Los chicos de Inazuma Eleven van a tener que ganar en los próximos días el partido de su vida, ya que Sega acaba de demandar a su creador, Level-5, por haber vulnerado una patente en los juegos lanzados en Nintendo DS. 

Según Sega, Inazuma Eleven de Nintendo DS utiliza una patente suya para mover a los jugadores a través de la pantalla táctil, por lo que la compañía ha exigido el cese de la venta del juego en tiendas y el cobro de 900 millones de yenes por daños y perjuicios. Por parte de Level-5, el estudio ya ha anunciado que van a preparar su defensa y que por el momento no van a realizar ningún tipo de declaraciones.

Fuente: Kotaku