Luchando por la justicia desde otro punto de vista

Volvemos con fuerza a Japan Jump, la sección en la recordamos alguno de los títulos más esperados por los jugadores… y que no salen de Japón por decisión de sus desarrolladoras. Si en nuestra primera entrega os hablábamos de un estupendo título de PSP, Valkyria Chronicles 3, hoy os traemos al último título de una de las franquicia más longevas de Nintendo DS. Os estamos hablando, como no podía ser de otra manera, de Ace Attorney Investigations: Miles Edgeworth 2.

Pero antes de nada, pongámonos en antecedentes, ¿no era Ace Attorney una saga protagonizada por abogados, tal y como indica su título?. Lo cierto es que sí, pero tras tres entregas protagonizadas por Phoenix Wright y una cuarta por el joven Apollo Justice, en Capcom decidieron que si querían seguir explotando la franquicia (algo habitual en ellos), había que realizar algunos cambios en el planteamiento de su próximo título.

De esta manera, decidieron darle la vuelta a la tortilla y dar el control al jugador de Miles Edgeworth, el rival de nuestro querido abogado pelopincho. Los conocedores de la franquicia sabrán que en los últimos compases de Ace Attorney: Trials and Tribulations, controlábamos al fiscal durante unos momentos, pero Capcom había decidido que el personaje se merecía protagonizar, por lo menos un juego.

Frío, calculador, amante de la lógica y los razonamientos deductivos, y casi incapaz de admitir un error. Ese es Miles Edgeworth. Alguien tan diferente a Phoenix Wright debe tener un estilo de juego diferente, y eso es lo que encontramos en los spin-offs Investigations.  Situada entre Trials and Tribulations y Apollo Justice, la aventura de este fiscal aficionado a las chorreras a lo Austin Powers, tiene un planteamiento más próximo a la aventura gráfica occidental, pudiendo desplazar al personaje por todo el escenario para interactuar con los personajes y objetos del escenario, mientras que en anteriores entregas, la perspectiva en las escenas de investigación era en primera persona, algo habitual en las novelas visuales japonesas.

Al encarnar en esta ocasión a un fiscal, las conocidas fases de investigación se alternarán ahora, no con los interrogatorios clásicos, sino con «confrontaciones» en las que el objetivo es lograr que el sospecho o asesino confiese.

A lo largo de los cinco casos que forman esta primera aventura, aparecen otros elementos novedosos: La lógica y la deducción, el «Pequeño Ladrón» y los compañeros. Gracias a las dos primeros «habilidades», Edgeworth y su inquieta mente pueden extraer más información uniendo datos ya conocidos o buscando las contradicciones habituales de la saga. Por otra parte, «el Pequeño Ladrón» permite crear un holograma de la escena del crimen, permitiendo explorarla en el momento en que ocurrieron los hechos.

En último lugar se encuentran los acompañantes del fiscal, que seguirán a Edgeworth donde quiera que vaya, proporcionándole nuevas pistas, consejos o simplemente diálogos divertidos e ingeniosos, tal y como nos tiene acostumbrados la saga. Uno de ellos es un viejo conocido de la franquicia, el detective Dick Gumshoe, nuestro detective «cutre». La otra, Kay Faraday, es una joven ladrona que debuta en esta entrega.

Estos cambios sirvieron para dar aire fresco a la saga, la cual seguía el mismo esquema jugable desde su primera entrega sin apenas variaciones. Tan solo los «psicocandados» , algún detalle en específico creado para las entregas de Nintendo DS (recordad, que el origen de Ace Attorney está en Game Boy Advance) y las absorbentes tramas de los juegos hacían que la fórmula siguiere funcionando entrega tras entrega.

Sin embargo, el maltrato que la franquicia sufriría con su segunda entrega ya se dejó notar en este primer Investigations. El juego, al contrario que las entregas previas, llegó íntegramente en inglés. Según la distribuidora encargada de traer el juego a Europa, las bajas ventas de Trials and Tribulations fueron la causa de esta decisión. No obstante, tampoco hay que olvidar que este juego apareció extrañamente en nuestras tierras después de Apollo Justice, y con muy pocos meses de diferencia. Todo esto no hizo sino repercutir negativamente en las ventas de ambos juegos.

Edgeworth se queda investigando en casa

El éxito en Japón de la primera entrega (solo fue superado durante sus primeras semanas por Kingdom Hearts 358/2 Days) propició el desarrollo de la susodicha secuela. Sin embargo, en el resto del mundo el título no fue tan bien acogido pese a las altas calificaciones otorgadas por los medios. Esto fue la excusa que la compañía de Osaka necesitaba para dejara la secuela en tierras niponas.

¿Y qué es lo que nos estamos perdiendo los fans occidentales de Ace Attorney? Pues una nueva aventura que mantiene el mismo esquema que la anterior, pero con ligeros añadidos: A las habilidades de «lógica», «deducción» y el «Pequeño Ladrón», hay que sumar unos curiosos enfrentamientos de ajedrez que Edgeworth mantiene con los sospechosos. Sin embargo, no es que los personajes se sienten de repente a echar una partida, sino que se trata de una representación de la seguridad y protección mental del personaje interrogado. En determinados momentos de una conversación, una de las líneas de diálogo permitirá iniciar este peculiar modo, el cual cuenta con límite de tiempo. Si vencemos, obtendremos pistas adicionales,  avanzando más rápido en la aventura, teniendo que dar menos rodeos en nuestra búsqueda de la verdad y la justicia.

La trama, como es habitual, resulta el punto fuerte del título. En ella, nuestro impoluto fiscal, acompañado una vez más de Gumshoe y de Kay Faraday, se enfrentará a sus fantasmas del pasado, que regresan con la forma de su padre, el abogado Gregory Edgeworth, que será jugable en algunos flashbacks (recurso ya utilizado con otros personajes en entregas previas). Las complicaciones para el personaje comenzarán con la llegada de su nuevo rival, que en esta ocasión no es un abogado, sino una nueva jueza, Hakari Mikagami, que representa a la noción extrema de la justicia. Por último, hay que sumar el regreso de un viejo conocido de la saga, el asesino a sueldo, Shelly de Killer, que sacará a los personajes de quicio, como viene siendo habitual en él.

Como podéis ver, el juego cuenta con todas las papeletas para convertirse en otro imprescindible de la saga: Personajes carismáticos, un sistema de juego absorbente, y un argumento dividido en cinco casos largos del que, si bien no conocemos muchos detalles debido a la barrera del idioma, pinta igual de apasionante que los anteriores. Prueba de ello son las excelente cifras cosechadas por el juego. Sin embargo, parece seguir entre los planes de Capcom no lanzar el título en Occidente pese a las presiones de los fans. O tal vez esta situación cambie en un futuro próximo, puesto que Christian Svensson, de Capcom, confirmó tras el anuncio de la trilogía HD de Phoenix Wright para iOS y de Ace Attorney 5 para Nintendo 3DS, que si estos vendían bien en Occidente, la aventura inédita de Edgeworth también lo haría (muy probablemente en formato descargable). Este «chantaje» no ha hecho sino alimentar las esperanzas de los fans. No obstante, igualmente os informamos de que actualmente dos fansubs, están traduciendo el título. El primero de ellos, Court Records se está encargando de llevarlo al inglés, y cuentan con una traducción más avanzada. El segundo, Ace Attorney Spain (que ya tradujeron la primera parte), está realizándolo a nuestra lengua, y el proyecto se encuentra en una fase más temprana.

A ambos grupos les deseamos la mejor de las suertes, y mientras seguimos rezando a todos los dioses habidos y por haber con catar el título algún día, os dejamos con dos tráilers (uno de ellos subtitulado en inglés), para que veáis en movimiento lo que nos estamos perdiendo.

{youtube}IUQfT7dAu94|560|340{/youtube}

{youtube}AC9xEWL2gso|560|340{/youtube}