Ironías de la vida, hace unas semanas el gran rival de NBA 2K13 fue noticia. Electronic Arts anunciaba que un año más no iba a lanzar su juego de baloncesto por no llegar a los mínimos requeridos por la compañía. No sabemos qué iba a traer el título de EA bajo el brazo pero debería de haber sido algo muy gordo para haber plantado cara al retoño que ha parido 2K Sports, porque nos encontramos con el que es, a todas luces, el mejor simulador deportivo del año y puede que de la generación entera. Es encomiable que tras estos años sin competencia, 2K no se haya dormido en los laureles, no se haya acomodado en el trono y haya continuado puliendo hasta rozar la perfección una franquicia ya de por sí sobresaliente. Así pues, sin nadie en el ring con el que compartir los flashes, vamos a conocer qué es lo que hace aún más grande a este NBA 2K13 con respecto a su antecesor.

We love this game

El juego del año pasado ya era sobresaliente en todo lo que proponía: modos de juego, jugabilidad, animaciones, estética… Lo que han hecho los chicos de 2K ha sido algo que las compañías no hacen todo lo a menudo que deberían, escuchar a los fans, quitar lo que sobraba y pulir lo que ya brillaba.

Gráficamente el juego sigue brillando al nivel que el del año pasado, con alguna mejoría que otra en los diseños, pero donde más se nota el salto de calidad es cuando el balón y los jugadores están en movimiento. El motor de colisiones se ha perfeccionado dando como resultado unas animaciones más realistas y fluidas. Todo lo que ocurre sobre el parqué funciona de maravilla, pudiendo sentir las físicas, la inercia y la gravedad, tanto del balón como de los jugadores, en los tiros, en los pases, en los empujones… Todo lo que es un partido de baloncesto está aquí reflejado.
Los controles se han simplificado con respecto al año pasado. Ahora usaremos el stick derecho para los movimiento de dribbling, un botón para pasar, otro para pivotar y otro para tirar. Pero que los fans que pasaron horas con el juego anterior aprendiendo los controles no se alarmen, el juego también nos dará la opción de elegir los controles anteriores en cualquier momento. Con sólo mantener pulsado el gatillo izquierdo volveremos a tener que usar el stick derecho para tirar, por ejemplo.

Otra de las mejoras con respecto al año pasado es la IA, sobretodo de los compañeros. Aunque no les marquemos ninguna jugada ni les demos ninguna orden directa (como pedir un bloqueo), ellos se seguirán moviendo, buscando siempre un desmarque e incluso interactuando contra la CPU, haciendo el juego más realista y dando una sensación mayor de conjunto y de equipo.

Los apartados sonoro y artístico son otros de los puntos fuertes del título. El rapero Jay Z ha colaborado como productor ejecutivo del juego, eligiendo desde una acertada y variada banda sonora hasta los videoclips pre partido, pasando por la estética de los menús. La ambientación de los estadios sigue siendo lo más parecido a un partido de la NBA que existe, con el sonido ambiente de pabellón y los gritos del público.
Pero la guinda este año al apartado de sonido se la lleva la edición española, ya que desde el día del lanzamiento está disponible un DLC para incluir voces de comentaristas españoles. Antoni Daimiel, Jorge Quiroga y Sixto Miguel Serrano serán los encargados de lujo de poner la voz en castellano a nuestros partidos, y de qué manera. A pesar de ser la primera vez que se incluye esta opción en un NBA 2K los comentarios rayan a un altísimo nivel, siendo tremendamente variados como para retransmitir casi en tiempo real lo que ocurre en la cancha y estando casi al mismo nivel que las voces en inglés. De nuevo 2K ha hecho un trabajo de doblaje y localización para quitarse el sombrero.

Una de las novedades más significativas es la inclusión del sistema virtual currency (moneda virtual). Con cada partido que juguemos ganaremos cierta cantidad que podremos gastar de distintas formas en varios modos del juego. Se sustituye así el sistema de puntos de habilidad del año pasado por esta VC, la cual nos obligará a estar conectados a internet (de no contar con conexión el sistema volverá al de puntos de habilidad). Pero jugar partidos no será el único modo de ganar VC ya que podremos usar dinero real con forma de DLC para conseguir más VC, lo cual puede hacer que la gente mejore muy rápido en determinados modos si invierte más dinero que tiempo.

 

Modos de juego por un tubo

Respecto a los variadísimos modos de juego del año pasado, 2k13 mejora lo inmejorable. Se mantienen prácticamente todos los de 2K12 y debuta uno nuevo.

Mi equipo. Sin duda el modo más adictivo. Al empezar una nueva partida nos dan un equipo formado por jugadores de la NBA al azar y que suelen ser considerados “de bronce” por su media. Junto a los jugadores se nos darán algún potenciador, camisetas de equipos, estadio, entrenador y libro de jugadas, cada uno con ciertos atributos que mejorarán nuestro equipo. A partir de aquí debemos enfrentarnos a la CPU de manera offline o bien jugar partidos en línea contra otros usuarios con el objetivo de ganar VC para poder comprar mejores jugadores, estadios o demás complementos y acabar en lo más alto de la clasificación.

El resto de modos se han mantenido y algunos se ha pulido, como por ejemplo

Mi jugador. Podemos crear un jugador a nuestra imagen y semejanza (o no), jugar el partido de exhibición de rookies y ser drafteado a un equipo, igual que el año pasado. A partir de entonces tendremos que encargarnos de jugar con él, realizar buenos partidos para ganar VC y poder comprar habilidades con las que mejorar a nuestro Yo virtual. A parte de las habilidades (y esta es la novedad) podremos gastar nuestro VC de muchas más maneras, como comprar movimientos característicos de alguna leyenda de la NBA, ropa para lucir en el modo blacktop, zapatillas y hasta bisutería. Las redes sociales también estarán presentes en este modo, siendo Twitter la herramienta que usarán nuestros fans para comunicarse con nosotros para bien o para mal, siempre dependiendo de nuestras actuaciones.

La lista de modos se completa con los ya conocidos de entregas anteriores: Temporada, La Asociación (offline y online), Playoffs, La Creación de una leyenda… Sin olvidarnos del curioso editor de zapatillas Nike, por lo que podremos diseñar un par a nuestro antojo y Nike las fabricara y mandará a nuestra casa (pagando, por supuesto).

Este año, sin embargo, se ha perdido el atractivo “Los mejores de la NBA” que nos daba la opción de jugar partidos clásicos de la historia de la NBA con su correspondiente ambientación. El modo ha desaparecido sí, pero los equipo clásicos se han mantenido, habiendo un total de 35 para elegir, por lo que podremos hacer cualquier combinación que queramos, desde los Boston Celtics 64-65 hasta los Kings de Sacramento 01-02. Y como colofón y gran atractivo, este año podremos averiguar qué selección estadounidense es mejor, si la actual o el Dream Team que maravilló al mundo en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. 

El modo Blaktop también se ha pulido y de nuevo nos llevará al baloncesto callejero. En este modo podremos seleccionar a cualquier jugador de la actual liga o de entre los equipos clásicos, dando como resultado curiosas combinaciones, como por ejemplo que nuestro equipo cuente con jugadores de distintas épocas o configurarlo para jugar con 5 Jordans a la vez (cada uno de un período diferente de su carrera).

No se vayan todavía, aún hay más

El modo online seguirá en la línea de anteriores entregas. Tendremos la opción de partido rápido que es la opción clásica de 1 contra 1, partidos de equipo, para hasta 10 jugadores en los que cada uno asumirá el control de un único jugador y el modo blacktop en el que usaremos a nuestro Mi Jugador en un partido callejero. La conexión durante los partidos rápidos va perfecta, sin apenas lag y rozando el nivel de respuesta de un partido offline, sin embargo en los partidos de equipo con más de 2 jugadores el lag puede llegar a ser un problema que enturbia la experiencia.

Los usuarios de Kinect además están de enhorabuena ya que NBA 2k13 incluye un gran uso del periférico. Podremos usar nuestra voz para dar órdenes tácticas rápidas a nuestros compañeros, como pedir bloqueos, seleccionar jugadas, forzar faltas, hacer cambios e incluso insultar al árbitro para que nos señalen faltas tácticas. Todo los comandos están perfectamente implementados y funcionan de manera muy fluida lo que hace que el partido se vuelva más real y sencillo a la hora de ejecutar ciertas acciones.

Para los que hayan reservado el juego, podrán disfrutar de manera gratuita del DLC All-Stars Houston, que añadirá 4 modos de juego: Concurso de mates (al estilo Guitar Hero de combinación de botones), Concurso de triples, Concurso Rising Stars Challenge y el NBA All-Star.

 

Conclusiones finales

NBA 2K13 hace méritos para ser el simulador definitivo de baloncesto de esta generación. Es completo, variado y mejora todo lo bueno que tenían los anteriores. Sería injusto y desmerecer su excelencia achacar su trono a la ausencia de su rival más directo, pero este NBA 2K13 tiene números de sobra para ser el ganador por meritos propios y no por abandono del rival. Además, no olvidemos que tal vez se haya quedado sin rival precisamente por lo bueno que es. Si eres fan del baloncesto ya tendrías que estar jugándolo y si eres aficionado a los deportes en general y el basket no te desagrada, este juego hará las delicias de tus ratos de ocio.

Lo mejor

– Todo. Este juego es baloncesto en estado puro

– Infinidad de modos de juego de los que no te aburrirás nunca

– Control mejorado y simplificado para acercarse a todo tipo de jugadores

– Físicas y movimientos más realistas que nunca

– Comentarios en castellano que rozan la perfección de los ingleses

 

Lo peor

– En partidos con varios jugadores, el online puede llegar a tener cierto lag

– Una pena la pérdida de “Los mejores de la NBA” y la ambientación de los partidos clásicos

Este análisis ha sido realizado en base a la versión de Xbox 360