Con motivo de las olimpiadas seguimos enfocando nuestros manganálisis hacia series deportivas. Esta vez nos centraremos en uno de los deportes olímpicos que pese a no ser el más popular ha tenido el gran honor de dar nombre a una de las series más polémicas y bizarras en cuanto a mangas deportivos de colegiales se refiere, hablamos sin duda de Ping-Pong Club (en japonés Ike! Inachū takkyū-bu), un manga creado por Minoru Furuya centrado en los miembros un pequeño club de ping-pong de instituto un tanto especial.

Ping-Pong Club narra las aventuras y desventuras de los miembros del club de ping pong del instituto Inachû, compuesto por un grupo de alumnos, como poco, peculiares. Salvo Kinoshita,que tiene mucho éxito con las mujeres, y Takeda, que sin ser un estudiante brillante, intenta con todas sus fuerzas sacar el club adelante, el resto de miembros son una panda de depravados, que se pasan la vida haciendo payasadas absurdas y pensando en sexo y mujeres. Tanaka, gordito y pequeñin, sin duda, el más pervertido de los cuatro, todo le evoca pensamientos lascivos y parece que su mente no responde a ningún otro estímulo que no sea erótico. Tanabe, el miembro estadounidense del club, un chico grade y musculoso, tiene un peculiar aroma corporal que ahuyenta a todo aquel que se acerca demasiado a él. Y por último Maeno y Izawa, se pasan el día inventándose ataques especiales ridículos y haciendo el bufón por el colegio de una forma tan bizarra que puede llevar al lector más cuerdo a la locura.

Toda esta indisciplina y su nulo historial de títulos deportivos lleva a la junta de dirección del instituto, que no ve con buenos ojos al club que mancha su reputación, a intentar la disolución del la sección masculina de ping-pong. Pero su tutor deportivo, el maestro Mr. Shibazaki, en un último intento por parar el cierre, nombrará como responsable de tan pésimo grupo de alumnos a Kyōko Iwashita, una alumna un tanto macarra, que les intentará imponer rectitud a base de mala leche y alguna que otra perversión.

Ping-Pong Club es un seinen humorístico orientado para un público adulto, tanto por su contenido erótico, (aunque sin escenas explícitas sexuales), como por el humor, el cual en algunas ocasiones puede herir las sensibilidades más delicadas e inocentes. Pese a que no es un manga en extremo violento ni sexual tiene dosis de ambos géneros, siempre envueltos de humor.

Las historias de Ping-Pong Club son cortas, de unos minutos en el caso del anime y de unas 18 páginas en el caso del manga, y en la mayoría de casos, autoconclusivas, ideales para pequeños ratos libres.

Manga

Este seinen dibujado por Minoru Furuya fue publicado en Japón por la editorial Kodansha y tiene un total de 13 volúmenes, comenzando su andadura desde el año 1993 en el Young Magazine, hasta su finalización tres años más tarde, en el 1996. Pese a que pueda parecer una serie minoritaria y de poco alcance mediático, Ping Pong Club fue ganadora en el año de su finalización de un premio Kodansha en la categoría general de manga, galardón otorgado en otros años a series del nivel de Ah! My Goddess o 20th Century Boys. El manga en España no ha sido publicado ni licenciado por ninguna editorial.

Anime

Ping-Pong Club tuvo también su adaptación al anime dirigida por Masami Hata con un total de 26 episodios que fueron emitidos por TBS de abril a septiembre de 1995. Los episodios de anime se estructuran en diferentes historias cortas, agrupadas entre si en dos grandes bloques que formarían un episodio típico de 25 minutos, por lo que en realidad, aunque se haya contabilizado oficialmente como 26 capítulos, estos serían un total de 52 agrupados en un total de 5 DVD’s.

Tampoco la versión anime parece tener mayor relevancia en el interés para las empresas relacionadas con el sector del anime en España, pues nunca se ha licenciado ni existen rumores sobre un futuro inmediato. Contando que la serie tiene ya 17 años, no es muy probable que llegue a nuestro país algún día.

Conclusiones 

Ping-Pong Club ó Ike! Inachū takkyū-bu, es un manga recomendado para todos aquellas personas que quieran pasar un buen rato, siendo éste poco tradicional y algo absurdo, además de no apto para menores ni para personas que esperen encontrar en él un humor habitual y mediatico.

En mi opinión una gran serie, original y atemporal, con la cual puedes disfrutar de historial cortas y divertidas, ideales para ver o leer en aquellos momentos del día que quieras darte un pequeño respiro y aislarte del resto de mundo entre risas y carcajadas.

Pongamos una sonrisa a este mundo con los chicos del club de Ping Pong.

{youtube}Zv-bfZSt6QQ|560|430{/youtube}