El triunfo de los McPato

¡Ah, la década de los ochenta! Una gran época que nos dejó para el recuerdo acontecimientos como la caída del Muro de Berlín, el anuncio de la DGT de Stevie Wonder, o el nacimiento de  Pato Aventuras (Duck Tales en su versión original).

¿Qué que es Pato Aventuras me diréis los más jóvenes? Pues ni más ni menos que una de las mejores series realizadas por Disney a lo largo de su historia (sí, increíblemente hubo un tiempo en el que las series del “tío Walt” eran buenas, y no lo que emiten actualmente enDisney Channel).PatoAventuras surge en 1987 como una propuesta de calidad por parte de la compañía del ratón más famoso del mundo. En la serie nos narraban las aventuras del pato más rico del mundo, Gilito McPato, el cual tiene que hacerse cargo de los tres sobrinos de Donald (Juanito, Jorgito y Jaimito), ya que el malhumorado y poco entendible amigo de Mickey se ha alistado en la Marina. El choque entre los sobrinos y el viejo avaro no tarda en comenzar, pues este último solo piensa en aumentar más y más su fortuna para nadar en su estanque de monedas de oro. No obstante, como es habitual, poco a poco los personajes entablan amistad y se crea un fuerte vínculo entre todos ellos.

Con esta premisa nada novedosa, pero con un sentido del humor enorme y unos personajes muy carismáticos (empezando por el propio Gilito), no es de extrañar que la serie se convirtiera en un éxito inmediato. Con más de cien capítulos a sus espaldas y una película emitida en cines en 1990 como final de la serie, las aventuras de estos patos supieron conquistar a la juventud, dando lugar a productos derivados como cómics, muñecos y los videojuegos de rigor.

 {youtube}wRypljZTie0|560|430{/youtube}

Ración nintendera de pato

Sin embargo, al contrario de lo que suele ser habitual al hablar de adaptaciones actuales de libros, películas o series al mundo del videojuego, aquí la mediocridad brilla por su ausencia. Ya lo comentamos en el retromanía dedicado a “The Adventures of Batman & Robin”, y aquí lo volvemos a decir: Durante los 8 y 16 bits los títulos basados en licencias (especialmente los de Disney) eran sinónimo de calidad.

El éxito de Pato Aventuras propició que Disney comenzara a emitir otras series que también están en el recuerdo de aquellos que ya tenemos unos años, como Aventureros del Aire(protagonizada por el mítico Baloo de El Libro de la Selva metido a repartidor aéreo) o el Pato Darkwing (tremenda parodia de Batman y que podría ser considerada un spin-off de Pato Aventuras).

Capcom fue la compañía escogida en 1989 para trasladar las aventuras de Gilito y compañía aNES y GameBoy en un título prácticamente idéntico en ambas versiones (salvo por la evidente diferencia gráfica entre ambas consolas).

El argumento, como es de esperar en un título de estas características no es nada del otro mundo, y casi podríamos considerarlo como episodio adicional de la serie: El tío Gilito y los sobrinos realizan diferentes viajes por todo el mundo para poder aumentar aún más las arcas del viejo gruñón.

Al hablar de adaptaciones en la época de los 8 y 16 bits solo se nos ocurren dos tipos de género para el desarrollo de un videojuego:  plataformas o beat ‘ m ‘ up. Como es lógico, Pato Aventuras se encuentra en el primer grupo (resultaría extraño ver a Gilito realizar combos y saltos imposibles para dar cuenta del malvado Pete y sus secuaces).

Por lo tanto, a lo largo de un plataformas de scroll lateral deberemos recorrer todo el globo buscando tesoros en escenarios de lo más variopintos. Concretamente cinco localizacionesserán las que tendremos que visitar a lo largo del juego. Pueden parecer pocas, pero no hay que olvidar la exacerbada dificultad con la que contaban los videojuegos de por aquel entonces, capaz de sacar los colores a casi cualquier título parido a día de hoy. Dichos niveles son:

El Amazonas: Gilito se adentra en una extensa selva mientras se enfrenta a gorilas, serpientes, arañas, plantas carnívoras e indígenas perrunos, a la vez que imita a Indiana Jones escapando de una gigantesca roca. El enemigo final es un Tótem gigante.

Transilvania: No hace falta dar muchos detalles acerca de lo que nos encontraremos aquí. Una enorme mansión encantada llena de fantasmas, murciélagos, armaduras y momias. Posiblemente se trate del nivel más difícil del juego debido a sus múltiples espejos teletransportadores y vagonetas, convirtiendo el lugar en un auténtico laberinto. El enemigo final es una bruja (al contrario de lo que muchos esperarían).

Minas Africanas: Este nivel esta poblado por murciélagos, caracoles y un híbrido entre Profundo (los aberrantes seres marinos creados por Lovecraft) y pato. Al final de este nivel nos aguarda un obeso Rey Midas que se convierte en una bola saltarina.

El Himalaya: Este escenario exigirá bastante habilidad por parte de los jugadores, puesto que es el clásico escenario de hielo que no podía faltar en todo plataformas que se precie. Aparte de deslizarnos continuamente, al saltar podemos hundirnos en la nieve, por lo que habrá que tener cuidado con cada movimiento que damos. En esta ocasión nos enfrentaremos con unas enfurecidas cabras y unos conejos que estaban muy tranquilos hasta nuestra llegada. El enemigo final es el monstruo de las nieves.

La luna: Al contrario de lo que podríamos pensar, a Gilito no le hace falta ningún traje espacial ni preparación alguna para hacer frente a los horrores del espacio. Armado con su fiel bastón, el viejo pato deberá hacer frente a todo tipo de alienígenas y patos que emulan a los soldados imperiales de Star Wars a bordo de un OVNI.

Una vez completados estos cinco breves pero intensos niveles, el juego nos devolverá a Transilvania, donde ahora, sí que sí, deberemos derrotar al enemigo final: ni más ni menos que a “Drácula Pato”. (¿Alguien habló de un crossover entre Pato Aventuras y Castlevania?).

Como pequeña curiosidad, comentaros que si terminamos el juego con más de 10.000.000 $en nuestra puntuación, Gilito llevará una corona en la cabeza en la escueta escena final.

Un gran punto a favor del juego y que le otorga gran rejugabilidad es que no hay necesidad de jugar los niveles en orden. Al inicio se nos pregunta en cual queremos comenzar, y cuando terminamos uno podemos pasar a otro a nuestra elección. También hay que decir que el juegono es el clásico plataformas lineal, puesto que a lo largo del juego aparecerán personajes de la serie encargándonos sencillas misiones secundarias o pidiéndonos localizar algún objeto (que puede estar incluso en otro nivel). En ocasiones también nos obligarán a pagar cierta cantidad de dinero para avanzar a ciertas zonas, teniendo así que explorar concienzudamente los amplios niveles y conocer todos sus recovecos (que no son pocos).

Un apartado jugable y técnico añejo

El control de Gilito es muy sencillo e intuitivo: Con el botón A podemos saltar, y con el botón B podemos tanto lanzar los objetos que nos encontremos con el bastón (como si se tratase de un palo de golf), como usar dicho instrumento a modo de muelle para impulsarnos y acabar con los enemigos que se encuentran debajo, permitiéndonos también pasar indemnes por los habituales pinchos que pueblan el suelo de algunos escenarios.

Gráficamente no está nada mal, si bien es cierto que palidece ante esa obra maestra que es Super Mario Bros 3, pero los personajes se encuentran muy bien caracterizados y arrancarán más de una sonrisa a los que crecieron con la serie y los cómics.

En cambio, el apartado sonoro brilla con luz propia. Pese a contar con pocos temas musicales (uno por cada nivel y otro para el menú principal), no tardaremos en estar tarareando dichas melodías.

Aunque todo hay que decirlo, quizás nos aprendamos la música del juego debido a ladificultad de la que hace gala el cartucho, la cual nos obligará a jugar los niveles una y otra vez hasta que logremos “no morir” y aprendernos la mecánica gracias a la clásica técnica de“ensayo y error”. Pese a contar con tres niveles de dificultad, tan solo contamos con tres vidas y ninguna continuación. La principal diferencia entre cada nivel de dificultad es que mientras que en “fácil” Gilito aguanta seis golpes para morir, en “normal” y “difícil” esta cifra se reduce a tres, eso sin contar con que en “difícil” la velocidad del juego se dispara, con unos enemigos mucho más rápidos de lo habitual y con la imposibilidad de conseguir las escasas vidas extra que pululan por los escenarios. Afortunadamente existen los clásicos objetos recuperadores de vida para echarnos una mano (helados y pasteles).

 

Vuelve, Gilito

Pato Aventuras es un clásico plataformas que quizás no sea de los más conocidos del catálogo de NES, pero eso no quita su grandeza y los grandes ratos que podéis pasar con él.El título contó con una secuela en 1993 también para NES y Game Boy siguiendo los mismos patrones estéticos y jugables, sin variar apenas un ápice en su fórmula. Actualmente la única manera de conseguirlo es a través de emulador, así que ya sabéis: haceros con unROM y disfrutad como enanos dando rienda suelta a vuestra opulencia gracias a ese grande que es el Tío Gilito. El propio Warren Spector sabe de lo que estamos hablando, pues durante el desarrollo del primer Epic Mickey manifestó su deseo de trabajar con esta franquicia al grito de “¡Dadme a los patos, dadme a los patos!”.