La lucha vuelve por todo lo alto

En la actual generación, los juegos de lucha están viviendo una segunda época dorada: a la vuelta por todo lo alto de Street Fighter, Mortal Kombat y King of Fighters (obviando su duodécima entrega, por supuesto), hay que remarcar la presencia de nuevas y exitosas franquicias como BlazBlue o las correspondientes entregas de sagas más que asentadas como Soul Calibur, Tekken y Dead or Alive (si bien sus últimas entregas no han sido las mejores, siguen siendo juegos muy entretenidos que satisfarán a los amantes de la lucha).

Por eso mismo Capcom se ha acordado durante estos últimos años, de un subgénero de la lucha que cultivó con profusión tiempo atrás: los crossovers. Esos extraños experimentos en los que se mezclan personajes de diferentes compañías y cuyo principal reclamo es el “fanservice” para resolver finalmente esas dudas entre los aficionados acerca de qué luchador es mejor o quién ganaría en un hipotético enfrentamiento entre X e Y. Por eso mismo, la compañía de Osaka nos ha deleitado con nada menos que con tres choques de universos en lo que llevamos de generación: Tatsunoko vs Capcom (Wii, 2010), Street Fighter X Tekken (2012) y el que nos ocupa en este artículo: Ultimate Marvel vs Capcom 3 (a partir de ahora UMVSC3).

Este último supone la revisión acaecida del notable Marvel vs Capcom 3, el cual dejó un buen sabor de boca a los aficionados tras años sin ver a Ryu, Lobezno y compañía darse sopapos entre ellos, pero que protagonizó una de tantas polémicas que casi a diario escuchamos en los últimos años. En este caso, la compañía lanzó tan solo nueve meses después una versión revisada del juego con una gran cantidad de contenido adicional, como veremos a continuación.

Esto nos hace pensar que tal vez dicho contenido habría podido ser incluido directamente en el juego original sin tener que pasar dos veces por caja. Habría bastado con un retraso de varios meses para incluirlo todo directamente.

Polémicas aparte, pasemos a desgranar el título en sí. Lo que os presentamos en este análisis es la adaptación de UMVSC3 a PS Vita, toda una declaración de intenciones por parte de la compañía, empeñada en llevar sus juegos de lucha a las portátiles actuales, en conversiones prácticamente idénticas a sus homólogas de sobremesa. Abrochaos los cinturones, porque la lucha más frenética comienza y los proyectiles y técnicas extrañas están a la orden del día.

 

Choque de universos

Para aquel que no sepa en que consiste Marvel vs Capcom se lo resumiremos en unas breves líneas: Se trata de un frenético arcade de lucha que enfrenta a equipos de tres luchadores pertenecientes a estos dos extensos universos, en el que habrá que vencer al oponente en una única ronda. Gran parte de su encanto reside en que podemos intercambiar luchadores en cualquier momento para que así, los que estén en la recámara recuperen algo de energía y nos ayuden mediante asistencias pulsando los botones superiores L y R de la consola. Sin olvidarnos de uno de los mejores elementos de esta lucha en equipo: la posibilidad de realizar espectaculares y dañinos combos entre todos, los llamados “crossover combination”, una combinación de entre dos y tres “hyper combos”.

Pese a lo rápido que es, el juego resulta sumamente accesible a los neófitos del género, permitiéndoles jugar partidas con soltura y no necesitar de tantas horas de práctica como otros títulos. Sin embargo, y al contrario de lo que algunos piensan, no nos encontramos ante un simple “machacabotones” puesto que cada personaje tiene numerosas técnicas que requieren de tiempo y práctica. Como bien indica el dicho: “fácil de aprender, difícil de dominar”.

¿Pero qué sería de un Marvel vs Capcom sin un plantel extenso y extraño a partes iguales? Mientras que en el original contábamos con 36 personajes, esta revisión llega hasta 48 (sin contar a Jill Valentine y a Shuma-Gorath, disponibles a través de DLC y a Galactus, que cuenta con su propio modo de juego). En resumen, contamos con la escandalosa cifra de medio centenar de personajes provenientes de sagas tan laureadas como Resident Evil, Darkstalkers, Street Fighter, Ghosts & Goblins, Megaman o Final Fight, y de cómics conocidos por todos como Spiderman, Los Cuatro Fantásticos, Los Vengadores o X-Men.

El plantel completo es el siguiente: Albert Wesker, Tron, Zero, Super-Skrull, M.O.D.O.K, Dormammu, Chris Redfield, Crimson Viper, Chun-Li, Thor, Iron Man, Doctor Doom, Trish, Dante, Ryu, Captain America, Spiderman, Storm, Amaterasu, Spencer, Viewtiful Joe, Lobezno, Deadpool, Magneto, Arthur, Morrigan, Felicia, X-23, Hulk, She-Hulk, Haggar, Phoenix, Akuma, Taskmaster, Hsien-Ko, Sentinel, Doctor Extraño, Ghost Rider, Hawkeye, Iron Fist, Nova, Rocket Raccoon, Firebrand, Frank West, Nemesis T-Type, Phoenix Wright, Strider Hiryu y Vergil, Jill Valentine y Shuma-Gorath (sin olvidarnos de nuestro devorador de mundos favorito, Galactus). 

 Pese a que el repertorio es imponente, seguro que más de algún fan echa de menos personajes de entregas anteriores o alguno nuevo que podría haber sido incorporado para la ocasión. Por parte de Marvel, es la editorial creada por Stan Lee la responsable de decidir qué personajes incluir y cuáles se quedan fuera (seguramente para promocionar a los que más éxito están teniendo últimamente en las páginas de los cómics y en sus respectivas adaptaciones cinematográficas). Y por parte de los personajes de Capcom, es la propia compañía de Osaka la responsable de decidir quién entra y quién no.

 

Es una verdadera lástima, puesto que se echan de menos ausencias como Captain Commando, Gambito, Cable o Venom, junto con algunas nuevas incorporaciones como podrían haber sido Punisher o Daredevil.  No obstante, hay que tener en cuenta que ambos universos son casi infinitos en lo que a cantidad de personajes se refiere, por lo que es imposible incluirlos a todos.

No hemos hablado apenas del argumento de UMVSC3, pero es que casi no hace falta hacerlo: Los villanos de Marvel y Capcom se han unido para conquistar ambos universos, y para ello han atraído a Galactus, entidad cósmica que se alimenta de planetas. Debido a que los villanos no pueden controlar al gigantesco ser, ahora “buenos y malos” se ven obligados a colaborar para salvar sus universos. Estas cuatro pinceladas explican perfectamente el argumento del título, contando con un cómic en el “Modo Galería” que lo narra con algo más de detalle.

Una adaptación intachable

Justamente eso es lo que nos encontraremos en UMVSC3 para PS Vita. Una conversión perfecta del título que apareció en PS3 y Xbox 360 en noviembre de 2011 (y que tan difícil es de conseguir en las tiendas de nuestro país). El juego posee un equilibrio enorme entre todos los personajes (atrás quedaron ese Sentinel indestructible o una Phoenix tan mortífera como resistente). Aún así sigue habiendo algunos personajes que cuentan con técnicas más devastadoras que otros (Akuma, Tron o Wesker sin ir más lejos), pero que solo lo notaremos en manos expertas. También se ha modificado el “X-Factor”, técnica que solo se puede activar una vez en todo el combate presionando los cuatro botones de golpe (débil, medio, fuerte y especial) y que nos permite dar la vuelta al combate, proporcionándonos regeneración de vida, más daño y una mayor resistencia. Estas virtudes se mantienen pero han sido reducidas, durando además menos tiempo.

Otros añadidos de esta revisión son los cambios de personaje en el aire, proporcionando más posibilidades para enlazar combos, y la opción de pulsar botones en los “hyper combos” para infligir así más daño.

El “Modo Galactus”, variante del Arcade en el que controlamos con una única vida al jefe final del juego, está disponible desde el principio, no teniendo que desbloquearlo en “Héroes y Heraldos”. Lo cierto es que este pequeño extra nos permite sentirnos todo un auténtico jefe final, con ataques desproporcionados, que nos permitirán exterminar a un equipo completo en pocos segundos, únicamente pulsando un par de botones.

 

Por su parte, “Héroes y Heraldos” es un modo de juego que fue incluido posteriormente en las consolas de sobremesa como DLC gratuito y que nos permite jugar con ambos bandos (siendo los heraldos versiones plateadas de los personajes estándar) y modificar los parámetros del combate gracias a unas cartas que se van desbloqueando al avanzar en dicho modo. Algunos efectos permiten recuperar vida con cierto tipo de golpes, ganar instantáneamente barras de combo al activar el “X-Factor”, envenenar al enemigo, etc.

Hay más de cien cartas que representan a otros personajes de ambos universos, y conseguirlas nos llevará tiempo, pues los escenarios de “Héroes y Heraldos” son numerosos, contando además con niveles bonus que nos proporcionarán cartas más raras. Debido a que este modo también permite jugar por Internet, es altamente recomendable conseguir gran cantidad de cartas en el modo de un jugador para crear las barajas más devastadoras.. Si no nos hacéis caso, seréis terriblemente machacados.

Ya que hemos citado el modo online, comentaros que este ha sido mejorado aún más respecto a la versión sobremesa de UMVSC3, el cual no era capaz de desprenderse totalmente del lag. Eso ya no ocurre en PS Vita, con un online potenciado al máximo, el cual incluye como novedades un modo espectador y el uso de NEAR, la aplicación social de la portátil, que nos permite configurar con quién compartir y enseñar nuestros progresos.

El resto de modos de juego de la versión sobremesa se mantiene: El modo arcade (siete combates, y un final irrisorio consistente en dos viñetas), un modo misiones para aprender diferentes combos (muy similar al visto en Street Fighter IV) y el clásico entrenamiento. Lo cierto es que se hubiera agradecido algún modo extra adicional para un jugador, si bien “Héroes y Heraldos” alarga la vida del juego lo suficiente hasta conseguir todas las cartas.

Otros extras que pueden alargar la vida del título en solitario consisten en conseguir los numerosos títulos para nuestro perfil multijugador (simples apodos o pseudónimos), y en completar la galería del juego: ilustraciones, bocetos de arte y voces de los personajes.

Un apartado técnico a la altura

Ser una versión muy próxima técnicamente a sus homólogas de sobremesa es algo digno de elogio para los chicos de Eighteen (creadores de Tatsunoko vs Capcom).

Los modelados 3D son impresionantes (tanto de los personajes como de los diecisiete escenarios disponibles), sufriendo solamente una ínfima pérdida de detalle en los escenarios y un poco menos de espectacularidad en los efectos de los ataques especiales. Como es esperable, el juego se mueve a 60 fotogramas por segundo sin ninguna ralentización, y eso compensa de sobra la citada pérdida de detalle. No nos tiembla la mano al afirmar que junto con Wipeout y Uncharted, UMVSC3 es de lo mejorcito gráficamente de la recién nacida portátil.  El apartado sonoro permanece inalterable, con numerosas voces antes, durante y después de los combates (en inglés y japonés, con posibilidad de cambiar a los personajes de Capcom entre un doblaje y otro), y una banda sonora repleta de temas clásicos que harán saltar una lagrimilla nostálgica a más de uno.

Como era de esperar en su adaptación para PS Vita, Capcom ha intentado sacar provecho de las nuevas funciones táctiles con un modo de control que hace gala de ellas, aunque no deja de ser una curiosidad: Podemos controlar el movimiento de nuestro personaje mediante la pantalla táctil y el panel trasero, tocando y deslizando el dedo en ellos, mientras seguimos realizando golpes con los botones tradicionales o tocando a nuestros enemigos en la pantalla. Incluso se agiliza el cambiar de personaje al poder tocar su icono.

 

Aunque puede resultar algo llamativo, este control facilita en exceso los combates, puesto que con solo “tocarlos” podemos ganar, llegando un momento en el que es insulso hacerlo. Por lo tanto, no tardaremos en volver a los controles “de toda la vida”.
Este tipo de manejo, usando la cruceta/joystick y los botones, sí que está realmente logrado, gracias a la disposición de los botones de la consola y los controles del juego. La cruceta responde sin problemas, los botones L y R están por vinculados a las acciones de nuestros dos compañeros de equipo (ayudas, cambios de luchador, etc…), y los botones frontales tienen asignados los ataques.

Prueba de que los controles se hayan tan bien conseguidos es la posibilidad de emplear PS Vita como mando de PS3 si contamos también con la versión de sobremesa.

 

Excelente estreno de la lucha en PS Vita

UMVSC3 resulta un gran comienzo para la lucha en PS Vita, que pronto verá ampliada su presencia con la llegada de Mortal Kombat. Capcom ha logrado una  gran adaptación de la revisión original que nos permite augurar un gran futuro para la nueva portátil de Sony.

Visualmente impactante, de jugabilidad frenética, accesible y profunda a partes iguales, no tardaremos en empezar a pasárnoslo en grande con el extenso y rebalanceado plantel de personajes y los modos online. Tan solo el escueto contenido monojugador, un control táctil que apenas utilizaremos y la criticable política de descargables de Capcom (consistente en dos personajes e infinidad de trajes) empañan ligeramente una opción más que recomendable para estrenar una PS Vita.

 

A favor:

  • Brillante adaptación técnica de la versión para PS3 y Xbox 360.
  • Jugabilidad rápida y accesible, con capacidad de enganchar desde el primer momento.
  • La gran mejora realizada al modo online.
  • Toda la magia de los universos de Marvel y Capcom gracias a su extenso plantel…

 

En contra:

  • Pero que irremediablemente hará que se echen en falta a otros personajes.
  • Escasez de modos para un jugador.
  • El control táctil es demasiado sencillo y convierte los combates en insulsos.
  • La gran cantidad de DLC disponible para el juego.

 

[Nota]