Hablar de Hideo Kojima es referirse a una de las figuras más importantes de la industria del videojuego. Alabado y criticado a partes iguales, está claro que el veterano desarrollador no deja indiferente a nadie con sus títulos, y que la franquicia Metal Gear Solid es actualmente el principal baluarte tanto para Konami como para su propio estudio, Kojima Productions.

Una de las muchas peculiaridades de este gurú del ocio electrónico ha sido siempre su estrecha relación con Sony y la “marca” Playstation. Todos los Metal Gear Solid canónicos han aparecido en consolas de Sony (salvo The Twin Snakes, que al fin y al cabo, es un remake de la primera parte). Por eso mismo, no fueron pocos los que se quedaron con la boca abierta allá por 2002, al enterarse de que la revisión de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, sería exclusiva para la primera Xbox.

Sin embargo, como tantas veces ha ocurrido (y seguirá ocurriendo), dicha exclusividad no fue más que temporal, apareciendo posteriormente en Playstation 2 y PC.

Tal y como indica Javier Salvador en el análisis de Metal Gear Solid HD Collection, Substance añade jugosas novedades y extras que no posee el título original, como por ejemplo las VR Missions, que consisten en misiones en un entorno virtual que nos invitaban a llegar del punto A al B, añadiendo aproximadamente 30 horas más de jugabilidad;  las Snake Tales, que ofrecen la posibilidad de realizar algunas misiones con Solid Snake; o el modo Solid Skate, un minijuego al estilo Tony Hawk que dispone de dos niveles ambientados en Big Shell.

Con tanto contenido disponible, es normal que el título siguiera en la cabeza de muchos jugadores tras haber desconectado la consola, lo cual incluso llevó a que se aplicaran las tácticas de infiltración de Snake y Raiden en la dura vida de oficina. Y si no os lo creéis, no tenéis más que echar un vistazo al siguiente Retroanuncio.

{youtube}n2bP36iwrvc{/youtube}