El estudio alemán Yagger, de la mano de 2K Games, nos trae un nuevo título de la saga Spec Ops, franquicia de juegos de guerra que apareció para la primera PlayStation. Sin embargo, este Spec Ops: The Line nada tiene que ver con aquellas entregas, la saga ha sufrido un magnífico lavado de cara gracias a una estupenda ambientación y una narrativa brillante. Fuertemente inspirado en el libro “El corazón de las tinieblas” y en películas como “Apocalipsis Now”, este shooter en tercera persona, que a veces parece en sí mismo una película, nos sitúa en una ciudad de Dubái, otrora joya de los Emiratos Árabes, y ahora totalmente devastada por las tormentas de arena. Encarnaremos al capitán Martin Walker al mando de una pequeña escuadra de soldados Delta en la misión de encontrar supervivientes y localizar a los Malditos del 33, batallón de los Estados Unidos que hace 6 meses entró en Dubái para evacuarla.

Spec Ops: The line no intenta ser un shooter en tercera persona más. Busca ofrecernos una experiencia nueva, sorprendernos con su historia, que nos involucremos con ella y que, cuándo apaguemos la consola, tengamos claro que la guerra no es ningún juego. Aquí no encontraremos terroristas que amenazan con sus bombas el bienestar de occidente ni otro giro de tuerca a la segunda guerra mundial, aquí encontraremos una recreación del daño psicológico y moral que causan los conflictos armados en las personas; y entre la arena no encontraremos héroes, solo soldados.

 

Bienvenidos a Dubái

La ciudad árabe está perfectamente recreada y brilla con luz propia a pesar del estado en el que se encuentra, siendo las partes no sepultadas por la arena totalmente reconocibles. La ambientación también está muy bien conseguida, siendo un fiel reflejo de lo que puede ser una ciudad que ha sido arrasada por la naturaleza y en la que los disturbios de los ciudadanos chocan contra soldados intentando imponer la ley marcial. Rascacielos semienterrados, carreteras sepultadas bajo la arena, edificios a punto de derrumbarse, vehículos abandonados y muerte por todas partes. Ciertos escenarios, además, conseguirán ponernos los pelos de punta.

El sistema de juego bebe directamente de títulos como Gears of War y Uncharted, es una fórmula repetida hasta la saciedad y que aquí Yagger aplica de forma más que correcta. Walker responde perfectamente a los controles y el sistema de coberturas funciona muy bien y de forma muy fluida. La cámara también está a la altura de todo lo demás, con la única pega que a veces, durante las ejecuciones, la cámara y los personajes cambian de situación, por lo que nos puede hacer perder la orientación del personaje durante un par de segundos. El juego no deja de ser un shooter bélico en el que tendremos que ir matando enemigos para ir avanzando, sin embargo, para romper la monotonía habrá variedad de situaciones en los que iremos montados sobre vehículos. También, en ciertos momentos, podremos elegir como afrontar algunas situaciones, si usando el sigilo acabando con un mínimo número de enemigos o atacando de frente y matándolos a todos.

El arsenal que nos encontraremos será amplio y variado, desde fusiles a rifles de francotirador, pasando por ametralladoras pesadas, lanzagranadas y lanzacohetes. Todos ellos necesarios para hacer frente al gran número de enemigos que saldrán a nuestro paso y que intentarán acabar con nosotros a cada momento, con tácticas de flanqueo o atacando de frente. Cierto es que en los niveles de dificultad más bajos, la IA tiene ciertos altibajos y los enemigos nos atacarán sin demasiado criterio, de forma individual y sin usar tácticas de grupo. Sin embargo, el juego tiene 4 niveles de dificultad, y en los dos más altos la IA de los enemigos mejora notablemente, consiguiendo niveles de acción muy frenética en los que cada bala cuenta.

Por supuesto, no estaremos solos en esta guerra, nos acompañarán dos compañeros, Lugo, experto francotirador y Adams, experto en artillería pesada y explosivos. Podremos darles órdenes de combate que, si bien es cierto que son muy simples, son muy efectivas. Podremos usar a Lugo para matar enemigos a larga distancia o el fuego pesado y granadas de Adams para los enemigos más cercanos. Como decimos, estos comandos son muy efectivos, y siempre que fijemos a un enemigo para que nuestros compañeros acaben con él, tendremos un audio en concreto para cada situación y enemigo, lo cual da más variedad y realismo a los momentos de combate.

La arena tendrá su protagonismo en el juego. Por un lado, la podremos usar a nuestro favor de varias maneras: Dubái se ha convertido en unas enormes ruinas llenas de arena en las que, una bala puede hacer desmoronarse una estructura y que toneladas de arena caigan sobre nuestro enemigo. También la podremos usar a nuestro favor para cegar a los enemigos, bien disparando a los conductos de ventilación del techo que están llenos de ella o usando una granada para levantar una nube de arena. Por contra, cuando estemos en el exterior nos expondremos a las temidas tormentas de arena; cuando esto ocurra nuestra visibilidad será prácticamente nula, nos costará mucho apuntar, no podremos dar órdenes a nuestros compañeros y no podremos correr por lo que, las tormentas, además de ser visualmente espectaculares, cambiarán totalmente la acción.

Los desastres de la guerra

Entonces, aparte del uso de la arena, ¿qué ofrece nuevo este Spec Ops: The Line? Pues su mayor virtud es que es el juego el que juega con nosotros poniéndonos ante situaciones morales extremas, obligándonos a elegir entre dos opciones que parecen igual de correctas o de incorrectas al mismo tiempo y que tendrán repercusión a corto plazo en la historia. Dichas decisiones no alteraran el final del juego, pero todas ellas tendrán el mismo peso moral y la finalidad de hacernos más protagonistas e involucrarnos más con la trama. Una trama por cierto que está perfectamente hilvanada, de temática muy adulta y con varios giros argumentales que nos tendrán pegados al sofá. Y como guinda, tendremos 4 finales distintos que dependerán de nuestras acciones en cierto momento del juego.

 

Gráficamente raya a un buen nivel, explotando al máximo las características del Unreal 3. Los tonos pastel intensos le dan personalidad propia (aunque podemos cambiar el filtro si no es de nuestro agrado).Los escenarios son sólidos, bien acabados, variados y grandes con ciertos elementos destruibles en ellos. También son muy variados, cambiando con acierto entre interiores y exteriores aunque, como en la mayoría de los shooters bélicos son un tanto pasilleros. La atmósfera también está perfectamente recreada, con partículas de arena y polvo por todas partes, junto con la sensación de estar siempre bajo el sol del desierto con un gran uso de las sombras y la calima.

El juego está totalmente doblado al castellano, y podemos decir que es de los mejores doblajes que hemos visto en un videojuego. Las voces de los actores casan a la perfección con los personajes y las situaciones. Pero para los puristas, el juego nos da la opción de escuchar el doblaje inglés con los subtítulos en castellano. La banda sonora es totalmente inmersiva y de sobresaliente, desde el solo de guitarra eléctrica del menú principal imitando a Jimi Hendrix, hasta los temas de rock de los 70 que bañan los momentos de más acción durante el modo campaña y que ayudan a crear un gran efecto cinematográfico.

Sin embargo, Spec Ops The Line no destaca entre el resto de shooters bélicos por su duración ya que, dependiendo de nuestra habilidad y el nivel de dificultad seleccionado, nos puede durar entre 7 y 10 horas (más o menos lo normal para un shooter bélico). Este tiempo, gracias a la ambientación y la historia, que nos tendrá totalmente enganchados, se nos puede hacer bastante corto y pasar muy rápido, lo cual no deja de ser del todo malo.

La guerra del multijugador

El multijugador nos ofrecerá partidas competitivas de hasta 8 jugadores y recreará la guerra civil que estalló antes de nuestra llegada a Dubái entre el 33 y los Exiliados. Es un multijugador muy clásico en su planteamiento, con los típicos modos de juego de todos contra todos (Caos), todos contra todos por equipos (Motín), duelos por equipos con una vida (Desgaste), Rey de la colina (Enlace y Desconectado) y destruir la base del equipo rival (Enterrado).

A pesar de tener los típicos modos de juego, las mecánicas nos obligarán a jugar de forma muy estratégica, usando siempre las coberturas (sistema de coberturas que funciona igual de bien que en el modo campaña). Tendremos hasta 10 perfiles distintos para personalizar, pudiendo elegir entre una variedad de armas mayor que en la campaña (primaria, secundaria y explosivas), la apariencia y las ventajas. Estos 10 perfiles se dividirán en 5 clases muy bien diferenciadas, cada una con sus puntos fuertes que nos beneficiarán tanto a nosotros como a nuestro equipo. Por tanto, la estrategia de equipo será muy importante, pudiendo configurar los equipos con distintas clases para tener una escuadra equilibrada, ofensiva o defensiva. En definitiva, el multijugador potencia mucho el juego en equipo.

6 mapas ambientados en la campaña principal serán los escenarios de las batallas en línea, muy distintos entre ellos pero con dos cosas en común. Podremos usar trampas de arena con las que sepultar a nuestros adversarios y todos los mapas sufrirán esporádicas tormentas de arena que nos harán caminar más despacio y nos dificultarán a la hora de apuntar, cambiando radicalmente la experiencia de juego e incluso el desenlace de la partida.

 

Conclusión

A pesar de estar desarrollado bajo una fórmula trillada hasta la saciedaz, Spec Ops The Line tiene argumentos y personalidad suficientes para no ser considerado un shooter de guerra más. Nos hace protagonistas de su historia, obligándonos a elegir en situaciones morales muy crudas, nos muestra la oscuridad de una guerra y todo lo que la envuelve y nos narra una historia que merece ser vivida y que le hace brillar con luz propia.

A favor

  • Su historia, narrativa y desenlace
  • Su ambientación
  • Multijugador competitivo muy divertido

En contra

  • La IA se podía haber pulido más
  • El motor gráfico da signos de agotamiento
  • Durante las ejecuciones a enemigos la cámara nos puede jugar alguna mala pasada
[NOTA]
*El análisis se ha realizado en base a la versión de Xbox 360.