Hay películas que, debido a su rápida aceptación por parte del público, se convierten en indispensables. Su calidad intrínseca, así como su diseño y temática son algunos de los factores clave cuando nos centramos en films de animación japonesa. No obstante, también hay que destacar que cuando un director es reconocido por su saber hacer, el éxito de sus productos está asegurado. Por ello, en este manganálisis se va a tratar una de las películas más conocidas del famoso Hayao Miyazaki, que a su vez es de las más queridas por los fans de la cultura audiovisual japonesa: La Princesa Mononoke.

 

HISTORIA

La película comienza cuando Tatarigami, un demonio que destruye todo a su paso, ataca el último poblado ainu. El príncipe de los EmishiAshitaka, consigue matar al portador del demonio -un jabalí maldito- antes de que llegue al poblado, pero a cambio de un elevado precio. En la batalla contra la bestia Ashitaka resulta herido por Tatarigami, quien le infecta con su maldición, una herida que se irá extendiendo por su cuerpo hasta matarle. Además, dentro del cuerpo del jabalí descubren una bola de metal. Tras reunirse con los ancianos de la villa, quienes le dicen a su príncipe que la bola metálica debió de ser la que endemonió al animal gigante, Ashitaka decide huir del poblado para ir hacia el oeste, a la ciudad del hierro, donde quizás encuentre cura a su mal. Toda una aventura para el joven príncipe exiliado.

 

Al llegar a la ciudad del hierroAshitaka conoce a Lady Eboshi, líder de la villa, quien le informa de que la maldición que contamina su cuerpo fue generada por su propia codicia. La ciudad del hierro comenzó a talar árboles del bosque aledaño de manera indiscriminada con la idea de llegar con mayor facilidad a las minas. La destrucción de su hábitat provocó que los animales se revelasen contra los humanos, en una guerra abierta que sigue desde entonces. Sin embargo los animales cuentan con una ayuda extra. San, una joven a la que denominan “la princesa de los lobos” por haber sido criada entre ellos, también conocida como“princesa Mononoke”, es el brazo armado del bosque, una muchacha que en más de una ocasión ha intentado matar a Lady Eboshi al pensar que sin su liderazgo la ciudad del hierro cesaría en su labor destructiva. A pesar de ello, la joven siempre ha fallado en su cometido debido a la férrea protección de la mujer. Por ello, cuando Lady EboshiSan deciden batirse en duelo la joven salvaje ve su oportunidad de acabar con su rival, sin darse cuenta de que ha caído en una trampa que podría costarle la vida. Cuando el príncipe Ashitaka descubre las intenciones de la ciudad del hierro, decide ayudar a San, salvándola de una muerte segura. De esta manera, los dos jóvenes huyen al bosque, el único lugar que puede salvarles la vida a ambos y donde se encuentra elEspíritu del Bosque, un ser capaz de eliminar la sentencia de muerte que pesa sobre el príncipe Emishi.

El director y guionista de la película, el maestro Hayao Miyazaki, necesitó dieciséis años para completar una historia que estaba destinada a triunfar a nivel mundial. Finalmente, el film fue producido en 1997 por el estudio de animación Studio Ghibli. Lo más llamativo de esta increíble obra es el alegato que Miyazaki hace en defensa de la naturaleza, un entorno que se ve deteriorado día a día por el consumismo del ser humano, un tema cotidiano y que ocurre en la vida real. De hecho, La Princesa Mononoke puede ser traducido en este contexto como La Princesa de los Espíritus Vengadores –del japonés-, un título muy descriptivo y directo.

Como algún fan de la obra sabrá, La Princesa Mononoke incorpora unos minutos de animación realizada por ordenador. A pesar de que la práctica totalidad del metraje está dibujado a mano, la obra contó con añadidos generados por ordenador que dieron mayor consistencia y textura al dibujo de Miyazaki, quien también participó en el coloreado digital de algunos fotogramas. Eso explica el elevado presupuesto de la película, la más cara creada en Japón hasta la fecha, que contaba con una factura de 23,5 millones de dólares. En contra de los deseos de su creador, la obra fue calificada con el rating PG-13 (no recomendada para menores de 13 años) en Estados Unidos, el segundo mercado más importante en recaudación para el film.

En el caso de España, el estudio encargado de doblar la película al castellano fueEuroaudiovisual, quien contó con algunos de los dobladores más conocidos del panorama nacional como son David Robles –la voz de Ashitaka en La Princesa Mononoke, del príncipeErik en La Sirenita y de Hugo “Hurley” Reyes en Perdidos– Eva Díez –la voz de San en La Princesa MononokeSabrina Spellman en Sabrina, cosas de brujas y de Milhouse Van Houten en Los Simpson– y Carlos Ysbert –la voz de Gonza en La Princesa MononokeAndy Bellefleur en True Blood Hades en el videojuego Kingdom Hearts II- entre otros. Actualmente la película se puede encontrar en su versión normal (sólo DVD) o en su edición extendida (con contenidos adicionales).

 

BANDA SONORA

Princess Mononoke: Music from the Motion Picture es el título bajo el que se comercializó el hilo musical que acompaña a la película de Miyazaki. Las piezas musicales fueron compuestas por Joe Hisaishi e interpretadas por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Tokio bajo la dirección de Hiroshi Kumagai, mientras que el propio Miyazaki fue el encargado de ponerle letra a las dos melodías vocales. La banda sonora se puso a la venta en julio de 1997, dos semanas antes del estreno de la película en los cines nipones.

La banda sonora se puede adquirir en establecimientos musicales de España tal y como se publicó la edición original en Japón.

 

PREMIOS

La película ha recibido más de 30 premios en distintas categorías y en distintos festivales del país nipón. De todos los galardones destacan el de Mejor Dibujo -concedido por la Academia de Cine Japonés-, Mejor Película en la División de Animación -concedido por la Agencia de Asuntos Culturales perteneciente al Ministerio de Educación de Japón-, Mejor Director –concedido en el Festival de Cine de Takasaki-.

 

CONCLUSIÓN

Algo que no se puede negar es el talento con el que Hayao Miyazaki crea todas y cada una de sus obras, una pasión por su trabajo que se plasma en cada una de las historias con las que los fans de todo el mundo se deleitan y disfrutan. Tramas que hacen volar la imaginación y que transportan a mundos y universos imaginarios en los que todo es posible, incluso el alegato a temas sociales recurrentes e importantes en la vida real. La Princesa Mononoke es un claro ejemplo del poder que el maestro Miyazaki posee sobre el audiovisual nipón, una industria que no sería la misma sin las contribuciones del director. Si aún no conoces a Ashitaka y a San,no esperes para empaparte de una historia que tiene todos los elementos necesarios para engancharte de principio a fin. Después de ver La Princesa Mononoke no percibirás el mundo de la misma manera que antes.