover la consola “en el aire” para observar distintas partes del entorno. Funciona bastante bien y no resulta complicado adaptarse, aunque cualquiera de las tres perspectivas disponibles en el resto de modos de juego son mucho más jugables. El segundo es un mini-juego llamado “Rock the Boat“, en el que deberemos golpear una serie de dianas que irán apareciendo en distintas posiciones de un barco, para lo cuál no solo habrá que dirigir los golpes con precisión sino que tendremos que “inclinar el barco” haciendo uso del giroscopio de la consola. Verdaderamente divertido y todo un acierto por parte de Sega el aprovechar las características de PS Vita con este mini-juego. Por último, encontraremos otro en el que dos personas podrán disputar un partido en una única consola, haciendo uso únicamente de los controles táctiles. Mediante la vista de un plano cenital, cada jugador se reparte media pantalla táctil de PS Vita y deberá devolver las pelotas de su adversario lo mejor que pueda. Aunque curioso, solo sirve para “hacer la gracia” cuando le enseñas la consola a un amigo y poco más.

Aunque sí es cierto que podían haberse añadido otro tipo de nuevos contenidos al juego bastante más necesarios y demandados por los fans (como ampliar al plantel de tenistas disponibles o los partidos de dobles online), se agradece que por lo menos Sega haya pensado en aportar algo específicamente creado para PS Vita y sus capacidades técnicas. Sin duda la intención es buena, pero hubiera sido genial ver más mini-juegos diseñados para la portátil (como el del barco) o ampliar el contenido respecto a la versión PS3/360 de manera sustancial. Con ello, esta edición World Tour  hubiera llegado sin duda al excelente.

 

Conclusiones

Virtua Tennis 4 Edición World Tour es una versión de bolsillo de su versión para consolas domésticas. ¿Es eso algo malo? Para nada, pues estamos hablando de un juego muy entretenido, con un nivel visual espectacular para una consola portátil (muy cerca del nivel de PS3) y que mantiene intacto lo que más gusta a los seguidores de la saga: su intuitivo pero profundo control arcade, el cual ha logrado adaptarse perfectamente a los mandos de PS Vita. Un juego ideal tanto para partidas rápidas como para sesiones de juego largas, que con sus varios modos de juego offline y online conseguirá mantenernos enganchados durante mucho tiempo y amenizar los ratos muertos o de espera siempre que tengamos nuestra Vita a mano.

A favor:

  • Espectacular a nivel gráfico: luce casi tan bien como en las sobremesa, lo que impresiona en una portátil
  • Ideal tanto para partidas rápidas como para profundizar en el modo World Tour
  • Nuevos mini-juegos y funciones que aprovechan las capacidades técnicas de PS Vita
  • El juego online es realmente adictivo
  • Poder encontrarlo a mitad de precio (por unos 20 €) 

En contra:

  • Podían haberse añadido más novedades respecto a la versión de sobremesa para justificar su compra
  • El plantel de tenistas se antoja corto, especialmente en el bando femenino
  • Que habrá gente que se lo pierda por verlo como un VT4 portátil y poco más

 

[Nota]


{youtube}XOiwqQIuYOQ|560|315{/youtube}