El juicio contra EA por el que se la acusaba de monopolio con sus juegos Madden sobre la NFL (la liga de fútbol americano) ha finalizado. Resultado: EA Sports deberá pagar 27 millones de dólares por haberse considerado dicho monopolio como ilegal.

La demanda fue interpuesta en 2008, reclamando que la licencia de la NFL en exclusiva para EA le permitía aumentar los precios de los juegos hasta en un 70%, y que además fue la responsable de la desaparición de la saga NFL 2K de Sega. De ese modo, Madden quedaba como la única serie de juegos basada en la licencia oficial de la NFL, forzando a los consumidores a comprar productos de EA.

¿Qué significa esto en términos prácticos? Pues que todos los consumidores que hayan comprado algún juego de la serie Madden NFL de EA Sports entre 2005 y hoy podrán reclamar parte del dinero. En concreto, 1,95$ por cada juego de PS3, Xbox 360 o Wii; y 6,79$ por cada juego de PS2, Xbox o GameCube.

La sentencia también establece una prohibición de 5 años por la que EA y la NCAA (asociación responsable de la liga universitaria) no podrán tener acuerdos de exclusividad, a partir de la finalización del actual contrato en 2014. Como curiosidad, comentar que el último juego basado en la liga universitaria de fútbol americano que no haya sido desarrollado por EA Sports fue el College Football 2K3 de Sega, lanzado hace 10 años.

EA Sports tampo podrá firmar acuerdos de exclusividad con la Arena Football League durante 5 años, aunque esto es poco relevante, pues el último juego basado en esta liga se publicó en 2007.

¿Hará esto que otra compañía se anime a lanzar su propio juego de football? Parece poco probable. Casi tan poco como que los europeos empecemos a comprar juegos basados en este deporte tan genuinamente americano.

Fuente: Kotaku | Vía: VG247