El jefe de diseño de Vigil Games, Haydn Dalton, ha asegurado en una entrevista a Videogamer que habrá una tercera parte de Darksiders si su segunda parte vende el rededor de 4 millones de copias, aunque también cree que con el nuevo presidente de THQ, Jason Rubin, el juego será mucho menos extenso.

“Quizás lo que tenemos que hacer es dar un giro y decir, ‘hagamos otro juego de Darksiders, pero vamos a probar y reducir su extensión para poder pulirlo lo máximo posible'”, dijo Dalton. “Quizás diga, ‘bajemos un poco su envergadura, haremos otro juego pero estará más centrado’. Eso no es algo tan malo”.

Darksiders II es 4 veces más grande que el primer juego, hecho que le ha repercutido negativamente en forma de retrasos al juego. Por ese motivo Dalton no cree que vayan a volver a apostar por la misma fórmula en un futuro, además de que aunque parezca en principio algo negativo, el juego se podrá ver beneficiado por ello.

“Reducir el tamaño del mundo puede verse como un gran impacto desde el punto de vista del jugador, ya sabes, podríamos ofrecer más interacción dentro del mundo si éste fuera más pequeño. Y éste podría estar incluso más pulido, podrían haber muchas más cosas animadas en los entornos y más detalles o destrucción o cualquier cosa podría estar en el mundo porque se ha reducido su tamaño. En lugar de hacer un montón de metros cuadrados, es más como qué puedes hacer en una habitación más pequeña centrándote en ella, profundizando e interactuando con un escenario más pequeño”.

“Inicialmente parece que hacer algo más pequeño no es tan bueno. Bien, eso no tiene por qué ser cierto. Cantidad no es sinónimo de calidad. Solo porque hagas algo más grande no significa que vaya a ser mejor”.

Parece que el bueno de Haydn Dalton, obligado por las circunstancias de tener nuevo jefe, intenta sacar lo bueno de lo malo en sus declaraciones. Esperemos que tenga razón y el nuevo presidente de THQ no transforme la compañía en una fábrica de juegos poco ambiciosos enmascaradas en IPs de éxito.