Tal y como os informamos en el especial sobre Wii U, en la pasada Gamelab Nintendo invitó al equipo de Tallon4 a probar su nueva consola de sobremesa en un evento paralelo a la feria. Afortunadamente, la compañía de Kioto nos tenía preparada otra sorpresa, ya que también nos mostraron en primicia la nueva Nintendo 3DS XL, revisión de su portátil tridimensional que fue anunciada hace poco menos de dos semanas por Satoru Iwata en la pasada Nintendo Direct.

De esta forma, en Tallon4 os hemos preparado una breve entrada dejando constancia de nuestras impresiones con la consola, la cual pudimos disfrutar durante unos 10 minutos, aproximandamente.


Bondades y defectos

Nintendo 3DS XL  dispone de pantallas un 90% más grandes que su antecesora, hecho que le permite mejorar la experiencia jugable gracias a su mayor ratio de visión. Por desgracia y a pesar de disponer de un sistema específico de antialiasing, la consola aumenta también los defectos como los dientes de sierra, los cuales se ven en gran parte disimulados cuando activamos el efecto 3D. Afortunadamente éste es el único defecto gráfico, ya que tanto a nivel de color como lumínico sigue rayando igual de bien que Nintendo 3DS.

En cuanto a su diseño y prestaciones, Nintendo 3DS XL es ante todo tremendamente cómoda. Gracias a su mayor área podremos coger la consola de forma que se cansen menos las manos al jugar, además de disponer de un pad analógico más preciso y de un peso muy liviano. En contrapartida, el nuevo diseño no es tan elegante como el original, dando además la sensación de ser una consola un tanto más frágil y de peor calidad, hecho que puede generar un rechazo por parte del consumidor. Lo que sí ha mejorado de forma importante ha sido la autonomía de la batería, la cual llegará ahora hasta las 10 horas de duración. Como es normal, no tuvimos el suficiente tiempo para poder comprobarlo, además de estar conectada en todo momento a la red eléctrica a través del cargador.

 

Mejoras que echamos en falta

No hace falta mencionar que si la no inclusión de un segundo pad analógico en el diseño original fue un fallo importante, su ausencia en esta revisión es algo incomprensible y difícilmente digerible, todavía más cuando ha sido anunciado un nuevo “circle pad” compatible con ella. Es difícil para Nintendo escudarse en que los usuarios de Nintendo 3DS original podrían verse afectados por una prestación jugable de la cual no disponen, ya que a parte de poder adquirir el ya mentado add-on, la compañía de Kioto ha hecho movimientos de esta magnitud en ocasiones anteriores, como la inclusión de la cámara y la tienda digital DSi Ware en Nintendo DSi, opciones de las que no disponía la Nintendo DS original.

También esperábamos una mejora en el ángulo de visión del 3D, el cual se sigue perdiendo con la misma facilidad que su antecesora, aunque gracias a la mejor sujeción de la consola es algo que ocurre en menor frecuencia.

 

Conclusiones

Nintendo 3DS XL consigue solventar algunos errores del antiguo modelo, mejorando el tiempo de vida de la batería y la comodidad al jugar con ella, además de ofrecer una imagen incrementada en un 90% respecto a su modelo anterior. Por desgracia, la no inclusión de un segundo pad analógico, no haber mejorado la perdida de visión del efecto 3D al mover la consola o su diseño menos elegante hacen que ésta no sea perfecta, dando pocos motivos al poseedor de una Nintendo 3DS para renovarla por el nuevo modelo, a pesar de que será un goloso caramelo para los nuevos usuarios.

Esperemos pues que Nintendo tome buena nota y que en su segunda revisión dé totalmente en el clavo. Y es que aunque Satoru Iwata se empeñe en desmentirlo, sería muy extraño que ésta no esté en las tiendas de aquí a dos años.