New Super Mario Bros llegó a Nintendo DS bajo la premisa de devolver al buque insignia de Nintendo a sus raíces de 2D, creando un título de scroll lateral en la que teníamos que guiar a Mario hasta la meta antes de que el tiempo se agotara. Lo que en un primer momento parecía un juego divertido y atrayente para el jugador más clásico no tardo en volverse un título de dificultad claramente edulcorada y enfocado al público más generalista, dejando claro que los jugadores más ambiciosos debían buscar refugio en los excelentes Mario Galaxy para encontrar un desafío a su altura.

Esta saga también tuvo una entrega en Nintendo Wii, siendo ésta un tanto más correcta que su predecesora gracias en parte a su divertido modo para 4 jugadores, el cual dotaba al juego de una gran diversión a pesar de seguir siendo demasiado sencillo.

El pasado E3, Nintendo mostró por primera vez New Super Mario Bros 2 de forma jugable, título que llegará a Nintendo 3DS el próximo mes de agosto y que pudimos probar en la Gamelab 2012.

 

¿Un juego para todos los públicos?

New Super Mario Bros 2 sigue la estela de sus dos entregas anteriores, disponiendo de un control simplificado basado en correr y saltar. La primera sensación al jugar es la de total “déjà vu”. Y es que el juego da la impresión de ser exactamente igual que en entregas anteriores, con los mismos enemigos y escenarios sucediéndose una y otra vez. Este problema sería menos criticable si el juego ofreciera una motivación para el jugador, pero lo cierto es que en el rato que disfrutamos de él no vimos peligrar la vida de Mario en ninguna ocasión, y lo que es peor, no nos divertimos jugando.

Dentro de la demo pudimos jugar a tres niveles clásicos de la saga, como el reino champiñón, el desierto y una de las fortalezas intermedias. Ninguna de ellas supuso un gran problema para los que pudimos probarlas a pesar de hacerlo incluso en “speedrun”, dejando claro que lo difícil en New Super Mario Bros 2 es morir. Tampoco resultó complicado obtener las tres monedas especiales que hay repartidas y escondidas a lo largo de todos los niveles, ya que todas ellas estaban bastante visibles y accesibles.

 

Novedades y vuelta de viejos conocidos

En esta entrega, el reino champiñón se está inundando de monedas de oro, así que recoger el mayor número de ellas será nuestro objetivo. Ahora veremos bloques que darán un gran número de monedas a la vez e incluso un círculo dorado que al pasar a través de él hará que los enemigos cambien a color dorado por un breve espacio de tiempo, momento en el cual podremos conseguir un buen número de calderilla. ¿Es esto un aliciente para jugar al juego? Pues por desgracia no, ya que al intentar recogerlas todas ralentizaremos nuestra marcha sin una recompensa demostrable más que el número de monedas recogidas al terminar la partida, hecho que a nuestro parecer, emborrona la esencia de los juegos del fontanero.

También vuelve, una vez más, el power up de Mario Tanôki, aunque esta vez nos permitirá volar por tiempo limitado tal y como lo hacíamos en Super Mario Bros 3, y no tan solo ralentizar nuestra caída o golpear a los enemigos con la cola como en 3D Land. Hablando de retornos, también hizo su aparición en el juego Rezno, el enemigo final de las fortalezas de mitad de fase en Super Mario World. Por desgracia, a la hora de enfrentarnos a él vimos que los triceratops que escupen bolas de fuego están un tanto desentrenados por su inactividad, ya que para derrotarlos tan solo tuvimos que quedarnos estáticos bajo él y saltar dos veces para eliminarlo, algo tremendamente fácil incluso para el jugador menos experimentado.

 

Conclusiones finales

New Super Mario Bros 2 sigue la estela de sus entregas anteriores con el claro hándicap de no conseguir sorprender, ofreciendo exactamente lo mismo a pesar de añadir el reclamo de conseguir monedas, hecho que no representa un desafío motivante.

Afortunadamente, estas impresiones se basan en tan solo tres niveles del juego, por lo que nos gustaría pensar dada su dificultad, que estos estaban extraídos de los primeros mundos y que en la versión final encontraremos momentos que nos resulten un reto, aunque viendo los precedentes sospechamos que esto último difícilmente se cumplirá.

Es una lástima, ya que Nintendo siempre ha sido la mejor a la hora de crear títulos de plataformas, pero su afán de llegar a todo tipo de jugadores ha afectado incluso los juegos de su propia mascota. Quizás vendría bien recordar tiempos en los que niños y adultos jugaban al primer Super Mario Bros, un título exigente y difícil que no abrumaba a nadie por ello, sino que motivaba a todo tipo de personas a superarse y a arriesgarse por conseguir una vida (antes éstas escaseaban) que le permitiera disfrutar de una segunda oportunidad.