[widgetkit id=244]

«En un mundo capa vez más tenso y distante, donde las trifulcas por el dinero destruyen países, causan guerras, hambre y hostilidad, todavía existen pequeños remansos de paz que unen a las personas». Pese a que estoy orgullosa de esta frase, lamentablemente no es 100% mía, sino una traducción de un bonito texto publicado por la web Kotaku.

Porque a los cosplayers y seguidores del manganime en general, nos han podido llamar muchas cosas, desde chiflados, infantiles, raros, patéticos, violentos, pervertidos… y un largo etcétera lamentablemente bochornoso, pero lo que nadie jamás nos podrá echar en cara es que en una sociedad que cada día levanta mayores fronteras y discriminaciones, en los eventos de comic y manga da igual el color que tengamos, el idioma que hablemos o la nacionalidad, todos tenemos un mismo caracter festivo y positivo hacía nosotros y con los demás.

Un claro ejemplo es esta galería de imágenes que acompaña el artículo anteriormente mencionado, tomadas en Petit Fancy y otros eventos del mundo del comic de estas fechas. Muchos de ellos celebrados en países como Corea o China, con gran conflictividad entre ellos y hacia Japón. Sin embargo, por muchas armas que se puedan ver en ellas, no se levantan contra el resto de asistentes.

¡Cuánto mejoraría un mundo dominado por frikis!