Los recientes resultados financieros de Sony han sacado a la luz unas pobres ventas de PlayStation Vita y unas pérdidas de 15.5 billones de yenes, algo que ha aprovechado la agencia de calificación Fitch para bajarle la calificación a la compañía japonesa, indicando que esta «ha perdido su liderazgo en el productos clave» y que si no acomete una agresiva reestructuración podría tener un futuro bastante negro.

Para entender mejor esta situación, os hemos traducido un brillante artículo de la Web VG247 en la que se entra en detalle en las consecuencias y lo que creen los profesionales del sector sobre la compañía japonesa.

El Financial Times ha informado desde Tokio que la agencia de calificación Fitch ha recortado la calificación de Sony de  ‘BBB-’ a ‘BB-’, argumentando su decisión por la pérdida de la influencia de la compañía en el mercado de la tecnología, la falta de productos de éxito, la fortaleza del yen y la brutal competencia de marcas como Apple y Samsung. Reuters sugiere que el movimiento viene después de que Sony anunciara la venta de bonos convertibles para ganar 150 billones de yenes y ayudar a la adquisición de Gaikai.

La declaración oficial por parte de Fitch ha sido que la firma «cree que la continua debilidad en el entretenimiento del hogar, del sonido, de los productos móviles y de las divisiones de comunicaciones compensan la estabilidad de las divisiones de música y cine, y mejoran la división de dispositivos que hacen semiconductores y componentes».

Por otro lado, el jefe de investigación en Fitch, Matt Jamieson, ha dicho que «no ha sido una decisión fácil, pero su reputación ha sido tan dañada que les va a llevar un largo tiempo recuperarse».

El informe destaca que Sony informó las pérdidas netas de los 7 trimestres consecutivos en los 3 meses de septiembre, pero hablando con Reuters, Masahi Oda, jefe de la oficina de inversiones en el Sumitomo Mitsui Trust Bank, restó importancia al movimiento de Fitch y a las inquietudes que se han levantado. «Tanto Sony como Panasonic están luchando para generan operaciones ventajosas, cada una se está reestructurando y no preveo que la situación actual continue. Un colapso de sus negocios más importantes sería un problema, pero todavía no hemos llegado a ese punto y bajo mi opinión Fitch es demasiado negativa».

A pesar de la negatividad, Reuters ha añadido que las acciones de Sony han caído un 4.4% en Frankfurt el jueves, llegando al valor de 834 yenes al cierre de mercado y habiendo perdido un total del 40 % de su valor. Esa caída salo se vio superada por la ocurrida el 15 de noviembre de hace 32 años, cuando la acción llego a los 793 yenes.

Siguiendo con el informe de Fitch, este indica que Sony es una de las peores siete participantes en el índice Nikkei 225 después de que la compañía informara de sus siete trimestres consecutivos de pérdidas. A pesar de eso, el jefe de Fitch en Asia del pacífico en la rama de tecnología, telecomunicaciones y medios de comunicación, Steve Durose, indicó que la lenta debilidad del yen podría revertir la tendencia.

Dudose añadió que actualmente Sony está inhabilitada para invertir en nuevas vías de desarrollo y que eso le impedirá crear «productos de compra obligada» que la vuelvan competitiva otra vez. Para afirmar esto, el informe muestra que el capital invertido por Sony para los próximos dos años es de 2.5 billones de yenes, una cifra que puede parecer alta pero que palidece cuando la comparamos con las de Samsung (22 billones) y LG (5,5 billones). «Sin un cambio radical en la estructura de sus negocios va a ser difícil ver la suficiente mejora en los beneficios para que puedan recuperar el grado de inversión».

Para terminar, el Financial Times advierte de que «Un rango BB indica que la compañía, con el paso del tiempo, es vulnerable a incumplir su deuda, pero que todavía tiene la suficiente flexibilidad como para mantener tanto su servicios como su deuda», indicando que la compañía japonesa todavía dispone de margen de maniobra para salir del bache.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Se hará realidad la foto de Kaz durmiendo en el banco rodeado de sus consolas? Por el bien de la industria del videojuego esperamos que Sony remonte el vuelo, ya que es inconcebible un mundillo sin PlayStation.