Bienvenidos una semana más a nuestro especial de superhéroes, en el que repasamos los pocos triunfos y muchas medianías de los «espantajos con mallas de los tebeos», como diría Francisco Ibáñez. Si en nuestras dos entregas previas, nos encargamos de las figuras de Superman y Batman, los personajes más representativos de DC Comics, hoy liquidamos al resto de la citada editorial, la cual rebosa personajes por doquier. Así que, sin más dilación comenzamos nuestro viaje por la periferia de este universo.

 

Aventuras individuales

Junto con Batman y Superman, otros superhéroes de DC también han protagonizado sus propias aventuras electrónicas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los resultados están más próximos a lo visto en los juegos de «El Último Hijo de Krypton», que en los del Caballero Oscuro».

Comenzamos este repaso con The Flash, el hombre más rápido del mundo, experto en violar las leyes de la física. A lo largo de los años varios personajes han asumido su identidad, aunque el más conocido ha sido siempre Barry Allen, el cual es el protagonista de los dos juegos que aquí mencionamos.

El primero de ellos se tituló simplemente The Flash (1993), y fue una adaptación de la serie televisiva de la época a una más que moribunda Master System. Desarrollado por Probe Entertainment. Nos encontramos ante el enésimo plataformas en 2D de la época con toques de beat’ m ‘up. Sin embargo, haciendo honor a sus habilidades, controlar al personaje era bastante irritante, puesto que se desplazaba más rápido de lo que podíamos controlar, lo que hacía que superar sus seis escasos niveles se convirtiera en una proeza. A su favor hay que decir que contaba con uno de los mejores apartados técnicos de la consola, no en vano ya estaba prácticamente muerta en Japón y Estados Unidos, lugares donde directamente no se comercializó el juego, lo cual hizo que salieran muy pocas tiradas del mismo. Sorprendentemente, esto hizo que el interés del juego aumentar bastante, por lo que las copias de este The Flash son pagadas con precios bastante altos por parte de los coleccionistas, así que ya sabéis qué hacer si tenéis el cartucho muerto de risa en vuestras casas. Lo mismo se puede se puede aplicar al port para Game Boy que apareció un año después.

 

 

Mucho llovería hasta que volviéramos a ver a Flash en un nuevo videojuego. No fue hasta 2006, en una Game Boy Advance también moribunda, en la que el personaje protagonizara Justice League Heroes: The Flash, continuación del juego Justice League Heroes  que veremos más adelante. Su desarrollo estuvo a cargo de WayForward (creadores de esa pesadilla que es Contra 4).

Lo cierto es que sin ser un juego que pasará a la historia, esta nueva aventura del personaje es mucho más divertida que la vista en Master System. Nos encontramos ante un juego mucho más centrado en la acción que su predecesor, con el empleo de las habilidades de velocidad del personaje para realizar diferentes combos y desatar varios poderes. Además, es posible emplear al resto de personajes de la Liga de la Justicia como ayudantes, por lo que Superman, Batman, Wonder Woman, Green Lantern y compañía no faltarán a la cita.

El mayor problema del juego era su apartado gráfico, con unos sprites muy pequeños y un apartado sonoro algo mediocre. No obstante, nos encontramos ante un título entretenido y que salva como puede la imagen del personaje. Hasta el momento, el personaje no ha protagonizado otros videojuegos, pese a aparecer en otros títulos más corales, como veréis a lo largo del especial.

 

 

El segundo superhéroe del día es Green Lantern, miembro de los Green Lantern Corps, una especia de policía intergaláctica que emplea unos anillos de poder para completar su misión. El personaje comparte con Flash algunos el hecho de que varias personas hayan intercambiado al personaje (¡hasta seis!) y que ambos fueran creados en 1940.

Sin embargo, su presencia protagonista en los videojuegos ha sido prácticamente inexistente. No fue hasta el año pasado, con el estreno de la película de Ryan Reynolds, cuando el personaje recibió su primer videojuego (para Xbox 360, Playstation 3, Wii, Nintendo DS y 3DS). Y lo cierto es que, mientras que la película fue un desastre a todas luces, el juego, sin apenas innovar ni destacar en nada, ofrecía unas horas de juego la mar de entretenidas a todos aquellos que se dignaron a darle una oportunidad. Jugabilidad que mezclaba partes de hack’ n ‘slash, fases de naves que bebían directamente de StarFox, unos toques de exploración y un cooperativo con el que ganaba bastantes puntos eran sus mejores cartas. Sin embargo, su gran lastre era su escasa duración, que se quedaba en unas míseras 6 horas, convirtiéndolo en carne de alquiler más que otra cosa.

{youtube}Osko13AiBIQ|560|340{/youtube}

A continuación pasamos al que en los últimos años se ha convertido en «el superhéroe más inútil de todos los tiempos» gracias a multitud de parodias y chistes que se han hecho sobre él, especialmente en series como The Big Bang Theory o Padre de Familia. Estamos hablando, como no podía ser de otra manera, de Aquaman, que con su Battle for Atlantis demostró ser un más que digno sucesor del «legado» de Superman 64 como «peor videojuego de la historia». Así lo recogieron las publicaciones de 2003, año en el que vio la luz esta infumable propuesta. Ausencia de voces, gráficos y animaciones «de infarto», escenarios vacíos y un control robótico eran sus mayores bazas. Pero lo mejor es que veáis directamente en movimiento a esta maravilla de Xbox y GameCube.

{youtube}hCXbeML559s|560|340{/youtube}

Por último, no podíamos olvidar otro juego que quedó grabado a fuego por sus «excelsas» virtudes y su maravillosa puesta en escena. Estamos hablando, como no, del videojuego de la película de Catwoman, que apareció en 2004 para PC, Xbox, PS2 y Game Boy Advance «gracias» a Electronic Arts. Al igual que la película de Halle Berry, el videojuego es otra de esas cosas que solo existen para que nos saquemos los ojos, y que tal como dijeron los chicos de Gametrailers en su momento «nos inducirá a ahogar gatitos» (así se sintió el que escribe estas líneas tras «jugar» un rato al título). Estamos ante el tercer peor juego de DC Comics, siendo los dos primeros el ya citado Aquaman y nuestro querido Superman 64

Al igual que en la película, nuestra pelandrusca heroína debe hacer frente a una malvada diseñadora de maquillaje encarnada por Sharon Stone (verídico). Tratando de emular a lo visto en Prince of Persia: Las arenas del tiempo, Catwoman hace aguas en todos los sentidos: una cámara que hace lo que le da la gana, unos saltos fatalmente calibrados y un sistema de combate extraño que entraba en una especie de «time bullet» cuando le daba la gana fueron sus «grandes virtudes». Este es uno de esos títulos que no regalaríais ni a vuestro peor enemigo. Avisados estáis.

{youtube}RXfqx3oax3g |560|340{/youtube}

 

La unión hace la fuerza…¿o no?

Acabamos de ver como la gran mayoría de títulos individuales que han protagonizado los personajes de DC son bastante olvidables. Sin embargo, no podemos dejar de lado a otros títulos protagonizados por equipos superheróicos al completo, siendo la Liga de la Justicia el que más juegos tiene a sus espaldas, con resultados, una vez más, algo irregulares.

El primero de ellos es Justice League Task Force, juego desarrollado en 1995 por Blizzard, y que al igual que The Death & Return of Superman, intenta ser olvidado por todos los miembros de la compañía responsable de World of Warcraft. El juego vio la luz en Mega Drive y Super Nintendo, y lo cierto es que tenía mucho potencial, pero se quedó a medio camino. Nos encontramos ante el típico juego de lucha versus que enfrentaba a los miembros principales de la Liga (como podéis ver, Injustice no inventa nada nuevo) en combates 1vs1. La excusa para que Batman, Superman, Green Arrow, Flash, Wonder Woman y Aquaman se dieran tortazos electrónicos era que el villano Darkseid había creado clones de todos los miembros del supergrupo salvo del personaje que nosotros escogiéramos, teniendo que derrotarlos a todos hasta llegar al villano. Ese fue el principal lastre del juego: la ausencia de personajes enemigos. Los héroes eran los únicos personajes controlables, y Darkseid, junto con Cheetah y Despero hacían las veces de bosses no jugables.

 

 

Como podéis ver, gráficamente es muy similar al citado The Death & Return of Superman, y dicha similitud también influye negativamente en este Justice League: Controles y movimientos ortopédicos hicieron que el juego cayera rápidamente en el olvido, no en vano está considerado uno de los peores juegos de lucha de la era de los 16 bits.

Mucho tardaríamos en volver a ver a la Liga nuevamente en un videojuego. No fue hasta el año 2002 cuando, aprovechando el éxito de la serie de animación, Midway decide lanzar para Game Boy Advance otra olvidable aventura:  Justice League: Injustice for All. Nos encontramos ante un juego en el que gran parte del protagonismo recae sobre Superman, así que ya sabéis lo que eso significa: la maldición vuelve a hacer acto de presencia. No lo salva ni el hecho de contar con hasta 7 personajes jugables, pues la propuesta no aporta nada que no sea tedio debido a lo mal ejecutada que está. Si queréis echaros una buena siesta y no sois capaces, enchufad este cartucho.

 

 

Al año siguiente Midway trató de resarcirse con Justice League: Chronicles, también para Game Boy Advance, y aportando una mecánica diferente, mucho más centrada en la acción que en las plataformas, y permitiendo el juego cooperativo gracias al vetusto cable Link. Su resultado: peor aún que el anterior. Una producción totalmente descuidada y que no demuestra cariño alguno por los personajes a los que adapta.

No sería hasta 2006 cuando llegaría el primer juego decente protagonizado por el  supergrupo. Justice League Heroes apareció en las plataformas de 128 bits en el momento de transición a la presente generación, por lo que pasó prácticamente inadvertido. El juego era la respuesta a Marvel con sus Ultimate Alliance y X-Men Legends, y lo cierto es que no estaba nada mal. Eidos nos trajo un juego de acción con perspectiva similar a los ya citados en el que dos jugadores podían hacer frente a multitud de supervillanos y esbirros en un grandes escenarios mientras subían de nivel a sus personajes a través de su sistema de personalización, bastante completo. El título nos permitía encarnar a 16 personajes jugables, cifra nada desdeñable, pero que palidecía ante lo que ofrecían sus émulos de Marvel. El juego contó con un port para Nintendo DS totalmente olvidable.

{youtube}ZN84OTOMC6s|560|340{/youtube}

Los últimos dos juegos en los que hemos visto aparecer a los personajes de la Liga fueron bastante recientes: Mortal Kombat vs DC Universe (2009) y DC Universe Online (2011). Poco hay que no sepamos ya de ellos a estas alturas. El primero fue un crossover algo descafeinado ya que por una parte, se rebajo la violencia característica de los Mortal Kombat, y por otra, faltaban muchos personajes de DC. Otro característica por la que lo recordaremos será por su peculiar doblaje, que mezclaba español peninsular en las escenas cinemáticas con el de Argentina en la pantalla de selección de personaje, escuchando a la mítica voz de Shao Kahn decir cosas como como «Mujer Maravisha» en lugar de Wonder Woman, o «el Comodín» en lugar del Joker. Su jugabilidad es totalmente en 3D, al igual que los Mortal Kombat inmediatamente previos al del año pasado, y al menos sirvió de toma de contacto para que Ed Boon y los suyos se familiarizaran con los personajes. Esperemos que tengan mejor suerte con Injustice: Gods among us.

{youtube}PcOoCxwJCzY|560|340{/youtube}

Por otra parte, DC Universe Online fue la propuesta MMO de Sony en Playstation 3 y PC. Sin embargo, no fue capaz de competir de tú a tú con World of Warcraft, y al igual que otros como El Señor de los Anillos Online o Age of Conan, tuvo que pasarse al modelo gratuito, donde ahora sí que goza de una comunidad asentada gracias a su propuesta más directa y centrada en el beat ‘m ‘up con toques roleros. Aún así, si realmente queremos sacarle todo el potencial al juego, llegará un momento en el que tengamos que pasar por caja, especialmente en lo referido a las expansiones, algo por otra parte, totalmente justificable.

Pero no solo la Liga ha sido el único supergrupo de DC en se adaptado a los videojuegos, su versión más joven, los Teen Titans, también han contado con varias aventuras electrónicas, todas ellas desarrolladas por THQ y Majesco a lo largo de 2006, centradas en los más pequeños y con cierto componente humorístico. Vieron la luz en Game Boy Advance, PS2, Game Cube y Xbox.

 

 

¿Más videojuegos olvidables?

Pues lo cierto es que sí. Otros personajes extraídos de las páginas de DC también han hecho sus pinitos en los videojuegos, con resultados no muy satisfactorios. Uno de ellos fue La Cosa del Pantano, personaje que alcanzaría su mejor etapa gracias a Alan Moore. Sin embargo, en los videojuegos contó con una infame adaptación para Game Boy y NES gracias a THQ, dándonos uno de esos juegos que uno se pregunta por qué existen. Se trataba de un plataformas en el que nuestros ataques inexplicablemente nos quitaban vida. Si a esto le sumamos que las grandes amenazas del personaje eran las mariquitas del bosque y los escorpiones del desierto, nos encontramos con un esperpento que es mejor que veáis en el siguiente vídeo.

{youtube}UcOlJT9Tvzw|560|340{/youtube}

Si hablamos de Alan Moore tampoco podemos olvidarnos de Watchmen, una de las historias más atrevidas de superhéroes y que sirvió para poner patas arriba el género a finales de los ochenta. Por eso mismo, en 2009, con motivo del estreno de la película de Zack Snyder, Warner Bros trató de marcarses un tanto con  el videojuego Watchmen: The End is Nigh, para PC, Playstation 3 y Xbox 360. Se trata de un beat’ m ‘up cooperativo en 3D protagonizado por el Búho Nocturno y Rorschach que no hace justicia al universo que adapta. El juego está ambientado en acontecimientos previos al cómic, que en este son mencionados brevemente. Su lenta jugabilidad y su horrible sistema de cámaras hacen que no podamos salvarlo de la quema, pese a que la caracterización de los personajes está muy bien conseguida.

 

 

Por último, y para dar por finiquitada la parte correspondiente a DC Comics en este especial, no podíamos olvidar a Constantine, juego que vio la luz en 2005 para PS2, Xbox y PC. Se trataba de una adaptación de la película de Keanu Reeves, que a su vez adaptaba muy libremente los cómics de Hellblazer, en los que aparece el exorcista y mago John Constantine. El título vino una vez más da la mano de THQ, y aunque todo parecido con los cómics era pura coincidencia, lo cierto es que el juego era bastante entretenido, aunando la jugabilidad de Max Payne con una estética y unos enemigos que parecían extraídos de Silent Hill. Posiblemente su mayor defecto fue ceñirse a la película, en lugar de explorar el rico universo del cómic, algo que podría haber dado lugar a una estupenda aventura de terror. 

{youtube}QTXeDnJi0kI|560|340{/youtube}

Llegados a este punto, no nos queda más que despedirnos una semana más. En nuestra próxima entrega nos iremos a la otra gran editorial de cómic americano, Marvel, y nuestra primera parada estará en las aventuras de nuestro amigo y vecino Spiderman. Como diría Stan Lee: ¡Excelsior!