Queridos lectores, pese a que la Gamescom terminó el pasado sábado, aún seguimos con numeroso material sobre la feria germana que enseñaros. Si esta mañana os presentábamos la entrevista realizada a Reef Entertainment, creadores del videojuego de Rambo, hoy os comunicamos que asistimos al pase de prensa organizado por EA para la nueva entrega de Army of Two, la tercera (aunque no es numérica).

Para empezar, es preciso reconocer que nos hemos quedado gratamente sorprendidos con lo encontrado por varias razones. En primer lugar, pese a ser un shooter bélico actual, de esos que tanto proliferan a día de hoy, la franquicia Army Of Two cuenta con un carisma colosal que lo diferencia del resto, principalmente por culpa de sus dos protagonistas, auténticas bestias pardas en lo que a destrucción masiva se refiere.

El otro punto a destacar de es que estamos ante un juego en el que el cooperativo es realmente fundamental, de esos en los que la ayuda del compañero es fundamental para sobrevivir. Como bien reza el título del juego, estamos ante un ejército de dos hombres, y sin la correcta coordinación de ambos, lo único que encontraremos es el fracaso. Solo con el trabajo en equipo lograremos superar los momentos más complicados y tomar las decisiones adecuadas. Esta es una idea que EA busca enfatizar con el juego, y creednos cuando decimos (tras haberlo probado), que lo están consiguiendo.

Pero no solo nos hablaron sobre el enfoque del título. EA se vanagloria enormemente al informarnos de que el juego funcionará con el mastodóntico  Frostbite 2.0 , buscando alcanzar el nivel gráfico de Battlefield 3.

Por fin, después de tanta charla, nos dejaron ponernos a los mandos para poder probar una demo jugable en un estado muy avanzado.

Lo primero de lo que nos dimos cuenta es que no estamos ante un argumento sesudo ni con grandes aspiraciones. Army of Two nos presenta una historia de acción más, consistente en diversión y adrenalina pura, como si estuvieramos en una de las grandes películas del cine de acción y mamporros de los ochenta y noventa. Por eso mismo el título no se corta un pelo en lo referido a escenas bestias. El gore estará a la orden del día, con enemigos que son destrozados y reventados en cachitos gracias a nuestro inmenso arsenal. Amputaciones, cabezas que explotan y grandes dosis de sangre serán nuestro pan de cada dia.

La acción no da tregua en ningún momento: Narcotraficantes que nos reciben con una avalancha de metralla, explosiones a raudales… Todo es hiperbólico en Army of Two The Devil’s Cartel. Y para sobrevivir a toda esta matanza, la coordinación con nuestro compañero es fundamental, tal y como hemos mencionado lineas atrás. A lo largo de la demo fuimos conscientes de la compenetración necesaria para subir por sitios inaccesibles, curación, rescates tras una caída fatídica o  apoyo aéreo. Estas son solo las opciones que pudimos probar a lo largo de la demo, pero EA nos ha asegurado que a lo largo del juego habrá muchas otras.

Una nueva habilidad disponible para esta nueva entrega es la presencia de una especie de “bullet time” a lo Max Payne. En determinadas ocasiones podremos ralentizar el tiempo para disparar mientras los enemigos se desplazan lentamente. Por si fuera poco, en este modo la munición hace mucho más daño y veremos a los enemigos saltando en trocitos. Todo sea por el espectáculo.

Tras la finalización de la demo, hemos de reconocer que nos quedamos con ganas de más dosis de acción extrema. Hay que reconocer que Army of Two The Devil’s Cartel no inventa la rueda ni cambiará el género, pero las dosis de acción directa y frenética que ofrece son muy a tener en cuenta para esos ratos en los que únicamente queremos desconectar y machacar los botones de nuestro pad. Eso sí, siempre en pareja.