Google, a través de Laboratorio X, donde han salido proyectos como coches autónomos y las Project Glass (las gafas de realidad aumentada), lleva experimentando desde hace años con un cerebro artificial que pretende recrear el funcionamiento de la mente humana.

La compañía ha conectado 16.000 procesadores, creando una de las mayores redes neurales del mundo con más de 1.000 millones de conexiones. Después, los investigadores de Google pusieron a este “cerebro” a analizar contenidos, para que buscase y aprendiese por su cuenta.

El cerebro decidió buscar fotografías de gatos entre 10.000 millones de imágenes sacadas de YouTube. Al parecer, la razón que le llevó a dedicar sus esfuerzos a la búsqueda de imágenes de estos animales fue la gran cantidad de este material y la gran interacción que produce en Internet.

Los investigadores reconocen estar sorprendidos por los resultados de la investigación, no tanto por la temática de las búsquedas, sino por la gran precisión que ha alcanzado la máquina, doblando su capacidad de acierto entre una lista de 20.000 categorías diferentes.

{youtube}peHNAEk1aKo{/youtube}