Bakuman, la obra de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, nos explica la dura vida que ha de seguir un mangaka, aunque si la comparamos con la que lleva Eiichiro Oda, el creador de One Piece, la verdad es que la cosa se queda un tanto edulcorada. 

En una reciente entrevista, Oda admitió que se va a dormir a las 2 de la mañana y se despierta tan solo 3 horas después, a las 5 de la mañana, algo que a muchos de nosotros nos puede llegar a parecer tremendamente inumando. “Bueno, por las mañanas me despierto a las 5 y me pongo a trabajar hasta las 2 de la mañana. Para mi es normal dormir de 2 a 5”. Ahora pensaréis: Al menos durante sus días libres descansará, ¿no? Pues no, ya que el mangaka, de 37 años de edad, ha asegurado que no dispone de ningún día libre a la semana: “No tengo días libres. Si los tuviera, me gustaría irme de vacaciones con mi familia. Tan solo me gustaría salir fuera, sin importar dónde. La verdad es que no acostumbro a salir mucho”.

A todos nosotros nos puede parecer una barbaridad el sacrificio de Oda, pero hay un dicho que dice “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida“. Seguramente ese sea el caso del mangaka y se lo pase realmente bien haciendo lo que mejor sabe hacer: dibujar.

Fuente: kotaku