En noviembre desgranamos la propuesta bélica de EA para finales de 2012, Medal of Honor: Warfighter, y si bien recordáis, el título no fue una maravilla, ni mucho menos. Eso ha llevado a que el gigante norteamericano se replantee el camino a seguir con sus dos sagas shooter, Battlefield y la propia Medal of Honor. El plan inicial era ir alternando títulos de ambas franquicias para hacer frente al todopoderoso Call of Duty, pero parece ser que esto no ocurrirá finalmente.

Según Peter Moore, de EA, “Nos enfrentamos con dos retos: la ralentización que ha impactado en todo el sector y la mala recepción comercial y de crítica para Medal of Honor Warfighter. El juego era sólido, pero centrarse en la autenticidad del combate no gustó a los consumidores. La crítica estuvo polarizada y dio notas que, francamente, eran más bajas de lo que merecía”.