La calidad y mimo con el que trataron a sus productos no impidió que Spellbound Entertainment se declarara insolvente hace unos meses, desapareciendo así el estudio creador de la saga Gothic, siendo precisamente Gothic 4 su último trabajo.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que el estudio ha logrado levantar cabeza reconvertido como Black Forest Games, conservando así no solo a sus miembros clave sino también 40 programadores del equipo original de 65.

El nuevo estudio ha afirmado querer establecerse como «un líder en juegos de rol y de estrategia», indicando que «continuarán el legado de Spellbound potenciando la base del equipo para construir una compañía aún más grande que esté mejor adaptada a las oportunidades del mercado actual. Con el talento y las IPs que poseemos, sabemos que una vez más seremos reconocidos como un líder en la creación de juegos para los géneros de rol y de estrategia».