Después de años de censuras y prohibiciones en el mundo de los videojuegos, al fin Australia ha aprobado la calificación de +18, lo cual significa el fin de una medida totalmente desproporcionada en los tiempos que corren hoy en día, dando la opción al público adulto de jugar a las creaciones de los desarrolladores tal y como fueron concebidas.

«La calificación de +18 informará a los consumidores, padres y vendedores de los productos que no son apropiados para menores, protegiendo a los menores de dicho material,» dijo Jason Clare, ministro de asuntos interiores. «Estas reformas también significan que los adultos serán capaces de elegir que juegos quieren jugar con el beneplácito de la ley.»

Fuente: Destructoid