Hay algo en la vida que está presente en todo momento. Cada día, cada minuto, cada segundo…sin excepción. Algo que condiciona de forma directa y determinante nuestro comportamiento como seres vivos. Algo constante e inalterable a lo que no queda más remedio que acostumbrarse y que ha forjado el mundo tal y como lo conocemos. Y precisamente por no poder cambiarlo, lo tenemos tan asimilado que ni nos damos cuenta de que siempre está ahí. Seguro que, con el título del juego como pista subliminal, muchos ya habréis adivinado que nos estamos refiriendo a la fuerza de la gravedad. ¿Pero es ésta realmente inalterable? Pues no parece serlo para la protagonista de Gravity Rush, una joven que dispone de una facultad verdaderamente peculiar: controlar la gravedad a su antojo. Bueno, que sean dos facultades; y es que Kat ha conseguido que la flamante portátil de Sony disponga al fin de un título completamente nuevo, exclusivo y de calidad. Un juego por el que merece la pena comprarse una PS Vita.


 

Kat, la misteriosa chica gato

Gravity Rush nos cuenta la historia de Kat, una misteriosa chica que despierta en la utópica ciudad de Hekseville completamente desorientada. Ni sabe quién es, ni dónde está, ni mucho menos la aventura que le espera por delante. Afectada por una profunda amnesia, la joven rubia ni tan siquiera recuerda su nombre -Kat es un apodo que le pondrá alguien en los primeros compases de la trama-. Afortunadamente, nuestra protagonista no está sola; la acompaña un extraño gato (al que tampoco conoce y al que acabará bautizando como “Dusty”), quien parece ser la fuente del poder que permite a Kat controlar la fuerza de la gravedad a voluntad.

La historia comienza con la joven tumbada en el suelo, adormilada, cuando una manzana que ha caído durante la presentación del juego se encarga de despertarla golpeando suavemente su cabeza. No habremos dado más que unos pocos pasos con ella cuando de repente, estando todavía desorientados, seremos abordados por un ciudadano desesperado, quien nos pedirá que salvemos a su hijo de ser engullido por una tormenta de gravedad que azota a la ciudad. La pobre Kat no tendrá ni idea de por dónde empezar, pero el hombre que nos necesita sí. “Utiliza tus poderes de transmutadora”, gritará desesperado. Es aquí donde comienza la primera misión, en la que guiados por un tutorial, aprenderemos los controles básicos del juego y a alterar la gravedad para poder rescatar al niño. Pero dejemos los controles para después.

Y es que merece la pena destacar la original forma en la que se narra la trama de Gravity Rush: mediante viñetas al más puro estilo manga. Combinando el estilo del arte del dibujo japonés y el francés, los eventos clave de la historia se explicarán como una sucesión de bonitas ilustraciones por las que nos desplazaremos deslizando el dedo sobre la pantalla táctil de PS Vita, pudiendo además rotar las imágenes balanceando la consola (y su giroscopio). El nivel técnico del juego es, al igual que su apartado artístico, excelente. Al tratarse de un mundo abierto, hay algunas limitaciones en términos de resolución o alguna que otra ralentización, que se ven sin duda compensadas al poder recorrer libremente una ciudad tan grande y vistosa como Hekseville. La banda sonora contribuye de manera notable en la ambientación del juego, con temas orquestales y melodías agradables. Por cierto, Gravity Rush se encuentra completamente traducido al castellano y las pocas voces que aparecerán serán incomprensibles al estar en un idioma inventado.

No vamos a desvelaros nada más de la trama, no os preocupéis. Pero tras rescatar al niño del que os hablamos antes, descubriremos que la ciudad flotante en la que nos encontramos se ha visto recientemente atacada por misteriosas tormentas gravitatorias y por los Nevis, unos monstruos de formas muy variadas a los que deberemos combatir a lo largo del juego.

 

Controlando la gravedad (casi) sin marearnos

Un título que nos permite cambiar la actuación de la fuerza de la gravedad plantea todo un reto a nivel jugable. Afortunadamente, el equipo del Japan Studio de Sony ha hecho un muy buen trabajo con esta aventura de acción en tercera persona, logrando que desplazarse libremente por todo Hekseville mientras alteramos la gravedad sea asombrosamente sencillo y agradable. Es posible que algunos jugadores requieran de algo más de tiempo que otros para adaptarse al peculiar control de Gravity Rush, pero estamos convencidos de que la mayoría gozarán de una experiencia satisfactoria y (casi) sin marearse.

Pulsando el botón R, Kat se quedará flotando en el aire. En esa situación, podremos indicar la dirección en la que desplazarnos inclinando la consola PS Vita o mediante el joystick analógico derecho. Una mirilla azul en pantalla nos servirá de referencia, por lo que ambas formas  de moverlo serán bastante cómodas, siendo la primera algo más rápida mientras que con el joystick obtendremos una mayor precisión. Una vez enfocados en la dirección deseada y volviendo a pulsar el botón R, Kat “caerá” en picado siguiendo esa trayectoria (pues habremos modificando la gravedad en dicha dirección), cayendo así hacia el nuevo “suelo”. En pleno  traslado aéreo, si pulsamos R de nuevo volveremos a dejar a la señorita rubia flotando otra vez, pudiendo así modificar nuestra trayectoria. Con un poco de práctica, podremos desplazarnos por el aire rápidamente y aprovechar la gravedad para llegar a cualquier punto que queramos.

Eso sí, el estado alterado de la gravedad no será permanente. Un círculo de energía azul nos indicará el tiempo durante el que las modificaciones gravitatorias tendrán efecto. Cuando éste se agote, volveremos a vernos afectados por la gravedad normal y caeremos hacia el suelo. El círculo se recarga por completo unos segundos después de agotarse, aunque también será posible llenarlo en pleno vuelo recolectando unas gemas azules que flotan en el aire. Además, en todo momento podremos volver a la gravedad natural pulsando el botón L. Un detalle curioso y que nos ayudará cuando estemos “desorientados” es que el pelo y la bufanda de Kat siempre se ven afectados por la gravedad normal, recordándonos dónde está el auténtico suelo.

Pero la chica gato sabe hacer muchas más cosas. Podremos saltar (botón X), dar patadas para atacar a los enemigos (cuadrado), esquivarlos (deslizando el dedo por la pantalla), y hasta crear campos gravitatorios con los que transportar o lanzar objetos (con O). Todas estas acciones se nos irán explicando durante las primeras misiones del juego y no tardaremos demasiado en dominarlas. Especialmente útil será la “patada gravitatoria”, la cual realizaremos pulsando cuadrado mientras estemos flotando en el aire, tras haber apuntado a un enemigo. A mayor distancia, mayor velocidad cogeremos y más daño causaremos al golpear. Eso sí, siempre habrá que tratar de impactar en las esferas brillantes del cuerpo de los Nevis, su punto débil.

 

Una experiencia portátil al nivel de sobremesa

El planteamiento de Gravity Rush es propio de un juego de sobremesa (se nota que se empezó desarrollando para PS3 antes de ser reconvertido a PS Vita). Nos permitirá desplazarnos con total libertad por los distintos distritos de Hekseville al más puro estilo sandbox. Tendremos libertad para decidir si queremos realizar una misión principal de la historia, completar alguno de los varios desafíos opcionales disponibles, o bien si tan solo queremos dar una vuelta mientras vamos recolectando las gemas rojas dispersas por toda la ciudad y que funcionarán como moneda del juego.  

En cuanto a los desafíos, éstos se presentan como una especie de misiones secundarias opcionales, que podremos realizar en cualquier momento y repetir tantas veces como queramos. Para activarlas, deberemos gastar gemas rojas, aunque obtendremos una recompensa mucho mayor si las superamos. Nos plantearán varios tipos de pruebas: desde carreras contra-reloj en las que habrá que pasar por una serie de checkpoints, hasta otras en las que tendremos que ir derrotando enemigos mientas acumulamos puntos y extendemos el tiempo límite. Nuestro resultado –el cual podremos comparar con jugadores de todo el mundo mediante los habituales marcadores- determinará si hemos obtenido una medalla de oro, plata o bronce, pudiendo acumular las recompensas de cada una de ellas.

Estas recompensas nos llegarán en forma de más gemas rojas. Además de para activar nuevos desafíos, las necesitaremos para ir mejorando las habilidades de Kat, tales como su barra de vitalidad, la fuerza de las patadas o  la duración de la energía gravitatoria, entre otras muchas. Esto podremos hacerlo en cualquier momento, accediendo al correspondiente menú. En este sentido, conviene destacar que éstos son muy cómodos e intuitivos gracias a la interfaz táctil de PS Vita. Dispondremos además de un mapa en el que aparecerán marcados todos los puntos de interés, como las misiones principales y secundarias, o los personajes con los que poder hablar, entre otros. Marcando un punto como destino, podremos llegar a él siguiendo una fecha blanca que aparecerá en pantalla indicándonos dirección y distancia restante. Y a propósito de indicadores, en medio de los combates aparecerán también unos de color rojo, que se encargarán de marcar la posición de los enemigos.

Por último, es importante destacar que la duración del juego sobrepasa las 15 horas, tiempo más que respetable para un título portátil. Eso sí, tanto los desafíos como las misiones principales tienen una duración breve, para que sea posible completarlas en partidas cortas, algo que sin duda es fundamental al jugar en una consola portátil. A este dinamismo contribuirán también dos elementos más. El primero es que el juego suele realizar auto-guardados frecuentemente, si bien podremos guardar la partida cuando queramos yendo a casa de Kat. Y el segundo, que por toda la ciudad existen una serie de tuberías que funcionan a modo de atajos que nos ayudarán a recorrer Hekseville rápidamente. Por último, mencionar a título informativo que el juego recibirá próximamente 3 packs de contenido adicionales, formado cada uno de ellos por dos misiones, dos desafíos y un traje adicional para Kat. Sin duda alguna, Gravity Rush tiene muy poco que envidiar a los grandes juegos de consolas domésticas. 

En Japón, el juego se conoce como «Gravity Daze»

 

Conclusiones finales

Gravity Rush es probablemente el mejor juego en el catálogo actual de PS Vita. Esta aventura de acción cuenta con una historia muy interesante, relatada de forma original y vistosa al más puro estilo manga. Su jugabilidad es tan original como arriesgada, pero en ella radica la esencia de este título, convirtiéndose claramente en uno de sus puntos fuertes. Y es que Kat conseguirá que disfrutemos de una nueva experiencia como jugadores plenamente satisfactoria. Con unos gráficos a la altura del potencial de PS Vita, una duración de más de 15h y un planteamiento en mundo abierto en el que ir completando libremente misiones breves y desafíos, el Japan Studio de SCE ha conseguido adaptar perfectamente a la portátil un título más propio de consolas de sobremesa. Y con una protagonista tan entrañable y divertida como Kat, poco más se puede pedir. Si estás dudando el comprarte una PS Vita –o todavía te preguntas por qué te la has comprado-, Gravity Rush es la respuesta que estabas buscando.

{youtube}5Q-p-41_V4Y|560|315{/youtube}

A favor:

  • Excelente nivel técnico
  • Jugabilidad innovadora y divertida
  • Artísticamente magistral
  • Largo (más de 15h) y en castellano
  • El encanto y carisma de Kat

En contra:

  • Que haya jugadores que se lo pierdan por no adaptarse o ser reacios a su control
  • El sistema de combate es bastante simple
  • Los DLCs ofrecidos son claramente “sacaperras”

[Nota]