Bienvenido a Silent Hill, revive una y otra vez tus peores pesadillas, enfréntate a tus miedos si quieres salir de la niebla y escapar de la dimensión oscura. Regresa a la colina silenciosa, pues Silent Hill: Downpour resurge de entre las cenizas de la saga como uno de sus mejores títulos.

Para muchos seguidores de Silent Hill los juegos anteriores han tenido una decadencia progresiva, hasta el punto de llegar a temer lo peor para esta nueva entrega. Pero Silent Hill: Downpour es un regreso hacia aquello que hizo mítico al juego. La densa niebla  que cubre todo el pueblo mientras tratas de atravesarlo y te impide ver de donde procede el inquietante sonido de unos pasos que se aproximan, los delirios entre dimensiones que te trasladan de la aparente cordura a la locura más inquietante y los enrevesados puzzles que te harán sacar  lo mejor de tu ingenio para resolverlos. Silent Hill: Downpour ya está aquí.

Murphy Pendleton, preso RS 273A

Nuestro protagonista en este titulo de la saga será  Murphy Pendleton, un preso de la penitenciaria de Ayall, que no sospecha la pesadilla que está a punto de comenzar ese mismo día, en su traslado a la prisión de máxima seguridad de Wayside. Aparentemente Murphy tiene una actitud tranquila, un porte triste y alicaído –quien no en esa situación- , tanto es así que parece que no encaja entre esas paredes, pues los guardias lo describen como un preso violento y peligroso. ¿Pero que historia oculta detrás de este porte? Eso es lo que el jugador irá descubriendo a lo largo de esta desquiciante historia.

 

Un traslado muy accidentado

La historia de Silent Hill: Downpour comienza, como hemos comentado, el día en que Murphy va ha ser trasladado de penitenciaría, caminando a través de los pasillos de la lúgubre prisión que hasta ahora lo recluían y terminando en las viajas duchas, donde el guarda que le acompaña lo deja solo, pues ha preparado una despedida muy especial para él.  El silencio de la soledad en aquel vaporoso ambiente apenas dura unos segundos, hasta que un hombrecillo rechoncho y despreocupado, con mejillas demasiado sonrojadas para el ambiente en el que se encuentran, entra en la sala con clara intención de disfrutar del lujo de una ducha caliente en soledad. Murphy no se lo piensa mucho y carga contra él enfurecidamente hasta que la sangre cubre todo el suelo… y despierta de nuevo en su celda. ¿Un sueño? Parecía muy real no obstante. La escena se revive, pero esta vez Murphy es conducido hasta el autocar que les llevará a él y varios reclusos más a su nuevo destino, bajo la vigilancia de Anne-Marie Cunningham, la agente de prisiones encargada del traslado.

Poco dura del viaje, pues el autocar sufre un aparatoso accidente, saliéndose de la carretera y rodando colina abajo. Nuestro protagonista despierta poco después, ya fuera del vehículo y sin esposas, sin duda una buena oportunidad para escapar.

Así comienza la aventura de Murphy por escapar de Silent Hill, siempre perseguido por la agente Anne-Marie, con una enfermiza obsesión por detenerlo que roza la locura.

 

Una ambientación de miedo

Silent Hill: Downpour está pensado para crear un ambiente de angustia y tensión continúa. La falta de sonido ambiente, la ceguera parcial de la niebla y la oscuridad o la inseguridad de los profundos precipicios sin fondo, adentran al jugador en una atmosfera de tensión continuada, ideal para que la aparición de los enemigos sea siempre una sorpresa poco deseada, haciendo saltar en más de una ocasión al jugador del sofá y provocarle algún que otro grito.

 

Los decorados de los interiores están muy mimados, no es fácil encontrar dos casas iguales, todas ellas tienen distribuciones y decoración diferenciada y singular. Ya en la dimensión de las pesadillas encontraremos sobretodo, como ya viene siendo habitual y diferenciador, tonos rojizos y texturas metálicas. Las paredes, suelos y techos de metal y rejas serán un constante en esta dimensión, donde los pasos de Murphy resonarán fuertes  mientras huye de sus miedos.

 

Armas siempre a mano

Una novedad respecto a otros títulos de la saga es el realismo que le han otorgado al armamento en el juego. Abundarán las piedras, troncos y tuberías de metal que el jugador puede encontrar sobre todo en exteriores como las calles o el bosque, así como botellas de cerveza vacías lo harán en interiores, patios y locales, dejando de ser tan abundantes las armas más resistentes como las hachas, los rastrillos o las palas. Los creadores han intentado añadir realismo situando cada arma en su ambiente adecuado, situación y resistencia, no será igual de efectivo ni rápido atacar a un enemigo con un palo de madera, que seguramente se romperá en el primer enfrentamiento, que atacar con un hacha o una pistola.

 

Enemigos más vivos que nunca

Aunque Silent Hill: Downpour no destaca por la diversidad de enemigos, habiendo solo 2 tipos  de ellos habitualmente en las calles, y añadiéndoles 3 ó 4 tipologías más en los diferentes escenarios, estos se han vuelto bastante resistentes y en muchas ocasiones es mejor huir y no enfrentarse directamente, sobretodo cuando atacan en grupo o Murphy está herido.

 

Una novedad sobre el sistema de lucha es la posibilidad de poder rematar a tus enemigos una vez caen al suelo. Si el jugador opta por seguir luchando o avanzar sin rematarles se puede encontrar con la desagradable sorpresa de que éste se recupere y esté de nuevo dispuesto a matarle. Estos muchas veces aparecerán por sorpresa cuando el jugador menos se lo espere, por lo que es importante no relajarse y mantenerse siempre alerta.

 

Puzzles para todos los gustos

Los diferentes puzzles de esta nueva entrega son una de las mejores características del juego. Son abundantes, originales, creativos y vuelven a elevar la dificultad frente a las entregas más recientes, algo que sin duda será una buena noticia para muchos fans de la saga. En Silent Hill: Downpour, existen muchas y variadas sumisiones repartidas por todo el pueblo y cercanías, que hacen que este nuevo titulo no tenga que seguir un patrón tan lineal de juego, dejando al jugador elegir entre los diferentes misterios repartidos por las silenciosas calles de la ciudad. Algunos de ellos serán más fáciles de resolver, en otros el jugador tendrá que recorrer gran parte del pueblo para encontrar la solución. Dificultades y temáticas para todos los gustos.

 

Además de los puzzles, para el jugador que busca un juego con más retos, existen diferentes objetos repartidos por el juego, escondidos por lugares poco transitados. Estos se llaman artefactos y sirven para desbloquear ilustraciones y material adicional en el apartado de extras, al cual se accede desde el menú principal del juego.

 

No te acerques que no te doy

Si quieres llegar a la locura no hace falta que te traslades a la dimensión de las pesadillas, solo tienes que luchar contra un enemigo cerca de una pared o un obstáculo grande. En esas circunstancias el personaje desaparecerá de la vista de la pantalla y será imposible saber hacia donde apunta el arma o que acción está realizando, obstaculizando la jugabilidad.

Otro punto negativo ocurre cuando utilizas un arma de fuego a corta distancia, ideadas para un ataque más lejano que con un arma de lucha cuerpo a cuerpo, como el cuchillo o el hacha. Al realizar esta acción el jugador puede comprobar que algunas de las balan simplemente atraviesan al enemigo. Si bien es verdad que no ocurre con mucha frecuencia, es la suficiente para obtener alguna muerte sorpresa si se sé está bajo de salud.

 

El tercer y último punto negativo del titulo está en el guardado automático, puesto que aunque el juego guarda datos realmente a menudo esto no significa que guarde progresos, ni que en cada guardado se cree un punto de control. A menudo estos están muy distantes entre si y todos los progresos y acciones se pierden al reaparecer en uno de ellos. Cabe añadir que el jugador no tiene ningún sistema manual de guardar la partida, todo está automatizado.

 

Conclusión

Silent Hill: Downpour regresa a los orígenes de la saga logrando sorprender a los amantes de los primeros títulos y de los survival horrors en general, consiguiendo una ambientación envolvente y unos gráficos que sumergirán al jugador en el mundo de las tinieblas más inquietantes. Los puzzles y las submisiones añaden frescura y duración al titulo, otorgando la oportunidad de salir un poco de la historia principal sin dejar atrás los misterios ocultos en Silent Hill.

Pese a que los enemigos no son muy variados, estos tienen una excelente inteligencia artificial y se debe elegir bien el arma con la que enfrentarnos a ellos si se quiere salir con vida, pues los botiquines en algunos tramos del juego escasean y no es recomendable hacer un uso abusivo de ellos.

La historia principal te mantiene en vilo durante todo el titulo, y las diferentes acciones que se realicen a lo largo de la trama, harán avanzar a Murphy hacía uno u otro final – con un total de 5 posibles.-, como ya nos tiene acostumbrados en la saga Silent Hill.

Atrévete a adéntrate en las misteriosas calles de Silent Hill y lucha por salir de la pesadilla.

{youtube}4O1RsaiuEw|560|315{/youtube}

A Favor:

  • La ambientación
  • La dificultad de los puzzles
  • La historia

En Contra:

  • La cámara falla en algunas ocasiones.
  • Poca diversidad de enemigos.



[Nota]

 

Este análisis ha sido hecho en base a la versión de Xbox360.