Según el blog oficial de Rockstar, desarrolladora de Max Payne 3, la compañía norteamericana va a comenzar a tratar de una forma un tanto especial a la pequeña minoría de usuarios que dinamitan la experiencia multijugador con sus hacks y trampas, haciendo que sus actos fraudulentos no queden impunes. 

“Cualquiera que haya hackeado una partida o una cuenta, haya modificado o alterado sus diferentes aspectos para mejorar sus estadísticas, y haya hecho uso de esa capacidad para sobresalir por encima de los otros de forma fraudulenta, será amonestado durante un cierto periodo de tiempo, junto a otros jugadores que hayan cometido los mismos actos y únicamente podrán conectarse entre ellos para partidas multijugador.”

Igualmente, con los futuros parches se irán solucionando todos estos casos que puedan surgir. La compañía pide a todos los usuarios del juego, que en caso de ser victimas o testigos de estos hechos, los reporten enseguida a maxpayne3.banhammer@rockstargames.com, indicando:

  • Plataforma (PC, PS3 or Xbox 360).
  • Gamertag/ID del tramposo.
  • Descripción de la trampa.
  • Un video o una captura como prueba si fuera posible