El terror tiene muchas formas, y si bien la semana pasada os mostramos su lado más visceral (y castizo) con Resident Evil 4, esta semana cambiamos totalmente la forma de encararlo, mostrándoos su vertiente más psicológica y demencial. Bienvenidos a Silent Hill.

Poco hay que decir a estas alturas de la Colina Silenciosa de Toluca Lake, una de las localizaciones más “acongojantes” de los videojuegos. La franquicia, creada por Konami en 1998, aboga por el simbolismo, lo sobrenatural y las relaciones humanas, y así queda demostrado desde su primera entrega en la primera Playstation. Desde entonces, no han hecho más que invitarnos una y otra vez a un viaje en el que los personajes atormentados, la sugestión más que la violencia explícita y los finales perturbadores son marca de la casa. Además, cuenta con la mejor adaptación al cine de un videojuego (aunque eso no es nada difícil, siendo honestos).

A día de hoy la saga se encuentra viviendo un momento muy irregular, con juegos que rompen con la esencia que supone Silent Hill (Book of Memories para PS Vita es el ejemplo perfecto) o con un recopilatorio HD que da vergüenza ajena más que otra cosa (especialmente en Xbox 360).

Por este motivo aún seguimos abogando por un resurgir en condiciones de una serie de juegos que, especialmente sus tres primeras entregas, nos han proporcionado algunos de los mejores momentos de todo el género del Survival Horror. Os dejamos con los Retroanuncios de los tres primeros Silent Hill. Cuidado con la niebla.

{youtube}bR7Prg3q6-0{/youtube}

{youtube}X87AkUOOTGs{/youtube}

{youtube}bolGB2rw6Lk{/youtube}