Si pensábais que nos habíamos quedado sin información respecto a la Gamescom, es que estábais muy equivocados, pues como grandes amantes del género zombi que somos, no podíamos perdernos la conferencia que Techland y Deep Silver dedicaron al prometedor  Dead Island: Riptide. Puede que muchos aún nos hayáis enterado de la existencia de este título, o de si es una expansión o una secuela. Podríamos decir que un poco de todo, ya que tal y como afirmó el desarrollador encargado de la conferencia, el título es una continuación del primer juego, pero no es una secuela, comparando ambos proyectos con Fallout 3 y Fallout New Vegas (o como los tres juegos que conforman la historia de Assassin’s Creed 2). Ahora que por fin hemos aclarado la concepción del título, pasaremos a desgranaros lo que vimos durante dicha conferencia.

Tenemos que reconocer que nos sorprendió mucho no haber visto nada del modo campaña del título, ya el estudio prefirió centrarse únicamente en hablarnos acerca del multijugador. No obstante, se ha confirmado que los protagonistas de este juego serán los mismos que del anterior, continuando su historia de supervivencia en esta isla repleta de muerte y putrefacción.

Lo que sí que pudimos ver fueron varios momentos de gameplay multijugador de un modo de juego clásico en estos juegos: enfrentarnos a numerosas hordas y oleadas de enemigos mientras tratamos de aguantar todo lo posible. No obstante, Techland ha asegurado que están trabajando concienciudamente en este modo para que resulte atractivo a los jugadores, para no dar la sensación de haberlo visto antes. Se estan centrando especialmente en los aspectos estratégicos de la jugabilidad, para hacerlo más difícil que su predecesor.

En primer lugar pudimos observar como los protagonistas estaban pilotando una lancha en una zona pantanosa digna de aparecer en una película de Tarzán o Indiana Jones  (si ambos personajes contasen con zombis entre sus enemigos). El objetivo consistía en triturar el mayor número de zombis posible con la lancha hata llegar a una iglesia abandonada. Una vez allí, los personajes deben defender la zona mientras siguen llegando más y más no muertos.

A continuación vimos uno de los aspectos que más nos han gustado de toda la conferencia: la posibilidad de planificar nuestro refugio como si de una fortaleza se tratase. Podemos emplear minas terrestres, torretas portátiles o construir rejas con diferentes materiales, y más opciones que aún están en desarrollo. Lo cierto es que todo esto le añade un toque más sesudo al juego, puesto que si no planificamos correctamente como sobrevivir en nuestro inestable refugio, no tardaremos en unirnos al putrefacto bando enemigo.

Eso es todo lo que pudimos ver de la nueva entrega (que no secuela) de Dead Island. Sabe a poco, pero al mismo tiempo nos da la sensación de que en Techland están haciendo un estupendo trabajo con el que ofrecer algo distinto en un género tan sobreexplotado como el de los zombis, haciendo especial hincapié en las sugerencias de los fans. Esperamos volver a saber de él pronto.