El golf es un deporte elitista, el cual requiere un desembolso importante para hacerse con un buen equipo y alquilar un campo para jugar, algo que sin lugar a dudas no está al alcance de todos.

De gran fama en Japón, el golf es practicado por muchos trabajadores para cerrar negocios, entablar relaciones laborales o simplemente soltar un poco de estrés de la vida cotidiana. Ese gran nicho de mercado no pasa desapercibido para las desarrolladoras japonesas, y mucho menos para Clap Hanz Limited, estudio encargado de la saga Everybody’s Golf para las consolas Sony, y que tras la ausencia de su competidor más directo, Mario Golf, marca una hegemonía aplastante a base de excelentes títulos en el género de los juegos de golf arcade.

Para el lanzamiento de PlayStation Vita, uno de los juegos estrella de la compañía nipona fue Everybody’s Golf -Minna no Golf 6 en Japón- el cual vuelve a mostrarnos una vez más, tal y como veremos a lo largo de este análisis, que sigue en plena forma para hacernos pasar divertidos y relajantes momentos.

 

 Un pequeño repaso a las reglas más básicas

Si no estamos familiarizados con el golf, hay un par de detalles que tendremos que aprender para sacarle el mayor partido al juego.

En primer lugar, todos los campos disponen de 18 hoyos, cada uno de ellos con un número de golpes diferentes según sus dimensiones. De esta forma, si un hoyo está pensado para que se logre en 3 golpes y lo superamos con dicha cantidad, habremos conseguido hacer un  par. Si por el contrario éste se nos ha dado mal, cada golpe que hayamos dado de más será sumado en nuestra tabla de puntuación, por lo que si nuestro par era de 3 y lo hemos completado en 4 golpes, tendremos un +1 en ese hoyo. De forma contraria ocurre si hemos sido diestros y hemos hecho el recorrido con menos golpes, logrando números negativos dictaminados por la cantidad de golpes que consigamos ahorrar. Al final de los 18 hoyos se hace una media con los golpes realizados, y ganará el que tenga la puntuación más baja.

Entrando ahora en las penalizaciones, a lo largo de un campo de golf habrá zonas en las que se declarará que la pelota no puede ser jugada, como puede ser que ésta salga de los límites del campo o que aterrice en una zona profunda de agua. Si eso ocurre, el golfista recibirá un golpe de penalización como falta, además de tener que repetir el golpe realizado, lo cual hará que se sumen dos golpes más a su casillero y le situará en una difícil situación de cara a llevarse el campeonato.

Ahora que ya sabemos algunas de las reglas más básicas del golf, ya estamos preparados para disfrutar de Everybody’s Golf.

 

Entrando de lleno en el mundo de Everybody’s Golf

En esta entrega para PlayStation Vita, la gente de Clap Hanz ha seguido manteniendo la fórmula que tan buen resultado les ha dado en entregas anteriores, como los diferentes modos de juego para un jugador, las opciones multijugador, los extras desbloqueables y las opciones de customización de nuestros personajes.

En primer lugar, en las opciones para un jugador tendremos los modos Desafio, en el cual tendremos diferentes retos que superar para seguir avanzando; el modo Stroke, en el que podremos jugar a todos los campos que hayamos desbloqueado; y finalmente el modo Práctica, un modo idéntico al Stroke en el que podremos mejorar nuestra técnica en los diferentes campos, pudiendo repetir golpes y realizar cambios de  personaje sobre la marcha.

Podríamos decir claramente que la esencia del juego para un jugador se encuentra en el modo Desafío, el cual como ya hemos relatado previamente, nos otorgará diferentes retos que cumplir. Estos se englobarán en diferentes modos de dificultad con 6 retos distintos cada uno, siendo 4 de ellos de 9 hoyos, 1 de 18 y un último en el que tendremos que enfrentarnos a un personaje manejado por la IA del juego.

Nuestra misión en los desafíos normales es hacer menos golpes que el resto de participantes, hecho que nos otorgará una estrella de torneo. Algunos de ellos, tal y como va siendo usual en la saga, dispondrán de una serie de normas, tales como campos con hoyos grandes o pequeños, imposibilidad de realizar efectos, e incluso penalizaciones si tardamos en realizar nuestro golpe. Muchos de ellos nos pondrán a prueba de diferentes maneras y nos harán contrarrestar estos hándicaps a base de dar lo mejor de nosotros mismos en el campo.

Una novedad en la saga y que aporta motivación al jugador para rejugar este modo son las coronas, que podrán ser conseguidas superando un desafío realizando algún tipo de acción especial, como obtener un determinado número de puntos de juego o no bajar del par en ningún hoyo. Esto nos indicará con una corona que hemos hecho el desafío de forma perfecta, lo cual nos proporcionará una nueva recompensa como disfraces para nuestro personaje o nuevo material deportivo.

Una vez tengamos suficientes estrellas de torneo podremos desbloquear el desafío con el personaje perteneciente al modo en el que nos encontremos. Este desafío será un tanto especial, ya que a diferencia del resto, en el que ganaba el que menos golpes había hecho en la suma de todos los hoyos, en éste tendremos que enfrentarnos a nuestro rival de forma independiente en cada uno de ellos, ganando el personaje que más hoyos haya ganado.

Al derrotar a nuestro rival desbloquearemos nuevos desafíos y podremos seleccionarle como personaje jugable, siempre y cuando lo compremos con puntos de juego en la opción tienda.

 

Suerte y precisión se dan la mano en la jugabilidad

Cualquier persona que desconozca las raíces jugables de los juegos de golf arcade pensará que basta con golpear la pelota en la dirección a la que queremos enviarla. En esencia es así, aunque para realizarlo correctamente tendremos una serie de factores que jugarán un papel fundamental a la hora de realizar un buen golpe.

En primer lugar disponemos de los factores climatológicos, teniendo el viento y la lluvia como nuestros peores enemigos. El factor viento vendrá delimitado por una pequeña flecha representada en la esquina superior derecha de la pantalla, la cual marcará la dirección en la que éste sopla pero no la fuerza en la que lo hace. Para ello tendremos que observar con cuidado el movimiento de las ramas de los árboles o el polvo que se levanta en el campo, y con ello hacernos una idea de su fuerza. Para contrarrestar la desviación que este fenómeno va a causar en nuestro golpeo podremos hacerlo o bien aplicando efecto a la pelota o a través de corregir la dirección de nuestro golpeo, teniendo que hacerlo en ambos casos de forma contraria a la que sople el viento. Si por el contrario el viento nos viene de cara tendremos que aplicarle una mayor potencia a nuestro golpeo para contrarrestar su frenada, haciendo todo lo contrario si el viento nos es favorable.

En cuanto a la lluvia, esta hará que la pelota resbale más o menos a la hora de deslizarse sobre la hierba, por lo que tendremos que comprobar el estado del campo y realizar golpes con más o menos fuerza dependiendo de cómo esté. Ambas condiciones meteorológicas serán aleatorias en cada hoyo que juguemos, por lo que no habrá un patrón aplicable en cada uno de ellos.

También dispondremos, como es normal, del factor campo para calcular nuestro golpe, ya que en muchos de los hoyos habrán desniveles, obstáculos, bunkers de tierra o pequeños estanques que nos harán realmente complicado alcanzar zonas bien posicionadas. También influirá el tamaño de la hierba a la hora de efectuar nuestro golpeo, pudiendo hacerlo de una forma mucho más fuerte y precisa si lo hacemos desde la pista que si nos hemos salido de ella, ya que allí dispondremos de hierbas altas y medio-altas que harán nuestros golpes mucho más imprecisos. Por suerte, cuando nos veamos en las peores condiciones dispondremos de un número limitado de golpes fuertes, dotando al golpeo de una mayor potencia, pero tendiendo que hacer uso de ellos de forma muy táctica debido a su escaso número.

Para poder efectuar un recorrido por el campo y observar los hándicaps que éste dispone, Everybody’s Golf dispone de un gran surtido de cámaras que nos permitirán desplazarnos por todos los lugares del campo y hacer zoom en los lugares más críticos. Además, podremos ver con una bandera marcada en el mapa donde debería caer nuestra pelota –de forma aproximada- si hacemos un golpe perfecto y logramos corregir todos los factores adversos descritos anteriormente, hecho que nos ayuda mucho a poder calcular la mejor estrategia con la que llegar al Green.

Habiendo hecho ya el cálculo para realizar el mejor golpe solo nos quedará efectuarlo, transformándose el momento de su ejecución en el punto más crítico de todo el juego. Para ello dispondremos en esta entrega de Everybody’s Golf de 5 tipos de forma de golpear la pelota, de las cuales dispondremos tan solo de dos de ellas al comenzar juego, teniendo que desbloquear y adquirir en la tienda las tres restantes.

Cada una de ellas tendrá una forma diferente de realizar la acción, pero todas dispondrán de un medidor de potencia y precisión que tendremos que nos obligará a pulsar el botón de golpeo en el momento justo, ya que de lo contrario nuestro golpe se desviará de su ruta de forma proporcional a nuestra imprecisión. De esta forma, es considerado un buen golpe cuando detengamos la barra de precisión en el lugar delimitado como óptimo, siendo ésta más o menos grande dependiendo de las características de nuestro personaje, de su equipo de golf o de la superficie de golpeo. Si hemos fracasado en la potencia del golpe, podremos corregirla ligeramente dándole más fuerza o menos a través de los botones triángulo y cuadrado, hecho que nos ayudará a ajustar muchos golpes.

Este es el pilar máximo en la jugabilidad de Everybody’s Golf, ya que por mucho tiempo que gastemos investigando el campo o en estudiar la mejor forma de contrarrestar las condiciones meteorológicas al final la precisión y la suerte tendrán que ser aliadas en el campo de golf, algo que no siempre sucede y que puede llevar al traste una partida de una hora de duración por bacilar un segundo. Además, se da el caso que en esta nueva entrega portátil se ha incrementado el nivel de dificultad de la saga, haciéndose mucho más duro los recorridos y acentuando todavía más este punto.

 

La tensión del Green

El momento cumbre que mide el éxito o el fracaso en el golf es sin duda el Green, ya que es donde tenemos que ser más precisos y meticulosos para poder meter la pelota en el hoyo. Allí es donde el juego varía, ya que a partir de ese momento el campo se divide en una infinidad de cuadrículas que nos mostrarán a través de marcas móviles el nivel de pendiente o de inclinación de la zona. A través de la velocidad del movimiento de las marcas podemos ver el grado de desnivel, gracias al cual podemos hacernos una idea de la fuerza y de la trayectoria necesaria para lograr hacer hoyo. También nos dará pequeñas instrucciones nuestro caddy sobre cómo está el terreno de juego, aunque es algo que no pasa de anecdótico.

Sin duda llegar a dominar el Green en Everybody’s Golf lo es todo, ya que es donde menos margen de error vamos a poder cometer y donde se forma la delgada línea entre realizar un Berdie(-1) o un Boogie(+1). Por suerte, la curva de dificultad en el Green está muy bien implementada, haciéndose paulatinamente más difícil con cada campo, algo que consigue hacer aclimatar cómodamente al jugador a la mecánica del juego.

 

El modo tienda se reduce con la crisis

Una de las opciones que desgraciadamente flojean respecto a las entregas pasadas de PSP es el modo tienda. Con más de 300 objetos distintos, Everybody’s Golf Portable 2 se erigía como toda una caja de sorpresas y disfrute para los amantes de desbloquear objetos, ofreciendo largas horas de juego de forma garantizada. En Everybody’s Golf para PlayStation Vita se ha reducido mucho el número de ellos, llegando incluso a realizar planteamientos que no gustarán mucho a los jugadores.

En primer lugar, el título ha dejado de disponer de complementos para los personajes, dejando tan solo una serie de nuevos trajes y disfraces desbloqueables, además de poder cambiar el color de las prendas y pelo. Atrás quedan las combinaciones de ropas y complementos de entregas anteriores, y lo que es peor, sus influencias en las características en nuestro personaje. En esta edición, lo único que hará variar las características de efecto, fuerza, impacto o control de los personajes serán los palos o las pelotas de golf.

En cuanto al resto de características desbloqueables, en el modo tienda podremos obtener además músicas, campos de golf, ampliaciones de armario para nuevos trajes, diseños conceptuales, atuendos para el personaje de sala del modo online, nuevos personajes jugables y la videocámara, con la cual podremos guardar nuestros mejores hoyos y volverlos a ver desde el menú opciones.

Además, en la tienda podremos desbloquear a los diez personajes de los que consta el juego, comenzando en un principio con dos de ellos de nivel principiante, y desbloqueando el resto de ellos al derrotarles en el campo. Cada uno de ellos dispondrá de diferentes características, habilidades y handicaps, y como es normal en la saga, tendremos que hacerles subir de nivel a base de jugar con ellos para que mejoren sus características jugables.

Para poder comprar cualquier objeto en la tienda deberemos disponer de puntos de juego quetendremos que obtener a lo largo de cada partida. El número de puntos que vayamos obteniendo dependerá de lo bien que juguemos, por lo que si obtenemos un buen registro de golpes o hacemos tiros espectaculares iremos sumando puntos de forma rápida, mientras que si caemos en búnkers o fuera de la pista estos irán disminuyendo.

 

El modo Online

Everybody’s Golf ofrece dos posibles modos de juego Online para los amantes del juego en línea que van desde las salas donde enfrentarnos a otros jugadores o el torneo diario, una opción en la que tendremos que realizar 18 hoyos de un campo de la mejor forma posible para ir ascendiendo en una clasificación mundial que se irá actualizando día a día.

Representándonos en el modo Online tendremos a nuestro personaje de sala, un pequeño muñeco que podremos customizar a través de las diferentes partes del cuerpo que vayamos desbloqueando mediante puntos de juego. Dentro de este modo de juego también podremos editar nuestra privacidad, pudiendo hacer públicos datos como nuestra edad, país o sexo. Generalmente el modo Online funciona bastante fluido y adolece de desconexiones a lo largo de la partida, teniendo el único problema en el escaso número de jugadores que disfrutan de él, lo cual hace en ocasiones complicado encontrar partida en la red.

De forma indudable, el modo Online es el lugar donde los jugadores más exigentes podrán encontrar a rivales más duros que la ya de por sí exigente IA del juego, con verdaderos cracks que logran -20 golpes en su casillero.

 

Conclusiones finales

Clap Hanz Limited  continua apuntando éxitos en su casillero particular con Everybody’s Golf , un juego excelente que dispone de una jugabilidad todavía más exigente que entregas anteriores y que garantizarán al jugador grandes horas de juego.

Los recorridos de los campos están muy bien trazados y los gráficos son más que correctos, ofreciendo una relajante pero adictiva experiencia de juego. Además, el añadido de las coronas en los desafíos incrementa el reto que ofrece esta nueva edición al jugador, siendo muchos de ellos realmente difíciles.

Por el contrario, el juego dispone de muchos menos extras desbloqueables que pasadas entregas, palideciendo en este aspecto si lo comparamos con el excelso Everybody’s Golf Portable 2, hecho importante que si bien no lastra la jugabilidad, sí que mutila sensiblemente la customización de nuestro personaje para poder adaptarlo a nuestras características como jugador.

En definitiva y como comentario final, Clap Hanz Limited casi logra un “hole in one” con este magnífico juego, aunque al final este se haya quedado en un fabuloso Eagle.

{youtube}AkPnYR1tNTM|560|430{/youtube}

A favor:

  • El añadido de las coronas como reto para el jugador
  • Se ha incrementado la dificultad del juego de forma adecuada
  • La gran experiencia jugable que ofrece el juego

 

En contra:

  • El número de items ha decaído respecto a versiones anteriores

[Nota]