Parece mentira, han pasado 5 años desde que el primer Mass Effect entro en nuestras consolas y Bioware  ha cumplido su promesa de finalizar la historia principal en tres entregas, cosa encomiable en estos tiempos que corren, donde predominan las de sagas interminables.

Mass Effect 3 nos presentan una invasión a gran escala en la vía Láctea, la mala noticia es que empiezan por la Tierra.  Como en sus antecesores recuperaremos el control del capitán Shepard, un ex-marine de la alianza que debe preparar una ofensiva para salvar la especie humana de la extinción junto con el resto de especies de la galaxia. A través de él viviremos una historia repleta de acción, en la que el jugador decidirá el destino de muchas razas y mundos, con variantes continuas en la historia dependiendo siempre de nuestras acciones.

En esta ocasión Shepard deberá reunir todo un ejercito entre voluntarios, mercenarios y todo lo que pueda para luchar en esta guerra intergaláctica, teniendo incluso acceso a la computadora de la nave Normandía para controlar las fuerzas que se van sumando a la causa.

A pesar de tener un polémico final, que ha disgustado a gran parte de los seguidores de la saga, las ventas de Mass Effect 3 han sido excelentes, logrando en su primer día a la venta en Norteamérica casi 900 mil copias del juego, y superando en su primer fin de semana las ventas de la primera y segunda entrega juntas. Se puede deducir que las cifras cantan y a los chicos de Bioware no les ha salido nada mal la jugada.

 

Mejoras respecto a sus predecesores

Lo primero que destaca a la hora de jugar a Mass Effect 3 en comparación con entregas anteriores es su apuesta total por la acción, dejando atrás muchos de los elementos de RPG que tenia el primer título, pero narrando una historia más profunda que en ME2, tratando en ella temas adultos que pondrán al jugador en tesituras de alta moralidad. Los temas van desde la enfermedad terminal de un personaje, el amor, la homosexualidad y otros temas polémicos que son tratados con total naturalidad, cosa impactante proviniendo del mundo de los videojuegos.

Las mejoras en el juego son notables, tanto en la capacidad gráfica como en la jugabilidad y el diseño. También cabe destacar que se han ampliado las variaciones en las tramas y subtramas de este juego, hecho que comprobaremos con diferentes detalles, como cuando bajemos a la ciudadela y veamos que nuestra tripulación está haciendo vida fuera de la nave, hecho que da mas profundidad a la trama y a los personajes. En la Normandia también localizaremos a los tripulantes y compañeros de batalla en diferentes lugares, dejando estos de estar confinados en una habitación o sector como en las anteriores entregas.

 

Otro de los puntos destacables que ha mejorado es la eliminación de la tediosa tarea de analizar cada planeta, algo que se hacia interminable en las anteriores partes. Ahora simplemente la nave está equipada con una especie de sonar que analizara por encima los sistemas donde nos encontremos, localizando con ella objetos, mejoras y combustible en lugar de los minerales de pasadas entregas. Cuando hagamos uso de él tenemos que tener cuidado, ya que la señal que éste emite puede ser descubierto por los segadores. Para saber el peligro real de ser rastreados dispondremos de una barra en el lateral izquierdo, la cual se ira completando en un color rojo sangre indicándonos las posibilidades de la señal sea detectada, teniendo que huir del lugar a toda prisa cuando éste esté llena si no queremos acabar como chatarra espacial.


Una interesante evolución de la I.A.

La I.A. de Mass Effect 3 está muy lograda y deja muy atrás a sus antecesores, hecho que comprobaremos tanto en los enemigos como en los compañeros. Un ejemplo perfecto para esta afirmación es la IA del enemigo Humanoide Cerberus, el cual nos hará enfrentar a varias de sus unidades, cada una de ellas especialista en algo, que nos hará sudar tinta realizando acciones como colocar una torreta en ángulo para que nos fulmine al avanzar, poner un escudo frontal cuando les ataquemos o esquivar las ráfagas frontales mientras se cubren y ganan terreno hacia nuestra posición.

 

Otro buen ejemplo de IA la podemos encontrar en la clase de asesino, la cual es verdaderamente ágil y algo impredecible, obligándonos a poner todos nuestros sentidos en el combate si no queremos lamentarlo. La I.A de los enemigos robots tampoco se queda atrás, apartándose de las ráfagas de nuestros disparos o activando el camuflaje para sorprendernos por la espalda.

Por otro lado y a diferencia de otros juegos, nuestros compañeros en Mass Effect 3 son de gran ayudan, cubriéndose cuando toca y siendo comedidos en los momentos de peligro. Toda esta unión de factores provocara que las batallas sean una delicia, haciéndonos disfrutar en el campo de batalla y dar lo mejor de nosotros si queremos salir con vida de él.

 

Gráficos fluidos y sorprendentes

El motor gráfico de Mass Effect 3 es el Unreal Engine 3, el cual a pesar tener unos 6 años, ha hecho valer su versatilidad ofreciendo unos resultados bastante destacables.  La conjunción de los diseños da la talla, de hecho, en mas de una ocasión nos quedaremos boquiabiertos con algunos escenarios y con su sobresaliente iluminación.

 

Además, el juego en muy pocos momentos da tirones, siendo estos prácticamente imperceptibles sin que lastren en absoluto la jugabilidad. De todas formas, para poder disfrutar correctamente del juego es aconsejable instalarlo en nuestra consola, logrando de esta forma que la carga de texturas no se vea afectada.

 

Un shooter con elementos RPG

Mass Effect 3 dispone como de costumbre de un aluvión de misiones, pudiendo activar algunas de ellas con tan solo escuchar una conversación entre personajes. En relación con las anteriores entregas de la saga, las misiones son más emocionantes, emotivas o de una acción más al limite, aunque éstas a veces llegan a cansar por su monotonía, sobretodo las secundarias.

En cuanto al nivel de experiencia, éste se basa al igual que en entregas anteriores en obtener puntos para aumentar el nivel, pudiendo incrementar con ellos las habilidades, que esta vez se bifurcaran cuando seamos especialistas en una de ellas, tendiendo que decidir por aumentar el ataque, la regeneración de poder, los escudos o la salud. También tendrá un toque estratégico el peso de las armas, el cual influye por primera vez en la saga y nos afectará en acciones como el tiempo de recarga, por lo que el jugador deberá elegir cuidadosamente cuales de ellas llevar en las diferentes misiones que se presentan.

 

En Mass Effect 3 no podrás decir que no tienes variedad de armas, ya que tendremos un gran arsenal con el que combatir a esos fastidios Segadores. En este caso, el armamento puede ser modificado y actualizado, alterando su rendimiento de forma significativa, hecho que también se aplica a los escudos y armaduras. Si bien el equipamiento se presenta agrupado, el jugador puede tomar diferentes piezas formando conjuntos personalizados, cambiando en las armas partes como la mirilla, munición, el cañón o realizar mejoras de equilibrio en el peso.

 

Todo un arsenal de armas a nuestro alcance

Como ya os hemos adelantado en el apartado anterior, en Mass Effect 3 dispondremos de un gran arsenal con el que combatir en la batalla por la tierra.

 

Como en todo buen juego de disparos que se precie, éste ha de tener un buen surtido de pistolas, las cuales dispondrán de gran precisión y poco retroceso, además de poder ser usadas fácilmente en movimiento. Éstas serán efectivas a diferentes alcances, aunque el daño que causarán es limitado.

Entrando de lleno en el extenso grupo de los fusiles, en Mass Effect 3 dispondremos de varios tipos de subfusiles, fusiles de asalto o fusiles de francotirador. El primero de ellos combina la capacidad automática de los fusiles de asalto con el tamaño compacto de las pistolas, teniendo la mayoría de ellos un retroceso elevado y una baja precisión, por lo que se recomienda su uso en corta distancia. En cambio, los fusiles de asalto son el armamento estándar de la mayoría de los soldados, ofreciendo un buen equilibrio entre potencia de fuego, alcance y precisión.

 

Si por el contrario lo que buscamos es precisión, dispondremos de una gran cantidad de fusiles de francotirador a nuestra disposición, haciendo estos gala de un gran alcance, además de infligir mucho daño. Sin embargo, su cadencia de disparo es limitada y son casi inútiles a corto alcance.

Dentro de las armas de gran potencial ofensivo tenemos las escopetas, las cuales dispondrán de mucho retroceso y una cadencia de disparo bastante baja, pero su ventaja es que a corto alcance causan grandes daños a varios objetivos. Si lo que buscamos es hacer destrozos a gran escala, Mass Effect 3 dispone de una gran variedad de armas pasadas y granadas. Las primeras de ellas son armas muy potentes usadas por toda la galaxia que disponen de munición muy limitada, por lo que no se deben ser usadas en todos los frentes de batallas.

Música

En cuanto a la banda sonora, la saga tiene cierto paralelismo con la realizada en la célebre película Blade Runer por el grupo Vangelis, aunque esta última entrega incluye varios temas que a veces se hacen algo mas machacantes y con falta de la personalidad de entregas pasadas. Como era de esperar, en Mass Effect 3 se siguen manteniendo algunas canciones icónicas, habiendo sufrido alguna de ellas diferentes retoques.

 

Multijugador

Si no tenéis pensado entrar en el modo Multijugador no os tenéis que preocupar, ya que éste no alterará la progresión de la campaña ni el final de la misma, aunque es una buena excusa para no dejar abandonado el juego en una estantería al terminar la campaña.

Por primera vez en la saga, esta tercera entrega contará con un modo Multijugador de hasta 4 personas, que consiste  en una especie de modo horda con un total de 6 mapas. La mecánica del juego consistirá en aguantar 10 oleadas de enemigos entre las que tendremos que cumplir determinados objetivos para poder seguir avanzando, pudiendo ganar puntos, medallas y mejorar armaduras o armas gracias a la progresión del personaje.

 

Algo a destacar sin duda es la variedad de razas con las que podremos jugar, entre las que se encuentran humanos, asari, turian, quarian, krogan, salarian y drell.  Cuando hayamos conseguido que algún personaje llegue hasta el nivel 20 podremos ascenderlo y mandarlo a la sección “La galaxia en guerra”, un mapa bélico que tendremos que conquistar.

 

Conclusiones finales

Estamos ante una historia vendida en 3 partes, digna de admiración y a la altura de una gran película de ciencia ficción, en la que se ha creado un magnifico mundo con un gran elenco de personajes y razas. El hecho de cortar el grifo de la saga en la tercera parte  como afirmó Bioware en un principio es muy de agradecer, por lo que esperemos que lo mantengan y no nos vendan ninguna continuación próximamente.

Los gráficos, a pesar de tener algunas carencias, consiguen un efecto visual asombroso tanto en los diseños como en la ambientación.  Por otro lado, en el apartado sonoro algunas canciones destinadas a la acción se vuelven repetitivas y algo monótonas.

Dentro de la jugabilidad, la cantidad de acción es considerable y dispone de una gran cantidad de misiones, aunque éstas a veces pueden llegar a cansar, sobretodo las secundarias.  Para finalizar, el modo Multijugador le da el broche final para sacar todo el partido posible ha esta gran saga.

En definitiva, Bioware ha hecho mella con su historia, creando un mundo que de seguro ha marcado una generación. ¿Vale la pena hacerse con esta saga? La respuesta es sí.

{youtube}qcXnJkkNa0Y|560|315{/youtube}

A Favor:

  • La IA de los enemigos y de los NPC
  • Los diseños y ambientación
  • Su completo modo multijugador

En Contra:

  • El motor gráfico está algo desfasado
  • Las Misiones secundarias, que en muchas ocasiones serán monótonas
  • Parte de la Banda sonora destinada a la acción

[Nota]

 

Este análisis se ha hecho en base a la versión para Xbox 360 del juego.