Sonic and All-Stars Racing Transformed nos ha sido presentado en la mañana de hoy en el centro de negocios de Koch Media, empresa que se encarga desde hace unos meses de la distribución de los juegos de la compañia japonesa en países como España e Italia. Tengo que reconocer que antes de entrar a la mesa redonda con los creadores del juego, mi opinión sobre el título no era especialmente positiva, ya que me daba la sensación de que Sega había invertido poco en el proyecto y que buscaba obtener dinero de forma fácil gracias a la estela de Mario Kart 7 de Nintendo 3DS. Por fortuna, los prejucios están para enterrarlos y socabarlos cuando te dan motivos para ello, y la verdad es que en la media hora que he podido probar el juego me ha parecido muy divertido y entretenido.

Comenzamos nuestra experiencia con el juego familiarizándonos con sus controles, los cuales están bastante simplificados para poder llegar a todo tipo de jugadores. De esta forma, el gatillo derecho servirá para acelerar, el izquierdo para derrapar, el botón x para lanzar objetos y los joystiqs izquierdo y derecho para girar y para hacer filigranas en el aire respectivamente. Como ya sabemos, en Sonic and All-Stars Racing Transformed los vehículos se transformarán en barcos o aviones automáticamente dependiendo del medio en el que nos encontremos, cambiando también el tipo de control. Para hacernos una idea de esta situación, tan solo hay que pensar que el giro de 90 grados que pueda efectuar un vehículo gracias al agarre de sus neumáticos es mucho más preciso que el de una embarcación, hecho que ha estudiado cuidadosamente Sega y gracias al cual nos ha ofrecido un control variable que responde de forma satisfactoria en los tres tipos de situaciones posibles.

 

 

Otro factor importante en Sonic and All-Stars Racing Transformed son los escenarios, los cuales variarán a lo largo de la carrera para ofrecernos diferentes situaciones y hacerlos más variados. En total habrá 16 diferentes ambientados en distintos lugares del universo Sega, teniendo cada uno de ellos enrevesados y complicados atajos que nos harán ganar preciosos segundos si los sabemos utilizar, aunque desde la compañía nipona nos han asegurado que a ellos mismos les ha costado algunos meses encontrarlos y dominarlos todos.

Como buen juego de carreras locas que se precie, los items tienen un gran peso específico en el juego. Estos, al igual que en Mario Kart, se representan con un icono en forma de interrogante, los cuales nos otorgarán cualidades como más aceleración, protección contra ataques por la retaguardia o diferentes formas de destruir a los corredores que vayan en cabeza o nos pisen los talones. Pero este no es el único símil con el juego de Nintendo a parte de los ya mencionados, ya que éste dispondrá también de diferentes niveles de dificultad representado en velocidades, volviendo también a los enemigos más tramposos y agresivos contra nosotros.

En cuanto al modo multijugador, el juego soportará hasta 10 jugadores en su modo online, mientras que en pantalla partida serán hasta 4 los jugadores simultáneos posibles en todas las versiones menos en Wii U, en la que podrán jugar hasta 5 jugadores (4 Wiimotes y un Wii U Gamepad). Ya que hablamos de Wii U, los chicos de Sega nos han asegurado que han realizado un trabajo importante con esta versión, la cual explotará las posibilidades del Wii U Gamepad. Para comenzar, en el mando tendremos información como el item disponible, posición en la carrera, etc., mientras que en la pantalla del televisor se desarrollará toda la acción. Si preferimos invertir esta característica tan solo tendremos que deslizar un dedo de abajo a arriba en la pantalla táctil en cualquier momento de la carrera. Otro punto interesante es que al elevar el Wii U Gamepad por encima de nuestros hombros éste se transformará en un retrovisor para poder ver cómo se desarrolla la carrera detrás de nosotros.

 

 

Quizás la característica más llamativa en Wii U es su compatiblidad con los sensores de movimiento, y no solo es por la posibilidad de manejar nuestro bólido con los gestos de nuestra mano, ya que los chicos de Sega nos han asegurado que hay otras divertidas opciones implementadas que hacen uso de esta característica. Una de ellas se ve aplicada en el nivel de Super Monkey Ball, en el cual el jugador con el Wii U Gamepad podrá variar la inclinación del circuito moviendo el mando en cualquier dirección.

Definitivamente y como ya he comentado al principio de estas líneas, el juego es divertido y cumple notablemente con su cometido, trasladando a Sonic y sus amigos a una carrera en la que esta vez no derraparán estrepitosamente.