El shōnen-ai es un género muy poco valorado por la mayoría de las personas que leen manga y ven anime. Se dice que está dirigido a chicas hormonadas porque los protagonistas que aparecen no son feos ni tienen defectos. Pero todo eso es mentira. Hay series de esta índole que pueden enganchar a todo tipo de público tanto por su trama, como por lo que bien estructurados que están sus personajes. Éste es el caso de la serie del siguiente manganálisis: Uragiri wa Boku no Namae o Shitteiru.

Historia

Sakurai Yuki es un chico que fue abandonado por su madre a las puertas de un orfanato dejándole sólo con un papel en el que ponía su nombre. Ahora, es un muchacho de diecisiete años que busca independencia sin ser una carga para el resto de personas que le rodean, aunque también tiene miedo a la soledad. Desde niño ha tenido la extraña habilidad de poder sentir las emociones y sentimientos de los demás después de tocarlos, lo que le ha acarreado numerosos problemas a la hora de relacionarse con sus compañeros de clase. Además, es un experto en artes marciales. Actualmente, Yuki sufre numerosas pesadillas en las que aparece un joven vestido de negro que le jura que le protegerá, pero al intentar alcanzarle se despierta, consternado.

El día de su decimoctavo cumpleaños, el director del orfanato en el que se ha criado le llama a su despacho para indicarle que ya ha cumplido el límite de edad de pertenencia allí y que deberá encontrar una casa lo más pronto posible. Sin saber qué hacer, va a casa de un amigo del orfanato que está independizado y le da una serie de consejos para hacerse valer una vez salga de allí, lo que anima un poco a Yuki.

Al día siguiente, el chico recibe la noticia de que tiene un hermano secreto que vive en Tokio y que está deseando conocerle y darle un hogar. Sin saber muy bien qué contestar al respecto, el protagonista conocerá a unos personajes muy misteriosos que parecen seguirle a todas partes. Entre esas personas está Luka, un chico que casualmente se parece bastante al muchacho que ve cada noche en sus pesadillas.

Tras recibir el ataque de unos demonios, Yuki descubre que esas personas son aliados de su hermano y que su misión es salvarle la vida, puesto que es el portador de la Luz de Dios y la reencarnación de la anterior portadora y antigua novia deLuka.

Además de intentar derrotar a estos demonios, Yuki deberá hacer verdaderos esfuerzos por recordar todo lo relacionado con su anterior vida, así como conocer toda la historia del misterioso Luka.

Uragiri wa Boku no Namae o Shitteiru –o UraBoku, de forma abreviada- es un manga creado por Odagiri Hotaru que se empezó a publicar en octubre de 2005 en la revista Gekkan Asuka, propiedad de la editorial Kadokawa Shoten. Actualmente cuenta con nueve tomos recopilatorios en el mercado nipón, y la serie continúa editándose con nuevas tramas y giros en la historia que han hecho las delicias de sus fans.

Debido al éxito obtenido, en noviembre de 2007 se puso a la venta un drama CD producido por la editorial que publica el manga, Kadokawa Shoten. Al poco tiempo, se grabó la segunda parte y, en marzo de 2010, se puso a la venta el tercer drama CD coincidiendo con la salida del anime

En España, la serie no se ha licenciado ni se sabe nada de alguna editorial que esté pensando en editarla. Siendo pesimistas, seguramente no llegue, ya que este tipo de género no es muy popular entre los otakus españoles.

Por otro lado, la editorial alemana Carlsen Comics licenció la serie en 2009, adaptando su título original a Fesseln des Verrats. En la actualidad tienen editados hasta el séptimo tomo. También se puede encontrar esta serie en Estados Unidos y Canadá con el título de Betrayal Knows My Name.

 

 

Anime

Cuatro años después de su aparición en la revista Gekkan Asuka, se anunció una adaptación al anime de las aventuras de Yuki, Luka y el resto del clan Giou. Dirigida por Katsushi Sakurabi y producida por J.C.Staff, el primer capítulo de esta serie se emitió el 11 de abril de 2010 en la cadena de televisión japonesa Chiba TV. En un principio, la duración del anime se fijó en doce capítulos de veinte minutos cada uno, pero al ver los buenos resultados de audiencia y que los espectadores pedían más, se alargó la serie hasta el capítulo veinticuatro. El último se emitió el 4 de agosto de 2010.

Como viene siendo habitual en este tipo de series, la principal diferencia entre el manga y el anime es el final de este último, ya que no concuerda con el final de la historia original que aún sigue en proceso. Por este motivo, los miles de fans aún siguen esperando una segunda temporada del anime. La productora, tras las múltiples súplicas, anunció que estudiaría la posibilidad de realizarla, pero aún no hay noticias al respecto.

El anime cuenta con dos openings: el primero de ellos abarca desde el primer capítulo hasta el decimocuarto titulado Uragiri no nai Sekai made –Un mundo sin traición- e interpretado porRayflower. El segundo, desde el decimoquinto episodio en adelante, Inishie –Antiguo- también estuvo interpretado por Rayflower. En cuanto a los endings, también hubo dos: Aoi Ito –Hilo Azul- y Kizuna –Lazos-, ambos interpretados por Rayflower.

 

 

 

Conclusión

Uragiri wa Boku no Namae o Shitteiru es una serie donde nada es lo que parece. Ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos. Por eso, es un título que engancha desde el principio debido a lo bien que están desarrolladas las personalidades de los personajes. Hay que destacar también que los secundarios en algunas ocasiones son los que dan movimiento a la trama, lo que es de agradecer. Como en otras series del género, se encuentran algunos tópicos, sobre todo en relación con el protagonista, que quizás enturbien el desarrollo de la historia, pero esto ocurre en muy contadas ocasiones. En definitiva, una serie con muchas peleas, magia y elementos sobrenaturales muy recomendada a todo tipo de público.