El padre de Mario y Zelda, Shigeru Miyamoto, ha declarado al medio IGN su preocupación por la violencia que consumimos de forma diaria en los videojuegos.

Si nos paramos a pensar, prácticamente todos los juegos tienen como objetivo más básico matar, ya sean personas, zombies o monstruos de cualquier tipo.  El gore en los juegos es cada vez más intenso como podemos ver en varios títulos de la actualidad. Miyamoto ha explicado que se siente intranquilo por esta persistencia de añadir armas en todos los juegos actuales. Incluso se siente incapaz de saber que sienten los jóvenes al empuñar un arma virtual y descargarla contra otra persona.

«A veces me preocupa la creación continuada de juegos que se centran en armas y que haya tantos juegos de ese tipo», declaró Miyamoto. «Se me hace difícil imaginar, en particular para las jóvenes generaciones de jugadores, la forma en la que se sientan e interactúan con ello»

Miyamoto hace especial hincapié en que la responsabilidad de los padres debería estar presente en la elección de juegos y en la evaluación del contenido que sus hijos verán durante horas. También opina que la era digital sobrepasa a muchos padres, ya que a estos se les escapa alguno de los contenidos violentos de la actualidad y no solo los hace responsables a ellos, sino que también a los desarrolladores, ya que cree que estos deberían estar atentos o poner medidas para que los más pequeños no vean según que cosas.

«En la transición hacia los medios digitales se vuelve más difícil para los padres tener una comprensión completa de lo que está pasando. Desde la perspectiva de los desarrolladores de juegos es importante tenerlo en cuenta».