¿Recordáis a Curiosity? No, no nos referimos al robot que la NASA ha enviado recientemente a Marte, sino al juego experimental de Peter Molyneux, aquel que contará con un DLC de 50.000 libras para comprobar si alguien tiene la desfachatez de comprarlo (a modo de estudio sociológico, en palabras del propio Molyneux).

Pues bien, resulta que según ha informado el propio Molyneux en Twitter, debido a esta coincidencia con el mencionado robot, se han visto obligados a cambiar el nombre a su juego. ¿Tenéis alguna sugerencia? Mandadle vuestras ideas, a lo mejor aparecéis en los créditos.