La lectura puede ser algo bastante tedioso para la mayoría de las personas, pero a la protagonista de esta historia le resulta todo lo contrario. Pasa de odiar leer a amarlo y eso sólo ocurre cuanto tuvo la posibilidad de leer un gran libro que cambió su vida. La serie de la que trata este manganálisis es bastante antigua, pero no por ello se debe dejar en el olvido. Esta obra es nada más y nada menos que Fushigi Yūgi: el juego misterioso.

Historia

Miaka Yuki es una joven divertida, jovial, muy glotona, sentimental y malísima estudiante que está intentando por todos los medios entrar en un prestigioso instituto a través de los diferentes exámenes de acceso. Un día, su gran amiga de la infancia llamada Yui le pide que si la puede acompañar a la biblioteca a por un libro que necesita y Miaka acepta encantada. Una vez allí, la protagonista decide comprarse una bebida en una máquina expendedora y, al caérsele una de las monedas, vislumbra un reluciente pájaro rojo que se dirige a una sala escondida, como si intentara guiarla. Intrigada, la chica sigue el camino marcado hasta que Yui la sorprende. Al final, las dos chicas acceden a una parte prohibida de la biblioteca en la que hay un libro tirado en el suelo titulado El Universo de los Cuatro Dioses. El libro está escrito en chino y Yui, que sabe leerlo, comienza a traducírselo a Miaka. Al instante una fuerte luz roja emana del libro y las dos muchachas son absorbidas dentro de él.

Desconcertadas, miran a su alrededor y ven que están en una especie de camino escarpado, nada que ver con la oscura sala en la que se encontraban antes. En ese momento, unos maleantes las intentan atracar, pero son salvadas por un muchacho que tiene en su frente el signo de “demonio”. Cuando se van a presentar y agradecerle al chico su ayuda, la luz roja vuelve y Yui regresa a la biblioteca, pero Miaka se ha quedado dentro del libro. Así, la muchacha comienza su periplo por El Universo de los Cuatro Dioses mientras que su amiga es la que lee todo lo que le ocurre.

 

Dentro del libro, Miaka intenta por todos los medios pegarse a Tamahome, el chico que la ha salvado al principio de su aventura. Aunque él dice que prefiere estar solo, al final termina protegiéndola, porque la muchacha es tan inquieta que se mete en todos los líos habidos y por haber. Así, acaban encerrados en las celdas del palacio real al intentar robar el tesoro de su majestad. Cuando logran escapar se encuentran con un muchacho tremendamente guapo y simpático llamado Hotohori quien resultar ser el emperador de Hōkkan, la región en la que Miaka se encuentra dentro de la obra. El emperador le cuenta la profecía de que algún día una muchacha llegaría de un lugar lejano para convertirse en la sacerdotisa del dios Suzaku para invocarlo y pedirle tres deseos. De esta manera, Hotori nombra a Miaka la sacerdotisa de Suzaku, dotándola de todo tipo de privilegios reales. Además, para poder invocar al dios, deberá encontrar a las siete estrellas de Suzaku, por lo que deberá embarcarse en un peligroso viaje.

Asustada, quiere marcharse de allí y cuando consigue volver al mundo real observa que su querida amiga Yui no está. Al buscarla por toda la biblioteca se da por vencida y regresa a casa, creyendo que su amiga habría vuelto a la suya, pero no es así. Por otra parte, tampoco puede olvidarse de Tamahome, de quien se ha enamorado locamente. Una vez decide su destino, Miaka vuelve al Universo de los Cuatro Dioses para ser la sacerdotisa de Suzaku, ayudar al pueblo de Hōkkan y reencontrarse con Tamahome. Lo que no sabe es lo que le esperará a su vuelta.

Fushigi Yūgi: el juego misterioso es obra de la mangaka Yuu Watase que comenzó a publicarse en 1992 en la revista Shōjo Comic propiedad de la editorial Shōgakukan. Cuatro años después y tras dieciocho tomos, el manga acabó el 26 de julio. La historia principal termina en el tomo número trece, los cinco siguientes tratan de los sucesos acontecidos tras el final de la primera parte.

En 1998 apareció una novela ligera de trece volúmenes en la que Megumi Nishizaki creó la historia situada al final del manga y la propia Yuu Watase se encargó de las diferentes ilustraciones que completaban cada tomo.

En España, la serie fue publicada por la editorial Glénat a un precio de 7’50€ cada tomo. En Cataluña, la editorial también publicó la edición integral de la serie que contaba con páginas a color, muchos extras y editada en catalán. Actualmente, Editorial de Tebeos –EDT- ha anunciado que el próximo mes la edición integral se publicará también en castellano.

Anime

El éxito de la obra y el alto número de tomos vendidos, consiguieron que la versión animada de Fushigi Yūgi: el juego misterioso viera la luz en las televisiones japonesas al tercer año de vida del manga. El director de este proyecto fue Hajime Kamegaki y estuvo producida y editada por el conocido estudio Pierrot. El anime consta de cincuenta y dos capítulos que abarcan los trece primeros tomos del manga. La serie finalizó el 28 de marzo de 1996.

La historia del anime es igual que la del manga, pero con claras diferencias que se hacen notables a medida que avanza la trama. Pequeños cambios que no afectan al desarrollo de la historia y que dan diferentes puntos de vista que el manga no cuenta y que viene bien para seguir el desarrollo de los personajes principales.

Al acabar el anime, aparecieron diferentes OVA’s. La primera de ellas consta de tres episodios; la segunda, seis. Estas dos OVA’s cuentan lo ocurrido tras el final de la historia principal –del tomo catorce al dieciocho del manga-, pero con notables diferencias respecto a lo que se cuenta en el manga escrito por la autora. La tercera y última OVA llamada Fushigi Yūgi: Eikoden está dividida en tres capítulos y relata los hechos escritos en la novela. También aparecieron tres OMAKE’s –historias cortas de tinte humorístico- que hicieron las delicias de los fans.

En nuestro país, la serie fue licenciada y comercializada por Jonu Media, que lanzó diferentes ediciones en DVD: la más simple es la que se compone de 9 DVD’s a un precio de 18€ cada uno –a excepción del noveno volumen que al ser doble cuesta 25€-; la siguiente versión es la Fushigi Yūgi: Deluxe Edition dividida en dos packs, cada una con una temporada y a un precio de 49,95€ cada uno; por último está la Fushigi Yūgi: Ultimate Edition que es la más completa de todas y que incluye muchos extras –pósters, láminas, etc.-. Esta última edición está a un precio de 69,95€. El único problema es que actualmente es tremendamente complicado conseguir cualquiera de estas ediciones.

Por otro lado, las OVA’s también fueron dobladas al castellano y comercializadas en diferentes versiones: las OVA’s en DVD’s individuales se encuentran a 18€ cada uno y luego está la Fushigi Yūgi: las OVA’s-Deluxe Edition. En esta edición se encuentran todas las OVA’s en cuatro DVD’s a un precio de 39,95€.

Conclusión

Fushigi Yūgi: el juego misterioso es una serie tremendamente divertida y que engancha de principio a fin incluso con los muchísimos tintes románticos que a veces raya lo ridículo que vienen de la mano de Miaka y Tamahome. El éxito de esta obra es, sin duda, los secundarios que tienen unos puntos divertidísimos y que le dan fluidez y frescor a la historia. Cabe destacar el genial doblaje al castellano que se hizo y es digno de admirar. En definitiva, un gran shōjo con grandísimos personajes que merece que se le dé una oportunidad pese a los años que tiene. Ahora que se va a editar en castellano su edición integral no hay excusa que valga para no hacerse con ella. Segurísimo que no defrauda.