Dragon Quest X ya ha salido a la venta en Japón, y como es tradición, los japoneses pueden poner en práctica dos de sus aficiones más queridas: jugar a un Dragon Quest y hacer cola para comprarlo.

 

 

Como ya sabéis, para poder jugar al juego se necesita un Pendrive de 16 Gb y hay que instalar los dos DVDs del juego en él, hecho que según Kotaku es una experiencia larga y tediosa, llegando a tardarles a ellos la friolera de una hora y diez minutos.


 

En cuanto a las ventas del juego todavía no se conoce la acogida que éste ha recibido por parte del público nipón, aunque parte del material promocional como el teclado Slime y otro tipo de merchandising se ha agotado en 30 minutos según ha informado Famitsu.

Fuente: Kotaku y Famitsu