Ya ha pasado otra semana y en Tallon4 regresa la sección: El Yokai de la Semana, para mostraros un nuevo dios de la mitología japonesa. Muy pronto, y relacionada en parte con esta sección, os podremos dar una buena noticia, sobre todo a los que vivís en Barcelona o cerca. Pero de momento aquí lo dejamos, es hora de conocer al Yokai que nos ocupa esta semana: el Mikoshi Nyûdô.

El Mikoshi Nyûdô tiene forma de monje de pequeña estatura, y suele frecuentar las montañas, sobre todo de noche. Cuando alguien se cruza en su camino y lo mira, el monje crece y crece hasta una altura de unos 3 ó 4 metros, a veces más. Finalmente el pobre infeliz que se ha encontrado con él tiene que huir corriendo o morir aplastado.

Existe un par de formas de eludirlo, la más popular es dejarlo de mirar, entonces regresa a su forma habitual y desaparece entre el bosque de nuevo. Otra forma, un poco más “mágica” es diciéndole: mikoshita” (¡yo veo más alto!) para que deje de crecer y regrese por donde vino.

En ocasiones la visión de un Mikoshi Nyûdô también es augurio de muerte o enfermedad. Muchas de las leyendas populares lo vinculan directamente con los tanukis, kitsunes o tejones, bajo la explicación de que como son Yokais que poseen la habilidad de cambiar su morfología, toman la del Mikoshi Nyûdô, de esa forma cuando la victima está mirando hacia arriba con la terrorífica visión del descomunal monje, se transforman de nuevo lanzándose al cuello y devorando pobre infeliz.

De nuevo esta semana hemos conocido otro de los Yokais más pintorescos del antiguo Japón, esperamos que os haya gustado y como siempre no olvidéis que la semana que viene regresamos puntualmente de nuevo con nuestra sección El Yokai de la Semana.



BibliografíaYokai, Monstruos y Fantasmas en Japón

Gracias a: Editorial Satori