De nuevo Radical Entertaitment, de la mano de Activision, nos trae esta continuista secuela del juego que salió en 2009. Prototype 2 nos pone al control del sargento James Heller en su lucha de venganza por las calles infestadas de una Nueva York en cuarentena.

Pero antes de meternos en materia, aclarar con qué os vais a encontrar si compráis el título sin haber jugado al primero. Prototype es un poquito de todo, pero básicamente un juego de acción “hack and slash” que se desarrolla en un mundo abierto tipo sandbox y que tiene tintes de RPG al poder desarrollar nuestras numerosas habilidades.

 

Nueva York Zero

Dos años han pasado desde los acontecimientos sucedidos en el primer Prototype. La ciudad de Nueva York está en estado de cuarentena debido a la exposición al virus Mercer y ha sido dividida en tres zonas: verde, amarilla y roja. En este apocalíptico panorama asumiremos el control de James Heller, militar del ejército americano al que los acontecimientos con el virus le han despojado de su esposa y de su hija y que busca vengarse del creador del susodicho, el mismísimo Alex Mercer, al que culpa de sus pérdidas personales. Tras un intento de acabar con él, Mercer nos infectará con el virus y nos convencerá de su inocencia dándonos un nuevo enemigo, la compañía farmacéutica Gentek y la Blackwatch. Y por supuesto, al infectarnos con el virus nos transmitirá también sus poderes, los cuales serán una herramienta de lo más útil para llevar a cabo nuestra misión.

Esto son los primeros 5 minutos del juego. A partir de aquí tendremos la absoluta libertad para desplazarnos por Nueva York a nuestras anchas, ya sea por tierra o por aire. Este sin duda es uno de los puntos fuertes del juego, ya que desde el principio de la aventura tendremos la capacidad de volar, y os aseguramos que es una auténtica gozada desplazarnos entre los edificios de la ciudad que nunca duerme. La recreación de Nueva York como zona en cuarentena está muy bien lograda, con campamentos y gente vagando por las calles; realmente se logra transmitir la situación de una gran urbe en cuarentena que sufre un fuerte control militar. Dicho control militar lo sufriremos desde el primer momento y deberemos de vigilar nuestras acciones y estar atentos al mini mapa para no cruzarnos con soldados ya que si estos nos detectan nos perseguirán hasta que les demos esquinazo o hasta que acabemos con ellos. Aunque a parte de la precaución, también tendremos otros medios para eludir la vigilancia militar como hacernos pasar por los propios componentes de Gentek o la Blackwatch.

 

También desde el primer momento, el juego nos dará la libertad para elegir entre realizar las misiones principales de la historia o centrarnos en misiones secundarias o la búsqueda de coleccionables para conseguir desarrollar nuestras habilidades y conocer más datos sobre la infección de la ciudad. Gracias a estas misiones secundarias y búsquedas de objetos podremos alargar mucho la vida del juego, llegando a las 20 horas de duración.

 

El control de Heller es muy satisfactorio y responde muy bien a nuestras órdenes, todos los movimientos son muy intuitivos y los ataques son muy sencillos de realizar a la par de espectaculares y con los cuales podremos destrozar literalmente a nuestros enemigos (la sangre y la casquería están a la orden del día) o destruir vehículos militares. La única pega es que a veces perdemos de vista a nuestro personaje con tanta explosión, ya que si hay muchos enemigos en pantalla la acción se puede volver un tanto caótica (pero este caos no es necesariamente malo). Como decíamos, el control y el sistema de combate son muy sencillos, tendremos dos botones a los que asignaremos dos de nuestras mutaciones y con ellos podremos realizar ataques débiles y rápidos y ataques fuertes. Dichas mutaciones nos darán la opción de combinarlas entre ellas pudiendo usar una para paralizar a un enemigo y otra para descuartizarlo una vez paralizado, por ejemplo. Y todo ello aderezado con abundantes litros de sangre.

Para hacer frente a los diversos enemigos tendremos toda una variedad de mutaciones que convertirán los brazos de Heller en mortíferas armas cuerpo a cuerpo, pero además también podremos usar rifles de asaltos, lanzacohetes y lanzagranadas o las propiar armas de fuego que arrancaremos de los vehículos militares enemigos. Dichas mutaciones tendrán varios niveles de poder y las habilidades y capacidades físicas del propio Heller también podrán mejorarse según vayamos subiendo de nivel al ganar experiencia, por lo que podremos decidir en todo momento qué habilidad nos interesa mejorar antes que otras. A parte de las armas antes citadas, también podremos usar tanques o helicópteros militares tanto para desplazarnos como para hacer el cafre en nuestra “caja de arena” particular.

 

Pero no todo será acción descontrolada. En ciertas misiones deberemos conseguir infiltrarnos sin ser vistos en ciertos lugares, por  lo que nuestra capacidad para consumir a los enemigos y adoptar su forma sin ser vistos será fundamental. Sin embargo, una de las pegas que se le debe de poner al juego es que peca de ser un tanto lineal en cuanto a las misiones y la forma de llevarlas a cabo. Sí que es verdad que según avanza el juego se abrirán nuevos tipos de misiones (no muchos) pero aun así hemos echado en falta más variedad en ellas.

 

New York, New York!

Sin duda uno de los puntos fuertes del juego. La recreación de la ciudad es una gozada. Correr por sus edificios y atravesarla volando es super divertido ya que, a diferencia por ejemplo de GTA IV y su Liberty City (la comparación era inevitable), en Prototype 2 la libertad de movimiento cobra un nuevo significado al poder correr por las fachadas de los edificios, saltar de una azotea a otra o atravesar volando un parque. Además el motor gráfico responde muy bien y solo flaquea en momentos puntuales con ciertas texturas.

 

Otro de los puntos fuertes del juego es que viene totalmente doblado al castellano y la calidad del mismo es sobresaliente. En cuanto a la banda sonora cumple con su cometido de acompañar durante la aventura aunque tampoco con muchos alardes.

Antes comentábamos que el juego puede durarnos alrededor de las 20 horas junto con historia principal y secundarias, pero además, para alargar aun más su vida útil se ha incluido el modo Radnett, el cual básicamente consiste en una serie de retos que debemos de completar para conseguir la máxima puntuación en los marcadores online, lo cual nos puede llevar a emplear unas cuantas horas más en el juego si queremos llegar a los puestos más altos.

 

Conclusiones

En resumen y para terminar, Prototype 2 es un juego muy divertido; no hace ninguna promesa de una épica historia con un gran mensaje, tan solo ofrece grandes dosis de diversión y adrenalina desde el minuto 1 y el hacernos pasar un gran rato descuartizando enemigos. Si buscas acción directa y sin complicaciones no dudes en hacerte con él.


A favor:

  • La libertad de movimientos por toda la ciudad
  • Horas y horas de diversión y violencia
  • Totalmente doblado al castellano

 

En contra:

  • Las misiones son muy repetitivas
  • Ciertas texturas en determinados momentos
  • Podemos llegar a perder de vista a Heller en momentos puntuales

 

[Nota]