La primera expansión de The Elders Scrolls V: Skyrim denominada Dawnguard nos llegaba a España con varios bugs, algo que también ocurría con las versiones de nuestros vecinos Francia, Italia y Alemania. Bethesda demuestra una vez más que no se queda atrás y una semana después de su lanzamiento los usuarios de Skyrim ya tienen disponibles un parche de poco más de 30 Megas que soluciona los múltiples errores que disponía la expansión.

Las incidencias que más han resonado y se ha hecho más hincapié en solucionar son la desnudez (en ropa interior) de la que algunos personajes hacían gala y las misiones que no se podían finalizar.