Todo seguidor del manganime tiene en su colección alguna de las películas del famoso Studio Ghibli. Estas son famosas, entre otras cosas, por su extraña mezcla entre un extraño mundo imaginario y el real, en un equilibrio perfecto entre fantasía y realidad que hace viajar al espectador a parajes mágicos sin perder el punto de autenticidad en ningún momento. Hoy vamos a hablar un libro que (según cuentan las leyendas y los rumores) fue la inspiración de Hayao Miyazaki para crear El Viaje De Chihiro, unos relatos publicados por primera vez en 1927, más de 50 años antes de la creación del Studio Ghibli y agrupados para formar un libro mágico. Hablamos de: El Tren Nocturno de la Vía Láctea de Miyazawa Kenji, y publicado por Satori Ediciones en mayo del 2012.

 

Tres historia mágicas

El Tren Nocturno de la Vía Láctea es la historia que da título al libro, no obstante es solo uno de los tres cuentos que nos encontraremos en él. Todos ellos tienen un mundo mágico creado por una mente muy especial, la del famoso escritor Japonés Kenji Miyazawa. Miyazawa nacido en 1896 en Hanamaki, hace más de 100 años.

Los tres relatos que podremos encontrar en este libro son: El Tren Nocturno de la Vía Láctea, Matasaburo, el genio del viento y Gauche, el violoncelista.

El Tren Nocturno de la Vía Láctea es una historia que Miyazawa reescribió un total de cuatro ocasiones en un periodo comprendido en 10 años, hasta que finalmente la dejó inconclusa a falta de un final que le resultase de su agrado. Este cuento narra la historia de un niño llamado Giovanni que junto a su amigo Campanella emprenderán un viaje lleno de fantasía en un tren que atraviesa la Vía Láctea. En este viaje conocerán a gente muy curiosa y visitarán parajes extraordinariamente vellos. Es una história llena de simbolísmos y alusiones al folclore japonés tradicional. Mientras el lector lee esta história se puede sentir perfectamente dentro de un mundo muy similar al de las película del Studio Ghibli, que aunque parece carecer de sentido el lector encuentra el significado al finalizar este extraño viaje.

La segunda de las narraciones Matasaburo, el genio del viento trata sobre un nuevo alumno que llega a la escuela del pueblo. Al vestir al uso occidental los niños le confunden con Matasaburo, y aunque lo acepten poco a poco como uno más no dejarán de tener esa extraña idea sobre él y a tratarle como tal.

Por último Gauche, el violoncelista, es una narración un poco diferente de las anteriores. Mientras que en El Tren Nocturno de la Vía Láctea, Matasaburo, el genio del viento los protagonistas eran niños que se introducían en este mundo mágico asumiendo la realidad del mismo como si de un hecho cotidiano se tratara, en esta es un adulto el personaje principal que entra en el mundo creado por Miyazawa. Gauche es un músico que, sin saber muy bien porqué, noche tras noche recibe la visita de los animales del bosque haciendo que entone apasionadas piezas musicales. Gracias a ello el músico mejora tocando el violoncelo. También ha diferencia de los relatos anteriores la verdadera razón y conocimiento de la trama no la tiene el violoncelista, aunque se narrará desde su perspectiva, si no los animales que conocer el porque noche tras noche hacen mejorar las dotes del músico.

La conclusión que se podría extraer es que en estas historias de Kenji Miyazawa los niños tienen unas facultades para ver el mundo real, tal y como es, que los adultos han perdido.

Conclusiones

El Tren Nocturno de la Vía Láctea es un libro muy recomendable, tal perece que estés leyendo una nueva historia de MiyazakiKenji Miyazawa tiene una narración exquisita que te introduce en el cuento con todo lujo de detalles, para que el lector pueda sumergirse completamente en la lectura. No en vano es uno de los autores más respetados en la narrativa japonesa. Un libro que recomendamos y que hará las delicias tanto de grandes y pequeños.

 

Bibliografía: El Tren Nocturno de la Vía Láctea

Gracias a Satori Ediciones