Black Blood Brothers.

En los últimos años se han puesto de moda las historias de vampiros. Colmillos, sangre y amores imposibles son los alicientes de estas historias en las que, a pesar de lo que se puede prever, se ven pocos mordiscos de por medio.

No obstante, el tema de los no muertos también es muy recurrente en el manganime, el cual sabe explotar mucho mejor los elementos visuales que este tipo de tramas suelen propiciar. Así obtenemos historias tan originales y entretenidas como la que veremos en este análisis. Una obra escrita por Kōhei Azano e ilustrada porYuuya Kusaka que, a pesar de su calidad, no es muy conocida por los otakus: Black Blood Brothers.

HISTORIA

Un vampiro llamado Rey Kowloon apareció en Hong Kong en una época en la que los vampiros intentaban convivir en paz con los humanos. Sin embargo, el Rey Kowloon comenzó a convertir a todos aquellos a los que mordía en Niños Kowloons, una especie de vampiros especialmente violentos y que carecían de cualquier rasgo o recuerdo de su anterior vida. Por ello, los humanos y vampiros que querían detener al Rey Kowloon unieron fuerzas en la que fue conocida como la Guerra Santa de Hong Kong. Sin embargo, y a pesar de las bajas habidas en ambos bandos, nadie era capaz de detener al Rey Kowloon. Cuando todo parecía perdido, un guerrero Sangre Antigua llamado Jirou Mochizuki decide unirse al bando de los humanos para intentar contrarrestar las fuerzas del Rey Kowloon. Tras mucho esfuerzo, Jirou–a quien apodan “Espada Plateada”– consigue vencer al Rey, poniendo fin al conflicto.

Diez años después de la Guerra Santa, y tras el fracaso de Hong Kong, un grupo de humanos y vampiros Sangre Negra –de linajes antiguos- decide realizar de nuevo el proyecto de convivencia pacífica, esta vez en Japón, en un área protegida por una barrera defensiva y conocida como “Zona Especial”. Confiado de que esta vez la historia no se repetirá, Jirou Mochizuki decide ir a vivir a esta región con su hermano pequeño, Kotaro Mochizuki, un niño increíblemente extrovertido y pillo. Nada más llegar a su destino  conocen a Mimiko Katsuragi, una mediadora entre vampiros y humanos que vela por la seguridad de ambas razas, quien se encargará de guiar a los hermanos Mochizuki en esa nueva zona de Japón. No obstante, Espada de Plata acabará formando parte en una batalla que había estado gestándose durante los diez años que él había permanecido oculto con su hermano tras el incidente de Hong Kong. Una nueva guerra que enfrentará a humanos y vampiros, y que revivirá el doloroso pasado de Jirou.

Black Blood Brothers se concibió como una novela ligera escrita por Kouhei Azano e ilustrada porYuuya Kusaka. Los once volúmenes en los que se recopiló posteriormente la obra fueron publicados por la editorial Fujimi Shobō,y aparecieron en el mercado desde el 16 de julio de 2004 al 20 de mayo de 2009. Además, un conjunto de seis volúmenes cierra la historia con un conjunto de historias cortas relacionadas con la historia original.

Este conjunto de novelas ligeras no han sido compradas por ninguna editorial española, por lo que no es posible adquirir la historia original en castellano.

ANIME

El éxito que tuvo en Japón la obra hizo que diversas productoras quisiesen llevarlo a la televisión. Tras unos meses de negociación, finalmente la adaptación de la historia originalBlack Blood Brothers al anime fue realizada conjuntamente por los estudios Group TAC yStudio Live en un proyecto dirigido por Hiroaki Yoshikawa.

La emisión de los 12 capítulos de que consta la versión televisiva tuvo lugar entre septiembre y noviembre de 2006, siendo emitida por los canales KIDS STATION yTokyo MX TV.

Como con todo anime realizado antes de que la historia original –manga- concluya, la versión animada de Black Blood Brothers –o como se la conoce comúnmente, BBB– posee diversas diferencias con respecto a la obra deKouhei Azano y Yuuya Kusaka. No obstante, uno de los principales puntos fuertes de este anime lo constituye no sólo la historia, sino la banda sonora que la acompaña desde el primer capítulo al último. Un ejemplo de ello es el opening, Ashita no Kioku, interpretado por Naozumi Takahashi.

 

El anime fue emitido en España entre finales de 2007 y principios de 2008 por el canal de pagoBuzz, por lo que es posible encontrar la versión en castellano del anime.

CONCLUSIÓN

Black Blood Brothers es una obra con una trama que podríamos considerar “de las de antaño”, pero con un diseño de personajes muy moderno y actual. La trepidante acción que comienza desde el primer minuto del primer capítulo –primera hoja de la novela gráfica- es completamente adictiva, tanto que no te permitirá dejar de ver la serie hasta que haya concluido. Además, la música –con unos ritmos muy acertados para este tipo de historias- hace una perfecta combinación con el despliegue de efectos visuales y de animación que se observan en este anime. Y, como no podía ser de otra manera, los mordiscos y chorros de sangre corren por cuenta de la casa, haciendo la historia más próxima a la concepción preestablecida que tenemos de los vampiros y del mundo en el que se mueven.

Más personalmente, debo admitir que cuando vi esta serie no esperaba tanto de ella. Simplemente el opening me hizo sentir que estaba a punto de ver algo interesante y que me iba a gustar. Y no me equivocaba. Para una enamorada de la mitología y de la temática vampírica, ver este anime ha supuesto volver a confiar en un tipo de historias que han sido bastante maltratadas por los autores actuales, los cuales eliminan el encanto natural que el gore ofrece a estas historias en pro de una insana falta de carácter “asesino” y personalidad de los protagonistas no muertos. Sin embargo, tampoco puedo obviar que toda buena historia de este arquetipo contiene siempre un toque romántico y melancólico, algo con lo que cumple Black Blood Brothers.

En resumidas cuentas, Black Blood Brothers es una historia altamente recomendable para todo tipo de públicos, e imprescindible para todos los amantes de las historias de vampiros. Una historia clásica con una pequeña variante que te atrapará desde el primer momento.