En algunas ocasiones el éxito de un videojuego es tal que incluso puede originar la aparición de una adaptación en manganime. Además puede tener la gran suerte de ser dibujado por uno de los autores de manga más importantes y conocidos por todos, lo que puede convertirlo en un gran proyecto que al final se quede en nada. Esta serie de la que trata el siguiente manganálisis cumple con estos requisitos. Esta obra es Blue Dragon Ral Ω Grad.

Historia

Ral es un muchacho de quince años que ha sido encerrado de por vida por ser una amenaza al tener en su interior al peligroso dragón azul Grad. Durante su cautiverio, el reino de Sphaelite recibe la amenaza de un ejército de sombras capitaneados por la exuberante Lady Bira. El rey, tras ser convencido por su hija Mio de que Ral, al que ha estado cuidando, no es una mala persona ni un peligro, decide liberarle para que ayude al reino en su lucha.

Nada más salir de su prisión, Ral descubre que su cuerpo no es el mismo que el de su tutora Mio y comienza a toquetearla de arriba a abajo para ver en qué cambia su anatomía. Exaltado, va a tomarse un baño y descubre que en la habitación de al lado hay unas muchachas lavándose y no puede evitar espiarlas con cautela. Tras esto, el protagonista decide que protegerá a todas las mujeres guapas del mundo de la amenaza de las sombras, ya que son lo más importante que hay en la tierra.

Al día siguiente, Ral comienza su viaje en compañía de Mio, quien se compromete a cuidarle y enseñarle todo cuanto sabe sobre el reino y las diferentes ciudades que lo componen. La curiosidad del chico en más de una ocasión les pone en peligro, por lo que su tutora tiene que ayudarle a solventar la situación.

Durante su viaje se irán encontrando con nuevos personajes que se les unirán en su propósito, como Kafka, cuyo cometido es acabar también con Lady Bira por haber destrozado su pueblo con su cruel ejército de sombras. También se enfrentarán a nuevos peligros a medida que se acercan al epicentro de las sombras. Llegar hasta el final no les resultará nada fácil.

Blue Dragon: Ral Ω Grad es un manga escrito por Tsuneo Takano y dibujado por Takeshi Obata –conocido por Death Note y Hikaru no Go-. El primer capítulo de esta obra se publicó en el primer número de la Weekly Shonen Jump, la revista de periodicidad semanal propiedad de Shueisha, en enero de 2007. Este manga apareció bajo una gran expectación, ya que lo patrocinaba el videojuego que salió meses atrás para la Xbox360. El manga acabó de forma abrupta en julio de ese mismo año tras cuatro tomos recopilatorios debido a los malos datos de ventas que obtuvo y a los bajos puestos que obtenía en las encuestas de popularidad que periódicamente hacía la revista.

El manga no gustó a los lectores japoneses debido al mal guión que desarrolló Tsuneo Takano ya que no tenía nada que ver con la trama del videojuego que le precedía. Sólo tomaba el nombre de la saga y poco más. Por si fuera poco, el mundo es diferente al del juego. El único que se salvó de las críticas fue Obata, que hizo un gran trabajo a la hora de ilustrar esta historia de corte fantástico –tuvo plena libertad a la hora de diseñar las ropas y armas de los personajes-. Por ello, Blue Dragon: Ral Ω Grad se canceló a los pocos meses tras veintinueve capítulos con un final bastante apurado y cogido con alfileres.

En España, este manga fue una de las novedades de Glénat en el XVI Salón del Cómic de Barcelona del año 2008. La editorial confió en que conseguirían grandes ventas con este manga al tener a Obata como uno de los autores –Death Note obtuvo muy buenas cifras-, pero fue todo lo contrario. Actualmente, se puede encontrar este manga en tiendas especializadas a un precio de 7,50€ el tomo.

Conclusión

Blue Dragon: Ral Ω Grad es un manga que a los fans de la saga de videojuegos quizá no guste por lo poco fiel que es a la obra original, pero para los que quieran pasar un rato agradable leyendo una historia de monstruos, dragones y alguna que otra escena ecchi, es bastante recomendable. Las ocurrencias de Ral, al ser un inocentón que no sabe nada de la vida en el exterior, son muy divertidas y más si se junta con mujeres hermosas. También los “piques” que tiene con Kafka a lo largo de su viaje son muy graciosos y entretenidos. Por otro lado, el nivel de dibujo es exquisito, propio del gran Obata. En definitiva, una serie para pasar un rato ameno y que seguro que arranca más de una sonrisa.